Buenos Aires Times | Sobrecargado con una cultura de derechos

Alberto Fernández no es la única persona que cree que las vacunas contra el coronavirus que ahora se transmiten deben ser consideradas “bienes públicos globales” que deben compartirse de manera equitativa, y presumiblemente gratis, para que todos en el mundo obtengan un nocaut más o menos al mismo tiempo. hora. Aparte de un puñado de nacionalistas honestos, casi todos los políticos, incluidos los de países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Rusia, donde se han desarrollado vacunas eficaces, dicen que están de acuerdo con él en principio, pero, lamentablemente, tienen que hacerlo. tener en cuenta los sentimientos de sus conciudadanos, el pueblo egoísta que, siendo así, insiste en que debe ser lo primero y, por tanto, se resiste a permitir que sus gobiernos sean más generosos.

Este enfoque, que se puede resumir con el viejo adagio de “la caridad comienza en casa”, merece críticas si la creación de vacunas eficaces contra el Covid-19 a partir de “la velocidad de la disformidad” no se puede atribuir a más que a los esfuerzos de un valiente escuadrón de individuos de espíritu común. Aun así, incluso el equipo de la Universidad de Oxford, que dejó en claro desde el principio que querían que todo lo que se les ocurriera estuviera disponible para las personas que no producirían por sí solos nada práctico, sus homólogos de Moscú tuvieron que depender de grandes dosis de dinero del gobierno. es decir, el dinero de los contribuyentes, para que esto suceda. Ellos lo hicieron, mientras que Pfizer es una empresa comercial y no le importa. Si todo se dejara a los trabajadores humanitarios que buscan salvar a la humanidad de la pandemia desenfrenada, las vacunas que ya se están aplicando en cantidades cada vez mayores no serían más que una aspiración de piedad.

READ  Rugby inicia tercer software geofísico y de muestreo en El Zanjón, Argentina TSX Venture Exchange: RUG

Por razones obvias, a los políticos de los países pobres, incluida Argentina, siempre les ha gustado la idea de que los avances tecnológicos, especialmente los que involucran productos farmacéuticos, provenientes de países ricos deben ser considerados “bienes públicos” globales, mientras que los recursos naturales, como el petróleo y minerales de una especie O bien, las buenas tierras de cultivo pertenecen exclusivamente a los habitantes, o gobernantes, dondequiera que estén. Cuando todavía estaba con nosotros, Raúl Alphonsine introdujo gran parte de esta (atrayéndole) idea cuando quería, como suelen hacer los políticos, ganarse el corazón del mundo con la esperanza de obtener algo gratis.

Para quienes piensan así, las patentes son malas. En su opinión, nadie tiene derecho a beneficiarse de poder inventar cosas nuevas o mejorar las existentes, pero no hay absolutamente ningún error cuando las naciones ganan miles de millones solo porque tuvieron la suerte de ganar el premio mayor geológico. Sin embargo, si bien este tipo de cosas va bien en conferencias internacionales donde los ponentes muestran mucha voluntad de ayudar a los pobres, sí depende de actitudes que, cuando son adoptadas por un gran número de personas, son positivamente perjudiciales.

Una gran diferencia entre las sociedades altamente productivas, donde casi todo el mundo vive mejor que hace una generación, y las sociedades atrasadas, donde la pobreza extrema todavía es omnipresente, es que el primer logro intelectual se recompensa materialmente, mientras que el segundo es recompensado. Importante para mucho menos que las relaciones personales. Aquí, estar en los buenos libros de un operador político puede generar más dinero que el trabajo duro o tratar de dirigir una empresa, por lo que el número de personas que dependen de la generosidad del gobierno aumentaba antes de que llegara el coronavirus.

READ  Buenos Aires Times | Cannabis medicinal: Fernández propone un nuevo proyecto de ley para desarrollar la industria

Hasta medio siglo más o menos, se aceptaba que los países con muchos recursos naturales estaban destinados a ser más ricos que otros. Por eso los principales economistas nos decían que la divergente suerte de Argentina, que tenía tanto, y Japón, que no tenía nada, era una perversión que los dejaba confundidos. Sus sucesores lo saben mejor. Gracias al repentino aumento de los “gigantes tecnológicos” en la costa oeste, organizaciones como Apple y Google, que no tienen recursos materiales de los que hablar pero tienen una gran cantidad de capacidad intelectual, merecen más que los productores de petróleo, mineros o fabricantes de automóviles que Han estado en primer plano durante décadas. Tiempo en las tablas de clasificación. Con el creciente surgimiento de políticas “verdes”, parece seguro que la brecha entre las empresas basadas en el conocimiento y el resto continuará ampliándose a un ritmo acelerado.

¿Podrá la Argentina, un país cuya cultura política está llena de ideas de mérito y, como le gusta recordarnos, hostil a la idea del “mérito” individual, prosperar en el nuevo mundo feliz que se nos presenta? No, a menos que pueda cambiar de rumbo en un futuro próximo. Tal como están las cosas, es poco probable que esto suceda. Por sus propias razones, la élite política ferozmente conservadora del país, actualmente dominada por su ala más reaccionaria dirigida por una mujer que sueña con regresar a la década de 1970, está claramente decidida a frustrar todos los esfuerzos por cambiar las estructuras sociales y económicas que fueron reforzadas por Juan. Domingo Perón a mediados del siglo XX y ha sobrevivido. Fácilmente de los dispersos intentos de desmantelarlo por parte de regímenes militares y civiles, entre ellos el de Carlos Minim y Mauricio Macri, quienes al menos se dieron cuenta de que el sistema tradicional era incompatible con algo parecido al progreso. .

READ  Buenos Aires Times | Lo que aprendimos esta semana: del 6 al 13 de febrero

No hay duda de que las naciones tecnológicamente avanzadas tienen un imperativo moral de ayudar al resto a ponerse al día, pero entre ellas, hay muchos de sus líderes que están más interesados ​​en beneficiarse de lo que otros hacen que en contribuir con algo positivo ellos mismos. Como Argentina, ya colaboraba con empresas que desarrollaban vacunas cuando aún estaba en fase de prueba.

En cualquier caso, si bien Argentina no carece de personas competentes que, si se les da un poco de flexibilidad, pueden agregar mucho al acervo mundial de conocimiento científico útil o formar empresas altamente rentables, la clase política parece decidida a empujarlos a buscar riqueza en el extranjero. Y ahora está haciendo más y más. Muchos de sus miembros, incluidos Alberto y sus asistentes, están haciendo todo lo posible para convencer a los millones que ya viven de subvenciones de que merecen recibir mucho más de lo que reciben, pero una minoría mezquina, que resulta ser productiva, se niega. para permitirles los derechos que deberían tener. Si bien esto puede ayudarlos a obtener más votos, no hace absolutamente nada para lograr los cambios culturales que tendrán que suceder para que Argentina se adapte al orden mundial de alta tecnología que se acerca rápidamente en el que las buenas ideas y la capacidad de aplicarlas mucho más rápidamente. que cualquier cantidad De soja o aceite de esquisto.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *