Buenos Aires Times | PyMEdemia: 20.000 pymes cerraron y 100.000 puestos de trabajo perdidos en 2020, según informe

En medio de la pandemia de coronavirus, se acabó 20.000 empresas cerraron el año pasado en Argentina con cerca de 100.000 puestos de trabajo perdidos solo en el empleo formal, según un nuevo análisis de la consultora Ecolatina basado en datos de la oficina de impuestos de la AFIP.

el informe, PyMEdemia: Argentina, con menos empresas hace diez años (“PyMEdemia: Argentina con menos de 10 años atrás”), comienza rastreando un panorama importante del escenario empresarial y empresarial del país, con la advertencia de que PyMES (Pequeñas y Medianas Empresas, o Pequeñas y Medianas Empresas en Inglés) ha declinado hasta Niveles de 2008.

“El balance de la pandemia es una pérdida de casi 20.000 unidades de producción (menos cuatro por ciento), junto con una pérdida de 100.000 puestos de trabajo destruidos (menos 1,6 por ciento) “.

El sector más afectado es el de los servicios, con el 95 por ciento de las empresas cerradas y lo que representa una caída del 5 por ciento en el sector en general. Según datos de Ecolatina, la reducción del 4,2 por ciento en el total de firmas lo devuelve a los niveles de 2008.

En el primer semestre de este año, tanto los mercados de consumo como la inversión han mostrado algunos signos de recuperación, el primero alentado por la recuperación de algunos de los puestos de trabajo perdidos el año pasado y el último gracias a la obra pública y al sector privado. actividad constructora.

A pesar de estas mejoras, el número de empresas, variable clave para pensar no solo en el crecimiento actual sino también en el futuro, no es capaz de seguir el ritmo del crecimiento, advierte la consultora.

Según Ecolatina, en los últimos años se pueden observar tres fases muy diferenciadas de esta variante:

  • Entre 2003 y 2011, el número de empresas registradas oficialmente en el sector privado aumentó en un 60 por ciento, principalmente respaldado por la recuperación económica.

  • Entre 2012 y 2018, el estancamiento económico encontró su correlación en el número de empresas que se mantuvo estable.

  • Finalmente, entre 2018 y 2019, hubo una disminución neta de alrededor de 18,000 empresas (menos 3.9 por ciento).

Salarios bajos

Si se excluyen las ofertas individuales de los autónomos, más de la mitad de las empresas emplean formalmente a menos de 25 trabajadores, aunque estas empresas representan menos de un tercio de los puestos de trabajo.

READ  Diferencia en dólares: la base del dólar en la atribulada Argentina

Mientras tanto, los salarios que pagan estas empresas son aproximadamente un 35 por ciento más bajos que el promedio, que es la “inflación” de las empresas más grandes que pagan mejor, según Icolatina. Por otro lado, casi una cuarta parte de los empleados trabaja para empresas con salarios superiores a 500, ganando un 50 por ciento más que el promedio.

Estas diferencias también son Esto se refleja en el hecho de que las pequeñas empresas el pasado mes de marzo Menos de una quinta parte de la masa salarial total se concentra contra casi el 40 por ciento para las carreras.

También es claro que tres cuartas partes de las empresas argentinas operan en el sector servicios, aunque no hay mucha diferencia de tamaño en comparación con el sector productivo (aunque existen algunas disparidades dentro de ambos sectores). Por ejemplo, las empresas de minería, canteras, electricidad, gas y educación tienen en promedio más de 75 trabajadores por unidad, mientras que en el otro extremo, los servicios agrícolas, comerciales, profesionales y personales emplean oficialmente a menos de 10 trabajadores por unidad.

En cuanto a Evolución del número de empresasY como se señaló en marzo pasado, aproximadamente un año después de que se detuviera la actividad, no ha vuelto a crecer significativamente, pero se ha estancado en alrededor de 520.000.

Más de la mitad de los cierres se concentraron en establecimientos minoristas (un 4,1 por ciento menos), transporte (un 8,1 por ciento menos), restaurantes y hoteles (un 13,8 por ciento menos), que fueron las sucursales más afectadas por las restricciones.

Las empresas productoras de bienes se contrajeron un 0,8 por ciento, o una pérdida neta de 700 empresas. Al igual que en el análisis sectorial, el impacto de la pandemia varió según el tamaño de la empresa.

Mientras que el número de empresas con hasta 25 trabajadores formales se redujo alrededor del 4,2 por ciento, perdiendo casi el 4 por ciento de los puestos de trabajo en el sector, las empresas con más de 500 empleados se redujeron solo un 0,4 por ciento de un año a otro. Los salarios totales avanzaron un 0,7 por ciento.

Según Ecolatina, parece haber una relación directa entre el desempeño y el tamaño de la empresa en los últimos meses, con PyMES funciona peor. Ya sea por sector o tamaño, la dinámica de la empresa caracteriza el estado general del mercado laboral y los desafíos posteriores a la pandemia.

READ  10 cosas maravillosas para hacer en Buenos Aires

Más de un año después de que comenzara la crisis sanitaria, el número de trabajadores del sector privado no muestra signos de recuperación, dejando paralizadas a muchas de las empresas más vulnerables.

Esto también se aplica al mercado laboral: si bien la dinámica del empleo formal en el sector privado no parece alarmante, el empleo informal (generalmente precario con menores ingresos) se mantiene por debajo de los niveles del último trimestre de 2019, según la familia. Encuestas de la Oficina de Estadística del INDEC.

Mismo número de empresas que en 2008

El número de empresas, según Ecolatina, se encuentra actualmente en el nivel del primer año de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner (2008) y si bien el número de trabajadores ha aumentado un seis por ciento desde entonces, la población ha aumentado alrededor de un 15 por ciento en ese periodo.

Estas cifras no fueron suficientes para absorber todas las nuevas entradas en el mercado laboral. Según el informe, “las cifras de desempleo no son fiables y no se pueden comparar con la situación actual”.

Ecolatina señaló que “en una economía en auge con opciones de inversión, las empresas se abrirán mientras el sector privado se inclina más a tomar riesgos y a embarcarse en nuevos proyectos, confiando en su rentabilidad”, advirtió también: “Lamentablemente, la situación es al revés y el rebote de la pandemia parece ser solo una recuperación. ”Él no se convierte en un despegue”.

PyMES acumuló un descenso del 5,2% en el primer semestre de este año respecto al mismo período de 2019

Según un informe de la Asociación de Minoristas CAME, los casos de Covid-19 entre los empleados y las dificultades con los insumos han complicado la recuperación de la actividad.

Aunque la producción industrial PyMES tiene En la recuperación, aún no han alcanzado los niveles de 2019. El mes pasado, siete de las 11 ramas manufactureras analizadas ese año encabezaron la lista, pero la producción de la cartera de pedidos para la primera mitad del año es un 5,2 por ciento menor.

En este sentido, el último informe de las asociaciones de comerciantes de CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) muestra que a mediados de 2020, la producción industrial de PyME se redujo un 23,5 por ciento respecto al año anterior, con una recuperación del 44,5 por ciento en total en el mismo período. Junio, pero este año ha permitido recuperarse de los niveles más bajos de la epidemia.

READ  Corte Suprema de Argentina anula decreto presidencial sobre cierre de escuelas

Según el estudio, los casos de Covid-19 entre los empleados continuaron complicando la actividad. También hubo algunas dificultades para obtener insumos y pagos atrasados ​​de los clientes. Ante este escenario, continúa la percepción en el sector industrial de que es una crisis, con la mitad de las empresas calificando sus condiciones como normales o malas.

Un dato positivo es que a pesar del delicado ciclo, el 27 por ciento de las empresas consultadas planean realizar nuevas inversiones en los próximos seis meses. Las inversiones se dirigen principalmente a incorporar nuevas máquinas o mejorar fábricas con fuertes tendencias digitales.

CAME informó que el 54,3 por ciento de las industrias encuestadas registró ganancias, casi 10 puntos por encima de mayo, mientras que otro 26 por ciento se rompió uniformemente y el 19,7 por ciento estaba en números rojos (1,1 puntos porcentuales por encima de mayo). Además, PyMES operó al 67,7 por ciento de la capacidad instalada, 0,3 puntos por encima de mayo, alrededor de 14,8 puntos por encima de mediados de 2020 y 9,4 puntos por encima de junio anterior.

Según IPIP (Índice de producción industrial para pequeñas y medianas empresas), los resultados de junio fueron:

  • En comparación con el mes anterior, crecimiento del 4,3 por ciento, más fuerte en textiles (+10,9 por ciento) y papel y cartón (+10,2 por ciento).

  • En comparación con junio pasado, la producción aumentó un 44,5 por ciento con el mayor crecimiento anual en productos metálicos y maquinaria (+89,9 por ciento) y prendas de vestir y textiles (+75,9 por ciento) con el crecimiento más débil en papel y cartón (más 14,9 por ciento).

  • En junio de 2019, la producción aumentó un 11,3 por ciento con siete sectores ya recuperando niveles prepandémicos y cuatro no.

  • En la primera mitad del año, la industria PyME aumentó un 24 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado y un 5,2 por ciento en comparación con la primera mitad de 2019.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *