60.000 muertes por COVID-19 en Argentina en el “ peor momento ” de la epidemia

El ministro de Salud argentino dijo, el miércoles, que Argentina atraviesa el “peor momento” de la epidemia de Covid-19, con muertes por el virus que llegan a 60.000 en medio de una severa segunda ola que obligó al país a reimponerlo. Algunas medidas de encierro.

La ministra de Salud, Carla Vizotti, advirtió que el sistema de salud sudamericano está en riesgo, especialmente en el área urbana que rodea a la capital, Buenos Aires, lo que obliga al gobierno a restringir el movimiento y suspender las actividades bajo techo.

“Estamos viviendo ahora el peor momento de la epidemia”, dijo en un resumen diario, y agregó que el país está siendo testigo de un aumento importante en la circulación de nuevas variables, con la propagación del virus en la capital y fuera de ella.

“Está creciendo dramáticamente en la mayor parte del país”.

Argentina, que está implementando un programa de vacunación en gran parte en torno a la vacuna rusa Sputnik V, ha registrado alrededor de 2,77 millones de casos de COVID-19 y ha logrado una serie de nuevos registros diarios de la infección en las últimas semanas. El número de muertos aumentó en 291 el miércoles a 60.083.

Un laboratorio local dijo el martes que había producido un kit de prueba de Sputnik en una prefabricación planificada a gran escala a finales de este año. Vizzotti dijo que eran “una gran noticia”, aunque advirtió sobre la necesidad de un control de calidad y que el plazo dependerá de cómo se desarrolle el proceso.

Existe la posibilidad de que los sistemas de salud se vean presionados, dijo Carlos Camera, un experto argentino en enfermedades infecciosas, que fue la causa de las nuevas restricciones que provocaron algunas protestas en medio de una frágil recuperación económica.

READ  Luciana Kaplan relató su carrera por la presidencia mexicana - The Forward

“Lo que no se esperaba era el tamaño con el que chocó la segunda ola y, sobre todo, su velocidad en comparación con la velocidad a la que pudimos inocularla”, dijo una cámara.

Carolina Cáceres, enfermera del Hospital de Turín en Buenos Aires, protestó el miércoles con otros para exigir mejores salarios para los trabajadores de la salud.

“En esta segunda ola de infecciones, las enfermeras están lidiando con toda la presión para mantener el sistema de salud pública en esta epidemia, sin salarios y sin reconocimiento”, dijo a Reuters. “Realmente no podemos soportarlo más”.

(Coinforme de Juan Bustamante; escrito por Adam Jordan; editado por Aurora Ellis y Alistair Bell)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *