Buenos Aires Times | El gobierno presenta planes para construir dos nuevas centrales nucleares

En medio de una etapa importante para Argentina y su necesidad de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en cumplimiento de la París Acuerdo, Argentina avanza hacia la construcción de dos nuevas centrales nucleares, una con tecnología china Hualong y la otra con un reactor Candu que combina el conocimiento nacional y el apoyo canadiense.

Los dos proyectos son de importancia estratégica para las relaciones geopolíticas, al tiempo que tienen el potencial de traducirse en miles de puestos de trabajo y nuevos conocimientos y duplicar la producción de energía durante los próximos 15 años.

Desde que el gobierno del Frente Tudos llegó al poder en diciembre de 2019, la política nuclear ha vuelto a ser importante para el desarrollo. El pasado mes de abril se reanudaron los contactos con China con el fin de reanudar las negociaciones para construir una nueva central nuclear con uranio enriquecido y agua ligera. La idea es revitalizar planes que estaban estancados durante la anterior administración de Mauricio Macri.

“Cuando llegamos al poder, comenzamos a planificar nuestro futuro con un programa a corto plazo y un plan estratégico porque los proyectos nucleares son a largo plazo. En este marco, primero comenzaremos a construir una central eléctrica de 1.100 megavatios utilizando tecnología Hualong y por el bien de Nucleoeléctrica Argentina SA. (que opera Atucha I, II y Embalse, las tres centrales que operan en este país, entre otras), dijo. Perfil personal.

Presidente de Nucleoeléctrica Argentina SA, José Luis Antunes.

Cuarta planta de energía

Según Antúnez, se necesitarán ocho años para construir la cuarta central eléctrica en Argentina, a partir de la conclusión de los acuerdos y trámites necesarios para desatar el financiamiento chino.

READ  Buenos Aires Times | Vidal dice que Argentina necesita un plan de 10 años para un acuerdo con el FMI

Por lo tanto, las negociaciones serán en dos fases, la primera para que Nucleoeléctrica Argentina y la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) acuerden con el gigante asiático un contrato que también incluye la transferencia de tecnología para la fabricación nacional de combustibles para esa central.

“Estimamos que las conversaciones continuarán hasta noviembre o diciembre”, dijo Antínez.

La segunda fase busca ubicar el proyecto dentro del convenio bilateral firmado en 2014. Encabezará la Secretaría de Energía Paralela Las negociaciones están ligadas a un “paquete financiero” que hay que volver a armar porque “los plazos están vencidos”, según el presidente de Nucleoeléctrica.

Estimó que “en cuanto avancemos con eso, las autoridades de ambos países firmarán y comenzará la construcción, algo que esperamos que suceda a mediados de 2022”.

“Seguiremos adelante con la preparación del terreno con estudios de suelos y pavimentación de vías de acceso”, así como con el montaje de estructuras para almacenar energía, agua y suministros “para más de 5.000 trabajadores que llegarán a Atocha donde hay energía eléctrica”, dijo Antonez. .

Central nuclear Embalse en la provincia de Córdoba.
Central nuclear Embalse en la provincia de Córdoba.

Tecnología adquirida, soporte canadiense

Nucleoeléctrica ya está considerando construir una quinta central nuclear, que será un proyecto “nacional” apoyado por Canadá, el país que ha transferido la tecnología que se utilizará. De esta forma, las relaciones energéticas bilaterales, que comenzaron hace cuatro décadas con la construcción de la central Impulse en Córdoba, se prolongarán al menos otros 40 años.

Los trazos de este proyecto ya están delineados, será una planta con uranio natural y agua pesada con un reactor basado en tecnología Candu, que contará con financiamiento local y “programación diferente a la habitual”.

READ  Industria mundial de tanques de filtración hasta 2026: por fabricantes, regiones, tecnología, aplicación y tipo de producto: ResearchAndMarkets.com

“Haremos la ingeniería en Embalse donde hemos depositado toda nuestra experiencia en la construcción, diseño y operación de estas plantas de energía. De ahí que contaremos con técnicos y especialistas de la región para producir los componentes, los cuales serán en grandes cantidades y fabricados localmente. , centrándonos en los recursos de nuestras industrias de ingeniería y metalúrgicas ”, explicó Antunes.

Si bien el país adquirió la tecnología hace años, el conocimiento se ha actualizado debido a la reciente finalización de una gran operación, la extensión de la vida útil de la central de Córdoba, que ya está operativa.

“Todavía no hemos elegido el sitio que construiremos. Podría ser a lo largo de un arroyo o cerca de Atocha. Lo dejamos para más tiempo porque nos centraremos en la fabricación de componentes”, pronosticó el titular de la empresa estatal.

Planta Industrial de Agua Pesada PIAP en Arroyito, Provincia de Neuquén.
Planta Industrial de Agua Pesada PIAP en Arroyito, Provincia de Neuquén.

potencial energético

Entre las dos plantas, la Secretaría de Energía prevé duplicar la capacidad instalada del país en los próximos 15 años.

“Con las tres centrales ahora operativas, tenemos aproximadamente 1.700 megavatios combinados. Cuando los reactores de Hualong y Candu estén operativos, agregaremos una cantidad similar a la capacidad instalada de Nucleoeléctrica”, dijo Antúnez.

Tras consultar con él sobre la trascendencia geopolítica que tendrían estos proyectos, dijo el funcionario, quien consideró que “significarían relaciones bilaterales de largo plazo” y, en el caso de China, “el inicio de algunos lazos científicos y comerciales de largo plazo”. , ”Como lo teníamos con Canadá a partir de Embalse”.

“Cuando construyamos la Central Kandu, si bien será un proyecto nacional con nuestra tecnología, habrá participación canadiense”, concluyó.

READ  ¿Cuál es el país más difícil de tratar del mundo?

Complejo nuclear de Atocha en Lima, Zarate, Provincia de Buenos Aires.
Complejo nuclear de Atocha en Lima, Zarate, Provincia de Buenos Aires.

planta de agua pesada

Argentina también avanza en la restauración de la planta de agua pesada Arroyito en Neuquén, que fue inutilizada durante el gobierno de Cambiemos con sus trabajadores despedidos. Esta planta produjo un insumo crítico para Atucha I, II y Embalse que también se utilizará para alimentar la planta de energía Candu – Deuterium Oxide.

Este material se importa actualmente del exterior, lo que significa un incremento en el costo de producción nacional. En cuanto a las negociaciones para reactivarlo, Perfil personal Supo que “el proyecto avanza ya que el Ministerio de Energía ha tomado las gestiones necesarias para restablecer la producción de agua pesada de origen nacional”.

Y a pesar de tener que acudir al mercado exterior, las tres centrales consumen 25 toneladas de agua pesada al año, por lo que “no importamos grandes cantidades”.

Una vez que comience la restauración de la central de Arroyito, será necesario esperar un año más antes de reabastecer las centrales nuevamente.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *