Analistas cuestionan propuesta de moneda común entre Brasil y Argentina


La propuesta de los líderes de Brasil y Argentina de lanzar una moneda común es recibida con profundo escepticismo por los analistas, quienes dicen que ninguno de los dos países está en condiciones de abordar una empresa tan compleja o infundir confianza en la idea con los mercados globales.

Sin embargo, el presidente brasileño, Luiz Encio Lula da Silva, dijo a los periodistas el lunes que la moneda única reduciría la dañina dependencia del dólar estadounidense.

Creo que esto se dará con el tiempo, dijo Lula en Buenos Aires tras reunirse con su homólogo argentino Alberto Fernández, y es necesario porque hay países que a veces tienen dificultades para conseguir dólares.

No debemos continuar en el siglo XXI lo que se hizo en el siglo XX.

Lula explicó que la moneda inicialmente sería compartida entre Argentina y Brasil para el comercio y las transacciones entre los dos países, y luego sería adoptada por otros miembros del bloque comercial Mercosur.

Los detalles seguían siendo vagos un día después de que Lula y Fernández anunciaran los lineamientos en un comunicado conjunto publicado el domingo en el diario argentino Perville.

Hablando en Buenos Aires el lunes por la tarde, el ministro de Finanzas de Brasil, Fernando Haddad, dejó en claro que la propuesta no requeriría la adopción de una moneda única para reemplazar el real brasileño y el peso argentino.

Los economistas cuestionaron de inmediato la lógica del plan entre los vecinos sudamericanos.

Las condiciones económicas se están deteriorando en Argentina, donde casi cuatro de cada diez personas viven en la pobreza.

READ  Horarios de Buenos Aires | Siete argentinos ingresaron a la lista anual de Forbes de los multimillonarios más ricos

El país tiene una de las tasas de inflación más altas del mundo con un 95 % en 2022, y el peso ha estado cayendo constantemente durante más de una década.

Las tasas de cambio múltiples incluyen una tasa ilegal utilizada por los cambistas de trastienda, una práctica tan bien establecida que la llamada tasa del dólar azul se publica diariamente en los periódicos.

Brasil, el país más grande de América Latina, se encuentra objetivamente en una mejor posición económica, pero difícilmente es un faro de éxito.

Su inflación en 2022 superó el techo del rango meta del banco central por segundo año consecutivo.

El riyal ha perdido la mitad de su valor frente al dólar desde 2014, antes de que la nación se hundiera en su recesión más profunda en un siglo.

Las perspectivas de crecimiento del país siguen siendo débiles y no ha registrado un superávit presupuestario primario desde 2013.

«Ninguno de los países tiene las condiciones iniciales para que esto sea un éxito y atraer a otros», escribió el domingo en Twitter Mohamed El-Erian, ex director ejecutivo de Pimco, el administrador de inversiones de renta fija más grande del mundo.

Lo mejor que puede esperar esta iniciativa es que la conversación cree alguna cobertura política para las reformas económicas que tanto se necesitan.

Fernández dijo que ni él ni su homólogo brasileño sabían cómo podría funcionar una moneda entre los dos países o en la región.

Pero dijo que están de acuerdo en que depender de las monedas extranjeras para el comercio es perjudicial.

READ  Argentina presentó un proyecto de ley que eximiría a 1,3 millones del impuesto a la renta

La reciente fortaleza del dólar ha complicado el pago de las deudas denominadas en dólares de los países en desarrollo de todo el mundo, incluida Argentina.

Su banco central utiliza sus preciosas reservas de dólares para pagar sus deudas externas e intervenir en el mercado de divisas para detener la depreciación de la moneda y, por lo tanto, no está dispuesto a vender dólares a los importadores por el bien del comercio.

Lula dijo que los equipos económicos de los dos países presentarán propuestas sobre transacciones comerciales y bilaterales, en una moneda que fue creada después de muchas discusiones y reuniones.

La propuesta no es original, y no vino solo de la izquierda.

El predecesor de Lula, Jair Bolsonaro, dijo durante una visita a Argentina en 2019 que él y el entonces presidente Mauricio Macri estaban dando un primer paso hacia la creación del peso real.

No ha habido señales de progreso desde entonces.

Hace tres décadas, los dos países acordaron una propuesta para crear una moneda común para el comercio conocida como el gaucho, pero nunca se implementó.

Brendan McKenna, economista de mercados emergentes y estratega cambiario de Wells Fargo, dijo que la propuesta es una mala idea hecha solo para un titular interesante. McKenna sugirió que la disparidad entre las condiciones económicas de los dos países no deja ninguna posibilidad de que esto suceda.

Suponiendo que Argentina estuviera en un lugar similar a Brasil, dijo McKenna, todavía no creía que funcionara.

Deberá tener una gran credibilidad detrás de esta nueva moneda. Le tomó décadas al euro ganar esa credibilidad.

READ  Buenos Aires Times | Fernández pide a Biden 'más flexibilidad' en la reestructuración de la deuda del FMI

Todavía hay restricciones sobre el euro hasta el día de hoy, y algunos inversores todavía no quieren exponerse a él a pesar del estatus del euro como moneda de reserva en una región altamente desarrollada.

Y agregó McKenna, me resulta difícil entender cómo funcionaría eso para Brasil y Argentina cuando las selecciones nacionales de Italia y Alemania en el mundo todavía están luchando.

La iniciativa puede tener más que ver con la política que con la economía: Fernández buscará la reelección este año y, en medio del pesimismo económico actual, la idea de una moneda única podría atraer a los votantes potenciales, dijo Tiago de Arago, director de estrategia de Brasilia. división de riesgo político. Asesoramiento Arko Consultoría.

Incluso si hacen todo lo posible en este asunto, puede tomar 20 o 30 años. Y de Arago dijo que al decir esto, él (Lola) apoya a Fernández en Argentina, y refuerza a Fernández en Argentina.

Como tal, esta moneda puede correr la misma suerte que el peso real y el gaucho.

«No me pareció menos extraño cuando leí los detalles», dijo McKenna de Wells Fargo.

(Es posible que el equipo de Business Standard haya modificado solo el título y la imagen de este informe; el resto del contenido se genera automáticamente a partir de un feed compartido).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.