98 años de la masacre en Argentina

Casi 100 años después, la policía argentina y los inmigrantes asesinaron a cientos de indígenas en contra de las condiciones de vida y de trabajo en las plantaciones de algodón, lo que finalmente abre hoy una gran prueba para obtener algún tipo de rendición de cuentas.

Si bien todos los asesinos habían muerto hacía mucho tiempo, no hubo cargos oficiales por masacrar a miembros de las comunidades gom y mokoit en 1924 en tierras habitadas por campesinos inmigrantes de Europa, principalmente de Italia.

Ahora, finalmente, el fiscal federal Federico Corneal ha iniciado una investigación en la ciudad de Resistencia, en el noreste de Argentina, diciendo: «Probaremos quién es el responsable de este genocidio… quién asistió y quién es el responsable».

Esta es la primera causa judicial que investiga la persecución de los pueblos indígenas en Argentina.

El 19 de julio de 1924, unos 130 policías y ganaderos protestaron contra la población semiesclava de Gom y Mokoit, también conocida como la Reserva Nativa Nabalbi, donde se obligaba a hombres armados a trabajar en los campos de algodón.

Según los relatos de los sobrevivientes, entre 300 y 500 personas, incluidos niños y ancianos, fueron asesinadas y sus cuerpos mutilados y enterrados en fosas comunes.

Un juez federal dictaminó que el incidente fue un crimen de lesa humanidad, pero no se llevó a cabo ningún juicio tradicional en ausencia de los acusados.

En cambio, las víctimas ahora están recibiendo una «investigación de hechos», dijo el gobierno, lo que podría conducir a que se otorgue una compensación en un proceso.

‘Mataron a mi papá’

La presidenta del Tribunal Supremo, Junilda Niremberger, dijo que el juicio no buscaba separar la responsabilidad penal porque se extendería hasta el 19 de mayo.

READ  Combustible de Vaca Muerta, Argentina Petróleo, producción de gas natural en plena racha

En cambio, dijo, su propósito era «conocer la verdad… curar las heridas» pero «crear conciencia para que estas violaciones a los derechos humanos no vuelvan a ocurrir».

George Capitanich, el gobernador de la provincia de Sago, que actúa como demandante en el caso, dijo que incluso si no están vivos, los perpetradores son «merecedores y dignos del recuerdo colectivo de la gente original».

En 2008, el Sr. Capitanic Nabalbi se disculpó en nombre del gobierno ante las víctimas.

Según la Fundación Nápoles, unas 40 personas testificarán en el juicio, incluidos los sobrevivientes Rosa Grillo, 114 y Pedro Valquinda, 110.

En un testimonio dado en 2018, la Sra. Grilo dijo a los fiscales: «Lamento que hayan matado a mi papá. Casi no quiero recordar. Cosas tristes. Muchos fueron asesinados».

Según los datos del censo, solo alrededor de un millón de los 45 millones de habitantes de Argentina son miembros o descendientes de los 39 grupos tribales originales.

Dicen los historiadores que la emigración de Argentina dejó a sus indígenas al borde de la extinción.

Uno de los episodios más brutales, conocido como la Campaña del Desierto, mató al menos a 14.000 tribus entre 1878 y 1885 en un intento de anexar la Patagonia a otras partes de Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.