Buenos Aires Times | Los consumidores esperan que la inflación alcance el 45% este año

Los consumidores en Argentina esperan que los precios aumenten un enorme 45% este año, y muchos esperan que la inflación aumente en los próximos 12 meses.

La última versión de la Encuesta de Perspectivas de la Inflación, compilada mensualmente por el Centro de Investigaciones Financieras de la Universidad de Torquato de Tela, reveló que la mayoría de los consumidores cree que la inflación volverá a dispararse este año.

Según las respuestas promedio, la inflación se proyecta en 45% en 2021. Las respuestas promedio sitúan el número ligeramente más bajo, en 44,1%.

Los autores de la encuesta dijeron que los resultados fueron un fuerte aumento con respecto al mes anterior, lo que indica un creciente pesimismo sobre el estado de la economía argentina.

Y escribieron que “el 45 por ciento representa un incremento de cinco puntos porcentuales respecto a diciembre (40 por ciento), lo que rompe una cierta estabilidad en las expectativas que se enfocaban en el 40 por ciento”.

Argentina cerró 2020 con una tasa de inflación anual del 36,1%, significativamente por debajo del máximo del año pasado del 53,8%. Sin embargo, la mayoría de los analistas privados señalan que la tasa de 2020 se ha visto significativamente afectada por las restricciones impuestas para abordar la propagación del Covid-19 en Argentina, así como por una serie de controles de precios.

Según una encuesta de la Universidad Torcuato Di Tella, los consumidores tienen cada vez menos confianza en que el gobierno amortiguará los incrementos desbocados de los precios, a pesar de la reciente declaración del ministro de Economía, Martín Guzmán, de que quiere reducir la inflación en un cinco por ciento anual durante el mandato del presidente Alberto Fernández. en la oficina.

READ  El último coronavirus: el gobierno de París pide un bloqueo de capital de tres semanas

De enero a marzo de 2020, la encuesta UTDT muestra que los consumidores esperan una tasa del 30 por ciento en 2021, aunque posteriormente aumentó a casi el 40 por ciento al final del año.

Las expectativas también están influenciadas por la tasa de ingresos de los consumidores; en general, los que se encuentran en el extremo superior de la escala esperan un número ligeramente mayor en comparación con los que tienen los ingresos más bajos. Curiosamente, aquellos en la parte inferior de la escala también calificaron más alto en sus expectativas.

En una distribución regional, los que vivían en las “regiones del interior” del país (es decir, las provincias del interior) también esperaban tasas más altas que los que vivían en áreas urbanas.

En enero de cada año, también se incluye una pregunta adicional, en la que se pregunta a los encuestados sobre la cantidad de inflación total del año pasado. En contraste con la tasa real del 36,1%, la respuesta media de los encuestados fue del 54,5%.

Sin embargo, los consumidores no son los únicos que esperan tarifas elevadas. Durante una videoconferencia esta semana, el economista y ex presidente del Banco Nación Carlos Milconian pronosticó una leve recuperación del PIB este año y pronosticó que la inflación llegaría al 50%.

Argentina sin [Central Bank] Reservas y con 50 por ciento de inflación, más una fuerte emisión monetaria que continuará en 2021 ”. Infobae.

Crónica informó esta semana que la última encuesta de economistas privados realizada por el banco central situó la cifra cerca del 50 por ciento, con una respuesta promedio del 49,8 por ciento.

READ  IRSA Propiedades Comerciales SA (NASDAQ: IRCP; ByMA: IRCP), la inmobiliaria comercial líder en Argentina, anuncia sus resultados para el segundo trimestre del año fiscal 2021 que finaliza el 31 de diciembre de 2020 | Noticias

Los compradores están perdiendo

En los últimos tres años, los salarios han caído un 18 por ciento frente a la canasta básica familiar, que ha aumentado un 205 por ciento en ese período frente a un promedio de 150 por ciento para los salarios, mientras que la inversión ha disminuido un 41 por ciento a medida que la oferta de bienes y los servicios han disminuido para aumentar, según reveló esta semana un análisis realizado por el Instituto Argentino de Desarrollo Social (IDESA).

El comunicado concluyó que “desde el inicio de la crisis actual, la línea de pobreza ha aumentado a un ritmo más rápido que los niveles salariales oficiales en el sector privado, por lo que con estas tendencias, no es de extrañar que el porcentaje de familias pobres haya aumentado de 20 % a 30% entre 2017 y 2020 “. Está encabezada por Jorge Colina porque menos inversión significa salarios más altos a una tasa más baja que los precios para que “aunque la gente encuentre trabajo no pueda salir de la pobreza”.

“Es por eso que las propuestas en los discursos políticos de que los empleos son un lujo son solo ilusiones”, afirma IDESA, con el lujo llegó para quedarse. El instituto también se pregunta por “imponer impuestos a los que más tienen para redistribuir en nombre de la solidaridad porque eso solo conduce a una disminución de la inversión y a la duplicación de la pobreza”.

Las perspectivas no son alentadoras de acuerdo con la proyección presupuestaria de 2021 que ha visto un crecimiento de la inversión del 18% en 2021, 10% en 2022 y 7% en 2023, lo que dejará la inversión un 10% por debajo de los niveles de 2017.

READ  "El lugar perfecto": ¡Chi! Empanada La cocina argentina se infunde en el área del canal de Worcester

IDESA concluyó que los salarios deben crecer más rápido que el carrito de compras de una familia para la inclusión social.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *