Facebook Twitter RSS
Correo de lector

Serás lo que debas ser, o no serás nada

Por Federico Peruzzato (www.REPUBLIK.com.ar) - Adivinó, la frase es (trillada, por cierto) de San Martín. Habrá acertado también al notar el rasgo determinista que la impregna. Ahora bien, seamos justos con el padre de la patria; la frase pertenece a un contexto específico, al de la gesta independentista que requirió las agallas y los esfuerzos de mujeres y hombres que se jugaron todo por la incipiente Nación a la cual hoy tenemos el agrado –hablo al menos por mí- de pertenecer.
Serás lo que debas ser, o no serás nada.

Por Federico Peruzzato (www.REPUBLIK.com.ar) - Adivinó, la frase es (trillada, por cierto) de San Martín. Habrá acertado también al notar el rasgo determinista que la impregna. Ahora bien, seamos justos con el padre de la patria; la frase pertenece a un contexto específico, al de la gesta independentista que requirió las agallas y los esfuerzos de mujeres y hombres que se jugaron todo por la incipiente Nación a la cual hoy tenemos el agrado –hablo al menos por mí- de pertenecer. 

Año 2016, y un joven, que hasta hace poco pedía permiso para ir al baño a un profesor, la escucha y hace carne. Supongamos que cala hondo en lo íntimo de sí, y se convierte en una máxima para su ahora nueva vida universitaria. Usted lector quizá haya pasado por esa etapa, y sabrá a dónde quiero ir. Si no es así, déjeme explicarle cómo funciona la mente de nuestro adolescente. “Una carrera, que siga mi vocación, que me guste, que me permita vivir cómodamente, que no me haga perder tiempo”. No ignoro que no siempre es así, pero espero se me permita establecer una generalización que observo acertada. Este es el sentido común que impera en el joven post-secundaria.

Vayamos al punto. En una sociedad de consumo masivo como la nuestra, en la que todo es susceptible de ser comprado y consumido, descartado o reciclado (aquí soy tributario de Bauman y algún otro posmoderno) el conocimiento no escapa a esta lógica. Con un sistema educativo que pondera puntajes por sobre entendimiento, nuestro universitario se encontrará perseguido por fechas y exámenes, en los que sus maratónicas jornadas de estudio por la madrugada serán la clave del éxito. Lo que quiero decir es que se valora más haber terminado una carrera a tiempo, o incluso con el doble de mérito si es antes de lo previsto (no teniéndose en cuenta las situaciones particulares que favorecen o no a cada estudiante), que el contenido que el estudiante genera. Obtendremos entonces repetidores con promedios altísimos, por sobre nuevos aportes al conocimiento.

Este consumo sapiencial viene de la mano con la exigencia determinista de una carrera que marque la vida de la persona. El estudiante está preocupado por obtener un título que lo inserte en el mundo laboral, y debe hacerlo a contrarreloj para meterse en un posgrado o una nueva carrera. Serás lo que debas ser, o no serás nada: y nada es no tener un título. No se sorprenda si nuestro graduado, luego del ritual de los huevos y la harina, se sienta cómodamente a esperar que lo llamen para participar de su empleo soñado, porque ya tiró suficientes currículums; estando saciado por los conocimientos masticados y digeridos. Debemos entonces repensar la lógica de un sistema universitario que legitima estas situaciones.

Dicho todo esto, me permito suponer que habrá dilucidado usted la solución. Estimado adolescente, estudiante; la etapa universitaria debe ser una adquisición de herramientas para desarrollar nuevos conocimientos, nuevos vínculos humanos, para formarse personal y académicamente. No es un secundario por el que hay que pasar. Es una invitación a dejar de repetir y empezar a pensar, a criticar, a escribir, a conocer, a golpear puertas. En la misma surgen nuevas vocaciones, continuamente, que ayudan a construir tanto la identidad como el futuro propios. Tiempo hay, es una vida entera para aprender. (28/07/2016)

(*) Federico Peruzzato es estudiante en la carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales (UCALP).

Comente esta nota

Su nombre:
Su e-mail :
Comentario :
 
Opinión
#NiUnaMenos: Desaprender lo aprendido #NiUnaMenos: Desaprender lo aprendido
El voto femenino y la construcción de una democracia popular El voto femenino y la construcción de una democracia popular
Violencia Institucional y abuso de poder en las aulas: Los derechos conquistados no se negocian Violencia Institucional y abuso de poder en las aulas: Los derechos conquistados no se negocian
Una necrológica, testimonio cruel del genocidio Una necrológica, testimonio cruel del genocidio
A doscientos años de la primera declaración independentista A doscientos años de la primera declaración independentista
Juicio y castigo continental Juicio y castigo continental
Últimas notas
Mucho “compañeros y compañeras” hasta que llega la noche Mucho “compañeros y compañeras” hasta que llega la noche
San Luis denunció un “apriete” por parte del Gobierno San Luis denunció un “apriete” por parte del Gobierno
Allanaron propiedades de Julio De Vido y su esposa estalló Allanaron propiedades de Julio De Vido y su esposa estalló
Destituyeron a Eduardo Freiler por no justificar su patrimonio Destituyeron a Eduardo Freiler por no justificar su patrimonio
Cristina Kirchner convocará a una marcha contra Macri, pero temen que no haya apoyo de la oposición Cristina Kirchner convocará a una marcha contra Macri, pero temen que no haya apoyo de la oposición
A excepción de San Luis, el Gobierno acordó el pacto fiscal con todas las provincias A excepción de San Luis, el Gobierno acordó el pacto fiscal con todas las provincias