Buenos Aires Times | Los kirchneristas presionan a Guzmán sobre el uso de los nuevos fondos del FMI

El ala Kirchner de la coalición gobernante Frente Todos abrió un nuevo conflicto con el ministro de Economía, Martín Guzmán, por nuevos fondos del Fondo Monetario Internacional.

La próxima semana, el Comité de Presupuesto y Finanzas del Senado planea discutir un proyecto de resolución relacionado con los Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional, que son activos de reserva de divisas complementarios disponibles para las organizaciones miembros.

La dirección del Fondo Monetario Internacional, que prevé asignar nuevos fondos en agosto, acordó recientemente respaldar una nueva asignación de DEG de 650.000 millones de dólares, la mayor de su historia. Efectivamente, esto significa que hay más activos disponibles para los Estados miembros, en caso de que deseen utilizarlos. Algunos expertos predijeron que Argentina podría obtener 4.350 millones de dólares estadounidenses adicionales con esta medida.

En lo que parece ser un mensaje poco convincente para el equipo de Guzmán, el campamento de Kirchneret invitará la próxima semana al Ministerio de Economía «a financiar la implementación de políticas públicas encaminadas a solucionar los graves problemas de la sociedad argentina derivados de la pandemia Covid-19».

El proyecto de ley, que expresa preocupación por las «preocupantes» declaraciones de pobreza, es firmado por varios dirigentes kirchneristas en el Senado, que preside la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Está siendo promovido por Oscar Parrilli, uno de los principales aliados de CFK, y será discutido el jueves.

Enfatizando sus objeciones a los fondos utilizados para pagar la deuda internacional, el texto también llama explícitamente al impago de «capital, intereses o gastos» o «organizaciones financieras internacionales y / u otros países incluidos en el Club de París». Los funcionarios gubernamentales han Anteriormente indicó que La posibilidad de utilizar nuevos fondos del FMI para cubrir los pagos y vencimientos de la deuda.

READ  Buenos Aires Times | FMI negocia programa EFF con Argentina, dice portavoz

Especulación

Las especulaciones sobre el futuro de Guzmán en el cargo se han mantenido a fuego lento durante las últimas dos semanas, luego de que frustrara su intento de dejar al subsecretario de Energía, Federico Paswaldo, a fines de abril, a pesar de que el ministro confiaba en el apoyo del presidente Alberto Fernández.

La especulación también ha dañado al gobierno en general, revelando luchas internas dentro del Frente Todos. Guzmán, el distinguido ministro, enfrentó un importante «fuego amigo» de facciones dentro de la coalición gobernante de Argentina, particularmente de la línea dura La Cámpora y el grupo de expertos Instituto Patria.

Si bien las fuentes gubernamentales creen que Baswaldo probablemente será transferido a otro cargo en el futuro, también reconocen que el compromiso dejará algunas heridas muy abiertas: es imposible que un subsecretario se resista a un ministro sin que este último pierda la cara. Mientras tanto, los mercados extranjeros están notando las presiones.

“El papel de Guzmán ha sido infravalorado”, dijo un miembro del equipo económico del gobierno, quien habló bajo condición de anonimato. “Todo indica que esta batalla no termina aquí”. La delegación que acompaña al ministro también reconoce que la erosión acelerada está empezando a agotar al ministro, que ya ha insinuado dos veces su reciente renuncia.

Guzmán, quien ha reestructurado más de $ 65 mil millones en deuda externa pero estancado en sus intentos de asegurar un nuevo programa de financiamiento con el Fondo Monetario Internacional, ya ha sido llevado al límite. De hecho, cometió un error en septiembre pasado cuando los controles de capital se aplicaron al límite, solo dos días después de que dijo que no habría más restricciones en los mercados monetarios.

READ  La inflación en Argentina golpea más fuerte a los barrios populares - MercoPress

Esta última ola de agitación se produjo en las últimas horas de abril. El viernes pasado, horas después de que el presidente Fernández anunciara nuevas restricciones contra la segunda ola del Covid-19, Guzmán le pidió a Basualdo que renunciara. El funcionario de tercera línea no diseñó incrementos segmentados por grupos de ingresos, lo que redujo los subsidios.

El Día del Trabajo se llegó a un compromiso incómodo. Los débiles Guzmán y Basualdo se mantendrán en su lugar, pero solo si el ente regulador ENRE formaliza el aumento (sin especificar que será el «único» aumento de este año, como exige el kirchnerismo).

Finalmente, el gobierno logró anunciar un aumento del 9% en las facturas de luz este mes, con la aprobación del ENRE.

Sin embargo, la controversia sobre los servicios públicos está lejos de terminar. En el evento del viernes, Guzmán llamó a la coalición gobernante a «autocriticarse» sobre el tema.

«Se está gastando una parte importante de nuestro presupuesto. Debemos criticarnos a nosotros mismos en este sentido», dijo, y señaló que el esquema actual es «pro-ricos» y apoya el consumo de electricidad y gas para quienes no lo necesitan.

– tiempos / de un vistazo

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.