Buenos Aires Times | Abran paso a los liberales de los barrios marginales

Quizás fue solo un razonamiento de seguridad, pero hace menos de dos semanas, las llamadas primarias dieron un vuelco a la política argentina, algunos comentaristas y políticos estaban reflexionando sobre la intrigante posibilidad de que las personas que viven en los miserables barrios urbanos del país puedan serlo. Pruebe el capitalismo de libre mercado. Admire la actuación de Javier Milei, el joven economista rudo que a menudo disfruta citando a Ludwig von Mises, Friedrich Hayek y otras figuras prominentes de la escuela austriaca que recibieron casi el 14 por ciento de los votos en Buenos Aires, así como el respetado pero apenas abrumador número Capturados por el veterano homónimo del condado Ricardo López Murphy y José Luis Espert, quienes comparten muchas de sus ideas, sugieren que el liberalismo (en el sentido europeo de la palabra, no del todo diferente en Norteamérica), podría ser lo próximo.

Quienes así piensan suponen que el peronismo, y especialmente la variante kirchneriana dominante hasta hace poco, está en camino de desaparecer y dejará un vacío con la misma fuerza que eventualmente llenará. ¿Podría ser este el liberalismo desinhibido propuesto por Millie y sus seguidores? Aunque las alusiones adquiridas por el economista a las teorías redactadas en Viena hace un siglo demostraron cierta influencia en Europa y el mundo anglosajón (a Margaret Thatcher le gustaban mucho los puntos de vista de Hayek), pocas fueron influenciadas por las alusiones adquiridas por el economista a las teorías Cocinado en Viena hace un siglo, reprendió a la “clase política” del país por sus innumerables crímenes y locuras. No es sorprendente que esto funcione bien entre las personas que se ven a sí mismas como víctimas de décadas de desgobierno por parte de un grupo de charlatanes sin escrúpulos que están más interesados ​​en rotar sus nidos que en satisfacer las necesidades de sus conciudadanos.

READ  Los bajos impuestos y la alta tecnología ayudan al maíz a reemplazar a la soja como el cultivo más grande de Argentina

La causa de Millie se vio favorecida por el hábito apremiante no sólo de los Krishnar y otros peronistas, sino también de los diversos radicales, izquierdistas y progresistas, de utilizar a los “liberales” o, peor aún, al “neoliberalismo” como un insulto. Y pueden responder a esto diciendo que si él se hace a un lado y deja correr el mercado, su magia es la única alternativa para dejar todo en manos de políticos que han destruido un país que, sin ellos, probablemente se habría derrumbado. Con dinero, esto es exactamente lo que más necesitan los pobres. También pueden recordar a los votantes que en el resto del mundo, incluida China, el capitalismo de libre mercado ha funcionado de maravilla, por lo que no hay ninguna razón por la que no pueda hacer lo mismo en Argentina.

Esta no es la primera vez que los defensores del liberalismo económico se enfrentan a un fuerte desafío a la ortodoxia empresarial. A fines de la década de 1980, el partido de Álvaro Alsujari sorprendió a radicales y peronistas al organizar grandes concentraciones en estadios como River Plate y quedó tercero en las elecciones nacionales. Sin embargo, después de unir fuerzas con Carlos Menem, cuyo gobierno adoptó muchas de sus ideas, el extravagante movimiento peronista se tragó a los partidarios de Alsogaray. Algunos se enojaron cuando los peronistas después de que Menem volviera a escribir, o, como el exvicepresidente de Cristina Fernández de Kirchner, Amadou Bodou, decidieron quedarse y aprovechar las oportunidades que tenían. Eso es lo que hizo Bodo. Como resultado, fue enviado a prisión por corrupción. Lo mismo le pasó a la hija de Alsogaray, María Julia; Su incumplimiento de la ley puede haber sido mucho menos obvio que el de muchos miembros de la élite política del país, pero desafortunadamente para ella no estaba protegida de ser procesada por poderosos aliados.

READ  Final de dobles femenino del Abierto de Francia 2021: Barbora-Katrina vs Iga Bethany

Los peronistas quedaron atónitos por lo que les sucedió en las primarias, recibiendo menos de un tercio de los votos a nivel nacional, y seguramente notaron el repentino aumento del sentimiento liberal en los barrios de chabolas del Gran Buenos Aires en ruinas que creían tener. Para muchos, la tentación de tomar una hoja del libro de Menem y deslumbrar al mundo alabando el capitalismo de libre mercado debe ser muy fuerte. Incluso Cristina, quien declaró que es una gran fanática de Minem y Domingo Cavallo, cuando le convenga, puede unirse a ella y rezar para que esta transformación la ayude a salvarla de terminar sus días tras las rejas.

¿Miley y Esbert harían lo que también hicieron y dejarían que les robaran sus ideas porque eso significaría, después de todo, que habían ganado una batalla en la larga guerra contra lo que veían como un colectivismo populista? ¿O seguirán el ejemplo de López Murphy y se negarán a asociarse con personas que consideren oportunistas sin principios, no solo por razones morales sino también porque están convencidos de que el resultado final de su supuesta conversión a una libre empresa será otra dosis de corrupción? ¿nepotismo que desacreditará todo lo que representan? Si eso sucede, los peronistas recordarán a los vacilantes liberales que sin una base política firme, ningún gobierno puede impulsar las radicales reformas económicas y sociales que exigen.

Argentina está en problemas. El sistema existente es insostenible; En cualquier momento, podría colapsar por completo. Sin embargo, reemplazarlo por uno mejor, ya sea extremo o ligeramente amigable con el mercado, será muy difícil. Los políticos hablan con nostalgia de la voluntad del estado de adoptar un modelo “escandinavo”, pero convertir a los argentinos en suecos, noruegos o daneses de habla hispana requerirá una revolución cultural integral que es poco probable que suceda.

READ  Perspectivas globales del mercado de probador de HDT-Vicat (2021 a 2026) - Análisis clave y pronóstico - ResearchAndMarkets.com

Si los habitantes de los barrios marginales en rápido crecimiento hubieran decidido que lo que algunos llaman “capitalismo anarquista”, tal como lo predican personas como Millie, realmente les había ofrecido una salida del pozo en el que habían sido atrapados por los peronistas, y con menos fuerza por las buenas intenciones. radicales, sus líderes se enfrentarían entonces al problema que se resumía en la conocida broma sobre un turista que pidió direcciones en Dublín y le dijeron: “Bueno, señor, si yo fuera usted, no empezaría aquí”.

Durante algún tiempo, un gran número de personas seguirá necesitando ayuda porque sin ella morirán de hambre. Además, para poder funcionar correctamente, el tipo de economía que los liberales y los liberales sueñan necesitaría una fuerza laboral bien preparada que ahora no existe en Argentina y, en el mejor de los casos, requeriría años de determinación. . esfuerzo por lograr. Incluso la eliminación de los muchos obstáculos a la producción que frenan la economía podría tener consecuencias devastadoras para un gran número de hombres y mujeres que están acostumbrados a la forma en que siempre se han temido las cosas y es comprensible que los cambios que ven acercándose rápidamente puedan hacer que sus vidas igual. más difícil.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *