Buenos Aires Times | Argentina recurre a herramientas no convencionales para combatir la inflación del 40%

Argentina está recurriendo una vez más a un conjunto de herramientas de política no convencionales para frenar la inflación, que se espera que se acerque al 40% este año.

Solo en los primeros dos meses de 2021, los precios se acumularon un 7,8 por ciento, lo que arroja dudas sobre el objetivo del gobierno del 29 por ciento para fin de año. Este objetivo también está lejos de las expectativas de los economistas, que esperan que la inflación general termine en 48 por ciento, según una encuesta reciente del banco central a economistas privados.

Si bien la mayoría de los países del G20 se enfocan en la política monetaria para mantener la inflación dentro de sus objetivos, el gobierno argentino está optando por confiar en un conjunto de herramientas menos que las típicas. A través de una serie de medidas, que van desde la vinculación progresiva hasta las negociaciones con las empresas para limitar los aumentos de precios, los economistas dicen que los planes no irán lo suficientemente lejos como para cumplir los objetivos oficiales.

Las acciones de Argentina tendrán un efecto a corto plazo, pero son medidas aisladas. “No son parte de un programa y no van a la raíz del problema”, dijo Miguel Kegel, presidente de la consultora EconViews y ex asesor jefe del Ministerio de Economía en la década de los noventa. El gobierno estará satisfecho si la inflación general termina por debajo del 40 por ciento, como lo hizo en 2020.

Estas son las tres formas en las que la administración de Alberto Fernández busca mantener la inflación bajo control este año:

READ  Buenos Aires Times | Argentina se retira del grupo de Lima, diciendo que su acción no ha conducido a nada

1. Reducir la frecuencia de la cuña progresiva

Una de las principales herramientas en Argentina para mantener la inflación bajo control es controlar la depreciación del tipo de cambio oficial del peso mediante estrictos controles de capital. En 2020, el país permitió que el peso se debilitara todos los meses con la misma inflación, evitando que se apreciara el tipo de cambio real.

Este año, sin embargo, permitió que los ajustes mensuales del consumo del peso fueran menores que la inflación. La caída del peso argentino oficial fue de 3,3 por ciento en febrero, por debajo de la caída de 4,2 por ciento registrada en enero, y se encuentra en su nivel más bajo en los últimos cuatro meses. En lo que va de marzo, fue del 2,8 por ciento mensual. El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo la semana pasada que el ritmo de caída del peso seguirá desacelerándose en marzo.

“Decidimos enfocar la tasa de consumo en los primeros meses del año”, dijo Guzmán en un evento. Evitar un gran salto en el tipo de cambio evita que la diferencia se convierta instantáneamente en precios.

2. Control de la expansión monetaria

Después de aumentar la emisión de dinero en 2020 para pagar los gastos del gasto público pandémico, el banco central está poniendo fin a la expansión monetaria. El crecimiento anual en la cantidad de dinero impreso se desaceleró al 39 por ciento en febrero desde el 77 por ciento en octubre. La institución monetaria capturó el siete por ciento de la base monetaria solo en febrero a través de la emisión de bonos de liquidez del banco central, conocidos como Leliq.

READ  Vicepresidente de Brasil describe a Argentina como un "mendigo eterno" - MercoPress

3. Acuerdos de precios

El gobierno peronista cree que la principal causa de la inflación es el aumento de los precios que ofrecen las empresas. Por tanto, la dirección de Fernández duplicó la cantidad de productos incluidos en su esquema Precious Ciudadas, que congela los precios de los artículos considerados imprescindibles. Los formuladores de políticas también están limitando los aumentos de costos de los servicios públicos, desde las telecomunicaciones hasta los servicios básicos.

Los funcionarios celebran reuniones periódicas con empleadores y sindicatos para alinear las expectativas de las negociaciones salariales. Esto suele suceder en el primer trimestre, cuando los trabajadores piden a sus jefes que les den grandes aumentos a expensas de la inflación del año anterior. El año pasado, por ejemplo, la inflación terminó el título en 36 por ciento. Hasta ahora, las negociaciones salariales para grupos importantes como banqueros y maestros han dado como resultado ajustes del 29 por ciento y 32 por ciento, respectivamente.

“Estas medidas generan desequilibrios en términos financieros y en el tipo de cambio real”, dijo Kegel.

El gobierno también decidió permitir algunos aumentos controlados de precios, como la gasolina y la electricidad, luego de congelarlos al inicio de la epidemia.

Por ejemplo, la compañía petrolera estatal YPF SA anunció un sorprendente aumento del 15% en los precios del combustible durante los próximos tres meses. Es probable que estos procedimientos se transmitan a los clientes.

Noticias relacionadas

Escrito por Ignacio Oliveira Doll, Bloomberg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *