Buenos Aires Times | ¿Optimista sobre la economía, o simplemente un toro?

Cualquiera que escuche al ministro de Economía, Martín Guzmán, mientras recorre el Consejo de las Américas el jueves, solo puede tener la impresión de que el gobierno tiene todos sus obstáculos económicos seguidos con el momento perfecto para las elecciones primarias y de medio período de las PASO. Si el resultado final de todos los indicadores macroeconómicos es la tasa de crecimiento, Guzmán elevó su pronóstico para este año a ocho por ciento, la cifra más alta en más de una década, en medio de lo que llamó una “fuerte recuperación económica” con mayor inversión. Además, el ministro afirmó que mantendría la inflación bajo control, de un máximo del 4,8 por ciento en marzo a menos del tres por ciento en los próximos meses, y también negó cualquier peligro de inflar la oferta monetaria que prefiere elogiar como ” formación capital”. Mercados en pesos.

Además, esta recuperación desigual del sector productivo no se produce a expensas del sector financiero: el país con el segundo mayor riesgo estatal del mundo se convierte de repente en un deudor modelo. El FMI no solo no recuperará casi todos los DEG que llegaron aquí el lunes pasado antes de que termine el año, ignorando así un proyecto de ley del Senado aprobado en mayo pasado que decía que el dinero solo podría gastarse en “deuda social”. Pero el próximo lunes, el El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kiselov, quizás el crítico más enérgico del endeudamiento en las filas del gobierno, anunciará un acuerdo de canje de bonos alcanzado con los acreedores de la provincia.

READ  Estados Unidos se une a la conversación de hoy sobre acción climática organizada por Argentina

Si un extraño forastero podría parecer a primera vista como un gobierno que preside una recesión económica casi de dos dígitos el año pasado en medio de los estragos de la pandemia del coronavirus erraticly manejado podría ganar las próximas elecciones, que podría comenzar a preguntarse cómo es probable que pierda cuando está presente con esta imagen brillante. Sin embargo, ambos resultados siguen siendo completamente posibles sin mirar más allá de la economía. Las señales optimistas de Guzmán de “donde quiera que se mire” deben verse en el contexto de miles de negocios cerrados, la pérdida de al menos un cuarto de millón de empleos permanentes (con mucho más caos entre el personal eventual) y la expulsión de algunos tres millones de personas de clase media en situación de pobreza y confianza Los consumidores se encuentran en sus niveles más bajos desde el período previo a las últimas elecciones primarias de PASO en 2019.

Quizás la serie de animados debates de los últimos días sobre si la actual administración de Alberto Fernández o su antecesor Mauricio Macri está más en deuda con Argentina que una buena prueba de desempeño económico. Desde el punto de vista del gobierno, este debate es un fracaso: solo necesitan señalar que la preparación de Macri para 2018 del Fondo Monetario Internacional tiene una responsabilidad masiva de alrededor de $ 45 mil millones para aliviar su caso, que se basa solo en los dólares adeudados. en el extranjero que se consideran graves. dinero mientras que cualquier deuda en pesos se puede canjear por completo. Esta hipótesis no fue aceptada por María Eugenia Vidal, antecesora de Kiselov (ahora candidata opositora al Congreso en esta ciudad), quien inició este debate midiendo la deuda en US $ 30 mil millones en los primeros 18 meses de funcionamiento del Frente Todos contra una promedio anual de 16.5 mil millones de dólares estadounidenses durante la presidencia de Macri 2015-2019.

READ  Mercado global de fibra óptica distribuida (DFOS)

De cualquier manera, el panorama en blanco y negro no fue convincente: las presidencias kirchnerianas han tenido enormes déficits fiscales de hasta el 6,5 por ciento del PIB, mientras que Macri ha incurrido en una deuda externa récord mientras se acerca a los déficits cero, pero en ambos casos se han agregado enormes sumas al rojo. tinta del país. Se podría pensar que seis de una docena y media de la otra.

¿Cuál es la regla de no neutral en esta discusión? Uno de los más interesantes viene de la extrema izquierda, el candidato por el municipio del Frente Izquierda, Gabriel Solano, quien (sin disminuir de ninguna manera las reservas del FMI) parece encontrar más peligrosa y lejos de inofensiva la deuda en pesos de esta administración. . Señala que imprimir demasiado dinero para ayudar al Tesoro amenaza con crear hiperinflación, mientras aumenta la presión sobre las tasas de interés, lo que aumenta las Leliq y los déficits casi fiscales bajo esta administración en una escala mucho mayor que cualquier otra cosa bajo Macri.

Pero la última palabra en este debate no pertenecerá a ningún candidato sino al electorado: el próximo mes y en noviembre y también en 2023 cuando el clásico desfase de 18 meses de la política monetaria actual estará en plena vigencia, lo que permitirá un juicio más equilibrado. .

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *