al menos 150.000 niños atrapados en el fuego cruzado

Los niños han estado en la línea de fuego desde poco después de que el Tatmadaw, como se conoce al ejército, detuviera a la líder de Myanmar Aung San Suu Kyi, a su asesor económico australiano Sean Turnell y a otros opositores políticos y recuperara el control de la atribulada nación del sudeste asiático.

Decenas de personas murieron en los meses iniciales cuando las tropas de la junta comenzaron una brutal represión contra el movimiento de resistencia, disparando contra los manifestantes a favor de la democracia en las principales ciudades y realizando el primero de más de 11.000 arrestos, según el grupo de monitoreo de la Asociación de Asistencia para Presos Políticos.

Sombras de niños jugando juntos en un campo de desplazados en el estado Shan de Myanmar.Crédito:Salva a los niños

Los niños han muerto en bombardeos tan recientemente como la semana pasada, según informes de los medios locales, y en uno de los acontecimientos más horribles desde el golpe del 1 de febrero de 2021, cuatro niños, uno de tan solo 5 años, se encontraban entre las 35 personas cuyos cuerpos carbonizados fueron Encontrados después de que fueran masacrados cerca de la ciudad de Hpruso en el estado oriental de Kayah en Nochebuena.

Save the Children tuvo dos miembros del personal, ambos padres primerizos que viajaban a casa para las vacaciones, asesinados en ese ataque, que se atribuye directamente a los militares.

“Una vez más, estamos viendo a los niños llevar la peor parte del conflicto”, dijo la directora ejecutiva de Save the Children, Inger Ashing. “Los niños y sus familias están huyendo porque no tienen otra opción y los vemos obligados a esconderse en selvas y bosques y viviendo en condiciones terribles”.

READ  Jóvenes 'bien despiertos' en el corazón de las protestas por la libertad en China

Según cifras de la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, se estima que 406.000 personas han sido desplazadas dentro de Myanmar desde que los militares tomaron el poder, y 32.000 cruzaron la frontera hacia países vecinos como Tailandia e India para escapar del derramamiento de sangre.

Cuatro niños se encontraban entre las 35 personas muertas en un ataque en la víspera de Navidad en el estado de Kayah que se atribuyó al ejército.

Cuatro niños se encontraban entre las 35 personas muertas en un ataque en la víspera de Navidad en el estado de Kayah que se atribuyó al ejército.Crédito:Fuerza de Defensa de las Nacionalidades Karenni

Los esfuerzos internacionales para poner fin a la crisis han fracasado, por lo que ahora el hombre Hun Sen, como presidente de ASE Camboya de este año, ha abordado el tema de manera controvertida.

Hun Sen voló a la capital de Myanmar, Naypyidaw, este mes para reunirse con el jefe de la junta, el general en jefe Min Aung Hlaing, y en una videollamada el miércoles le pidió que permitiera una visita del enviado especial de la ASEAN y apoyara el acceso de la ayuda humanitaria.

Sin embargo, ha habido inquietud entre los vecinos del sudeste asiático, particularmente Malasia, sobre el controvertido viaje de Hun Sen a Myanmar y el diálogo continuo con su líder militar. En un movimiento histórico, los líderes regionales en octubre pasado excluyeron a Min Aung Hlaing de una cumbre de la ASEAN, y el primer ministro de Malasia, Ismail Sabri Yaakob, le dijo a Hun Sen esta semana que ningún representante político de Myanmar sería bienvenido nuevamente hasta que se progrese en la adopción de los términos de un acuerdo. consenso de cinco puntos acordado por los líderes regionales en abril pasado.

READ  La búsqueda de sobrevivientes termina cuando el número de muertos por el colapso del hotel Siji Kaiyuan en China aumenta a 17

Cargando

Mientras tanto, Ángel solo puede esperar y tener esperanza. Con las escuelas cerradas desde agosto de 2020 debido a la pandemia y luego al golpe de Estado, dijo que «toda su vida es un caos en este momento».

“Planeaba estar en la universidad… unirme a cursos externos y trabajar justo después de eso. Ahora ni siquiera he terminado la escuela secundaria”, dijo.

“Deseo que mi pueblo vuelva a ser un lugar cotidiano, el lugar lleno de gente que solía ser. Ahora no hay nadie en la calle. Es peor que cuando ocurrió el disparo. Ya no quiero eso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.