Con el nuevo «superministro», Argentina busca una solución política a los problemas económicos

Analistas dijeron que el presidente argentino, Alberto Fernández, busca una salida política a la crisis económica del país con el nombramiento de un político de larga data como nuevo «superministro».

El país sudamericano ha sufrido durante años la crisis económica, con alrededor del 37 por ciento de su población ahora viviendo en la pobreza.

Solo en la primera mitad de este año, la inflación superó el 36 por ciento y se espera que alcance el 80 por ciento para fin de año.

Con este telón de fondo de la crisis, Fernández nombró este jueves a Sergio Massa, actual presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, nuevo ministro principal para supervisar los ministerios de Economía, Fomento y Agricultura, así como las relaciones con organismos internacionales.

Massa, una abogada empresarial que lleva años en la política, reemplaza a la economista Silvina Patakis, quien lleva menos de un mes en el negocio.

«Masa no es económico, sino político. Pero lo importante es que la crisis de Argentina es política y necesita a alguien de hombros anchos y habilidad política», dijo a la AFP el analista Carlos Fara.

Uno de los principales problemas en Argentina es la lucha por el poder en curso dentro de la coalición política gobernante del Frente de Todos entre Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner, ella misma expresidenta.

A principios de julio, el antecesor de Patakis, Martín Guzmán, renunció abruptamente en medio de la agitación política.

Guzmán, responsable de la renegociación de la deuda de Argentina por 44.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional, era un aliado cercano de Fernández.

READ  Buenos Aires Times | Fernández concreta conversaciones del FMI con líneas del Instituto Patria

Sin embargo, Fara dijo que «Masa ha logrado suficiente consenso en el liderazgo de la coalición gobernante Frente Todos y podría tomar decisiones impopulares».

– Conjunto ‘Práctico’ –

El viernes, los mercados no flaquearon un día después.

«Los mercados reaccionaron positivamente porque ven a Masa como una figura pragmática que tiene buenas relaciones con los principales empresarios y mercados», dijo el economista Neri Perchini de la consultora GMA Capital.

Massa asumirá su nuevo cargo el martes luego de que la Cámara de Representantes nombrara a su sucesor. Luego anunciará sus primeros procedimientos al día siguiente.

“Es muy importante que el político se haga cargo de la economía. La asignación de técnicos no funcionó. Esto va a generar paz en los mercados, es una jugada pragmática”, dijo Pablo Tijani, director de la consultora económica Hasser. AFP. .

Fernández dijo que el nombramiento del nuevo ministro tiene como objetivo crear una «mejor coordinación» de la política económica.

Como parte de las negociaciones de Argentina con el Fondo Monetario Internacional, se comprometió a reducir su déficit público del tres por ciento en 2021 al 0,9 por ciento en 2024.

Uno de los desafíos más difíciles de Massa será aumentar las reservas internacionales disponibles de Argentina, que según los analistas se encuentran en niveles críticos, así como reducir el déficit fiscal.

“No soy un salvador. La política no necesita salvadores, necesita sirvientes”, dijo Massa en Twitter.

Los problemas de Argentina no los puede resolver una sola persona, se resolverán trabajando en equipo”.

– Gobierno ‘no tiene dirección’ –

«Hay dudas sobre la capacidad real de Masa para recortar el gasto público y reducir el déficit fiscal», dice Perchini.

READ  El incumplimiento "político" de la deuda rusa sienta un precedente en los mercados emergentes

«Los mercados cuestionan si el nuevo ministro cuenta con el apoyo de la vicepresidenta Cristina Kirchner para implementar un ajuste y corregir los desequilibrios de precios relativos».

La disciplina fiscal aún no ha protegido a los argentinos más pobres de los estragos de la aceleración de la inflación que está diezmando sus magros ingresos.

El jueves, miles de personas se manifestaron en Buenos Aires exigiendo un «salario universal».

Los manifestantes exigen un salario mínimo de 67.000 pesos (unos 490 dólares al tipo de cambio oficial), equivalente al costo de dos canastas básicas de alimentos para los sectores de menores ingresos del país.

«Es como si el gobierno no tuviera rumbo, se hunde. Estoy muy preocupado por la falta de trabajo y la inflación masiva», dijo a la AFP Néstor, un desempleado de 54 años.

dm/nn/cjc/bc/bfm/des

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.