Buenos Aires Times | el acuerdo’

La severidad de la derrota electoral en las primarias de las PASO empujó a la administración Fernández-Fernández con una fuerza no vista en sus casi dos años en el cargo. Además de una serie de acciones de corto plazo destinadas a “poner dinero en los bolsillos de la gente”, el Frente Peronista Todos reconoció oficialmente que buscará un acuerdo con la oposición y otros actores centrales de la sociedad argentina para considerar soluciones de largo plazo a profundas raíces de problemas estructurales en el país. Este reconocimiento, aparentemente, es apoyado e incluso alentado por Cristina Fernández de Kirchner, sin la cual la coalición gobernante simplemente no funciona. Si bien Cristina ha tratado de decirnos que el presidente Alberto está realmente a cargo, y que es la única persona capaz de ejercer el poder presidencial, ha demostrado reiteradamente que ejerce presión directa e indirecta sobre el Poder Ejecutivo –incluido todo el Gabinete– y que ella es, en última instancia, quien toma las decisiones. Si Alberto está tratando de apaciguarla tratando de apoderarse del fallido gigante de la agroindustria o alegando que Venezuela no es una dictadura, o está siguiendo órdenes directamente como cuando se vio obligado a cambiar de gobierno. Ha renunciado a su libre albedrío y es simplemente un marcador de posición que mantiene a la coalición gobernante en su lugar. Así, pase lo que pase en las elecciones de mitad de período, los dos años restantes de este gobierno son ahora inequívocamente responsabilidad de la señora Fernández de Kirchner. Lo que finalmente obliga a concluir que el acuerdo social con la oposición -negociado por el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa e hijo del vicepresidente Máximo Kirchner y dirigido oficialmente por Alberto- también está en la lista de CFK.

READ  La vacuna Sputnik lite (el primer componente de la quinta vacuna Sputnik) muestra una eficacia del 78,6-83,7% entre los ancianos en Argentina

No está del todo claro qué quiere decir la coalición gobernante cuando habla de llegar a un acuerdo estructural con Juntos, la coalición opositora que incluye al expresidente Mauricio Macri, que ha sido reforzada por las primarias. Si bien Macri es un actor importante, pero no es el centro del poder, su aprobación de dicho acuerdo es condición necesaria para su éxito, como Christina. Como escribió Gustavo González en sus columnas semanales en Perfil personalIncluso en su mediocre desempeño, ambos expresidentes siguen siendo héroes del escenario político argentino. La animosidad entre ellos ha sido el sello distintivo del proceso democrático fracturado durante la última década y media, cada uno con importantes victorias electorales en diferentes momentos, pero erosionando la capacidad de gobernar de manera efectiva (al menos desde el segundo mandato de Christina).

Aparentemente, el primer tema estará relacionado con el desastre macroeconómico que es Argentina. En concreto, cómo contener la inflación a una tasa anual del 50 por ciento en un contexto de déficits fiscales masivos, niveles de endeudamiento preocupantes y falta de acceso a financiamiento externo. Las soluciones propuestas a estos problemas son un requisito previo para cualquier conversación sustantiva con el FMI. Los funcionarios del Banco Multilateral ya se han enfrentado al hecho de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, ha perdido los dientes y que su plan original, que estaba en línea con una cierta doctrina que satisfaría al directorio, para la consolidación fiscal ya no era aceptable para partes interesadas clave en la coalición gobernante. Al menos hasta después de las elecciones.

READ  Buenos Aires Times | La crisis energética mundial llega a América del Sur asolada por la sequía

El debate macroeconómico tiene un aspecto ideológico asociado a una orientación particular sobre el papel del mercado y la intervención estatal. Mientras Fernández de Kirchner sigue insistiendo en la centralización proactiva del estado en la fijación de precios, el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Laretta, el líder de facto de la oposición, responde afirmando que la fijación de precios nunca ha funcionado, ambas coaliciones de gobierno han demostrado su eficacia. ser relativamente similares desde el punto de vista metodológico: corto plazo para intentar entrar en el próximo ciclo electoral, los cuales tienen efectos muy negativos en el mediano y largo plazo.

Sin embargo, la verdadera pregunta no es sobre macroeconomía o filosofía, sino sobre si el equipo de Mauricio y Cristina realmente pueden dejar de lado sus diferencias y trabajar juntos; Si los dos presidentes anteriores pudieron taparse la nariz el tiempo suficiente en su presencia para transmitir el mensaje de que toda la conversación sobre la unidad esta vez es real. y si pueden suspender la desconfianza mutua al menos el tiempo suficiente para que sus alianzas acuerden una serie de puntos y pongan el plan en acción antes de que sea bloqueado por los elementos más extremos de cada lado. La evidencia sugiere que será muy difícil: se pelearon por el traspaso del poder en 2015 (Cristina no asistió) y actuaron en 2019, cuando Alberto recibió la banda presidencial de Macri. Ambas partes decidieron que la otra era responsable de la totalidad de los problemas del país, y ambas creyeron que el poder judicial estaba siendo prestado por su oponente en un intento de encerrar a miembros de la familia extendida. Incluso se ha hablado de la necesidad de algún tipo de perdón, lo que parece patético.

READ  Blue Sky Uranium Corporation anuncia acciones en el acuerdo de servicio y propuesta de emisión de acciones

Así, nos encontramos en la fase final de una extraña campaña electoral en la que apenas hemos visto ninguna desde las primarias. No hubo programas ni propuestas para la campaña, solo argumentos “culpan a Macri” y “culpan al kirchnerismo” de los candidatos de ambos bandos. El electorado, enfermo y cansado, se negó a votar o se fue al extremo, ganando liberales como José Luis Espert y Javier Mili, junto con la concentración de izquierdas del Frente Izquierda. Con las elecciones como telón de fondo, solo continuarán las pequeñas disputas y acciones políticas. Pero, ¿qué pasará al día siguiente, cuando Massa “anuncie” la convocatoria de un gran acuerdo socio-político-económico con la oposición?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *