Buenos Aires Times endurece las restricciones al capital argentino antes de las elecciones de mitad de período

El banco central de Argentina está dificultando que los inversores compren dólares porque las ya estrictas restricciones de capital no han impedido la brecha cada vez mayor entre los tipos de cambio oficiales y paralelos.

Los reguladores aprietan los tornillos de las llamadas operaciones de primera línea, donde los inversionistas compran activos en pesos y los venden al exterior en dólares para obtener divisas. Las medidas, destinadas al blanqueo de capitales y la evasión fiscal, se anunciaron a última hora del jueves.

Se trata de un conjunto de restricciones recientes para evitar que los dólares salgan de la paralizada economía argentina. Estas medidas han creado una serie de tipos de cambio paralelos donde la moneda argentina se negocia oficialmente a un tipo de cambio más débil. Dado que una moneda estable se considera crucial para la victoria electoral de la federación, los reguladores están tratando de frenar la propagación de la brecha antes de las elecciones de mitad de período en noviembre.

El banco central comenzó a imponer restricciones de capital en diciembre de 2019, antes de que el presidente Alberto Fernández llegara al poder.

Argentina solo puede cambiar pesos por $ 200 al mes en un banco, más dos impuestos.

El mes pasado, los funcionarios aumentaron los límites para las operaciones de canje de primera clase, restringiendo la cantidad de valores que los operadores pueden vender en plataformas abiertas y reguladas. Como resultado, la demanda de dólares de los corredores se trasladó al mercado OTC.

La nueva tasa de transferencia ahora está comenzando a alejarse del chip azul que los operadores que operan en plataformas abiertas pueden ver en sus pantallas. El jueves, el peso cotizaba a 178,5 / USD en el mercado OTC, un 4,2 por ciento más débil que las bases abiertas.

READ  El casino en tiempos de revolución tecnológica

A medida que la inflación aumenta a más del 50 por ciento, la demanda de dólares por parte de los bancos crece y aumenta la especulación de que el banco central permitirá que el tipo de cambio oficial caiga drásticamente después de las elecciones. Según los últimos datos del banco central, unas 443.000 personas compraron dólares en junio, frente a los 304.000 de mayo.

Noticias relacionadas

Patrick Gillespie e Ignacio Oliveira Doll, Bloomberg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *