Cuando el Comité Olímpico Internacional intentó evitar que la antorcha de los Juegos Regionales

Hace setenta años, los Juegos Panamericanos de Buenos Aires, el primero de los tres grandes eventos multideportivos regionales que comenzaron en 1951, estaban a punto de comenzar.

Con los preparativos completados, una tormenta azotó la ciudad anfitriona, dañando decoraciones y estandartes. Los trabajadores se apresuraron a hacer reparaciones antes de que llegaran los 2.513 atletas visitantes.

La famosa revista mensual señaló: “Prácticamente todo el programa olímpico estaba en el calendario, además del béisbol y el polo”. Deporte mundial.

“El modelo olímpico se ha copiado a grandes rasgos en relación con celebraciones y eventos”.

Esto incluyó encender una antorcha traída de Grecia. Algunos periódicos lo describieron como una antorcha “olímpica”. Hizo el juramento y izó la bandera olímpica.

“No es de extrañar que el Comité Organizador busque resaltar el nuevo evento dándole un aura olímpica, vinculándolo así con Grecia”, dijo el destacado historiador olímpico argentino, el profesor César Torres, quien realizó un estudio detallado de la antorcha de 1951.

La presencia de los íconos olímpicos en Buenos Aires ha hecho que algunos miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) sean cuestionados.

Buenos Aires celebró sus primeros Juegos Panamericanos en 1951 © Mundo Deportivo

La idea de difundir los Juegos Olímpicos a través de los Juegos Regionales ha sido un sueño de larga data en las Américas.

En 1922, los “Juegos Regionales de América del Sur” se llevaron a cabo en Río de Janeiro para celebrar el centenario de la independencia de Brasil.

También se llevaron a cabo eventos deportivos como parte de la “Gran Exposición de Texas y Pan América” ​​de 1937 en Dallas.

A fines de la década de 1930, la guerra en China obligó a Tokio a ceder los derechos para albergar los Juegos Olímpicos de 1940. Fue reasignada a Helsinki, pero otros conflictos en Europa llevaron a la inevitable cancelación.

En octubre de 1939, el Prof. Los New York Times Mencioné los planes argentinos para un campeonato continental.

Con el estímulo del futuro presidente del COI, Avery Brundage, quien dirigió una nueva organización deportiva en el continente, se organizaron los “Atletismo Americano” para Buenos Aires en 1942, pero la guerra volvió a intervenir.

Cuando finalmente se reanudaron los Juegos Olímpicos después de seis años en Londres, los funcionarios tomaron medidas para crear los Juegos Asiáticos y Mediterráneos y los Juegos Americanos.

Buenos Aires fue elegida ciudad sede de los Juegos Panamericanos de 1951.

Argentina tenía un nuevo presidente, el coronel Juan Domingo Perón, un hombre decidido a mostrar positivamente su régimen.

Antiguo instructor de esquí, fotografiado en las pistas en una revista promocional. Artículo titulado Perun es un verdadero atleta Impreso en ingles.

“Podemos decir con orgullo que el General Piron es nuestro pionero deportivo”, decía el artículo. Promover un “gran deporte en la nueva Argentina que se forma bajo su supervisión”.

READ  Jose Pekerman habla sobre Lionel Messi en 2006, Argentina, el Mundial y más

Enumeró sus habilidades en baloncesto, esgrima, natación, equitación y esquí y elogió su “entusiasmo contagioso, su habilidad natural y su creencia anterior de que uno debe jugar limpiamente y el éxito no depende de la victoria, sino de la forma en que se juega el juego. jugó.”

El coronel Juan Domingo Perón, a la derecha, fue presidente de Argentina durante los Juegos © Mundo Deportivo
El coronel Juan Domingo Perón, a la derecha, fue presidente de Argentina durante los Juegos © Mundo Deportivo

Byron fue nombrado presidente honorario de los Juegos. Su esposa Eva, conocida como “Evita”, tiene un apodo similar.

Los argentinos han estado entusiasmados con la antorcha desde el primer relevo de la antorcha en los Juegos Olímpicos de 1936.

Antes de los fallidos Juegos de 1942, el funcionario argentino José Gallo Cessana describió el relevo de llamas. Dijo: “Llevar la antorcha en un avión de Grecia a Estados Unidos, debe ser completamente posible y tiene un gran impacto en el éxito de los Juegos que la antorcha se lleve a lo largo de la ruta Panamericana de norte a sur”.

Un Festival Nacional de Deportes de Argentina celebrado en 1949 vio un caldero encendido encendido por el campeón olímpico de maratón Delvo Cabrera.

Los argentinos contactaron con el Comité Olímpico Helénico. Jean (Ioannis) Ketsis, miembro del Comité Olímpico Internacional en Grecia, accedió a ayudarlos. En 1934, fue el centro de las discusiones sobre el relevo de la antorcha olímpica en Berlín. En 1951, condujo a un pequeño grupo a través de las rocas en el sitio antiguo de la Acrópolis para encender una llama.

Ketsis escoltó él mismo la lámpara a Argentina, acompañado por el basquetbolista Arístides Rubanes y el deportista Ioannis Socides.

Cuando aterrizaron, fueron recibidos por miembros de la comunidad griega en Argentina, vestidos con trajes típicos.

Revista Deportiva Argentina Mundo Deportivo Describió “el símbolo clásico y atemporal, la llama sagrada. Su llegada a nuestra capital es un acto emotivo y simbólico”.

Los atletas masculinos fueron colocados en el National Military College, donde las condecoraciones incluían el emblema de la American Sports Commission con una antorcha encendida. Si alguien se quema en la aldea, los mosquitos pueden disuadir las visitas nocturnas.

Gran parte de la tradición olímpica se repitió durante los Juegos Panamericanos de 1951, pero esto no funcionó bien en el Comité Olímpico Internacional.  © Mundo Deportivo
Gran parte de la tradición olímpica se repitió durante los Juegos Panamericanos de 1951, pero esto no funcionó bien en el Comité Olímpico Internacional. © Mundo Deportivo

Las mujeres fueron alojadas por separado en edificios proporcionados por la Fundación Benéfica Eva Perón. Y Evelyn Hall, encargada del atletismo estadounidense, habló de salas “amuebladas con mucho gusto, bellos óleos y gruesas alfombras orientales, con fotografías del presidente y su esposa en todas las habitaciones”.

los Buenos Aires Herald Mencioné las ceremonias de apertura en el nuevo Estadio Presidente Perón en Avellaneda.

El informe dijo que fue organizado “con todo el brillo esperado”. “Un evento asombroso con la ayuda de un clima perfecto y arreglos y horarios que no se pudieron mejorar”.

READ  Crespo: "Hizo historia" al combinar lo mejor de Argentina y Brasil como técnico

El presidente del Comité Organizador, Rodolfo Valenzuela, habló de “la antorcha olímpica que nos llega del interior clásico de Grecia. Los jóvenes de las Américas ven cómo sus sueños de vida se hacen realidad”.

Luego, los representantes de Grecia entregaron una “humilde corona de olivo” a Evita. “En nombre de la joven atleta griega. Usted, señora, es la mayor defensora del deporte en su país”, dijeron.

Por su parte, el presidente Perón invocó “Grecia que ha sido inmortal durante 3.000 años. Ahora comenzará un duelo de caballeros. Espero que todos sepan ganar y perder con honor”.

El jugador de baloncesto Oscar Furlong izó la bandera olímpica. El jugador de salto de longitud Enrique Kistenmacher y la esgrimista Elsa Irigoyne hablaron con el derecho al juego limpio.

Entonces la llama “griega” prendió un caldero.

El uso de la llama enfureció al Comité Olímpico Internacional, que luego prohibió su uso en los Juegos Regionales © Mundo Deportivo
El uso de la llama enfureció al Comité Olímpico Internacional, que luego prohibió su uso en los Juegos Regionales © Mundo Deportivo

El deporte definitivamente tuvo ecos olímpicos. Cabrera repitió su victoria en la maratón de 1948. El estadounidense Mal Whitfield, campeón de los 800 metros en Londres, ganó tres oros, y Bob Richards repitió su éxito en 1948.

El campeón brasileño de triple salto Ademar de Silva ganó el primero de tres oros en los Juegos Panamericanos. Fue un preludio para multiplicar el éxito olímpico. El submarino estadounidense Pat McCormick ganó el concurso de plataformas y se fue a la medalla de oro en una olimpiada posterior, y en su caso es bilateral.

Los juegos se describen en el oficial La revisión olímpica Fue “un gran éxito”, pero cuando la llama se apagó, el asesor del COI, Otto Meyer, ya había hecho sonar las alarmas.

El profesor Torres señaló que esto “revela la preocupación del Comité Olímpico Internacional por proteger los rituales de la antorcha olímpica”.

Mayer había escrito al presidente del COI, Siegfried Edstrom, quien envió una carta de buena voluntad a Buenos Aires. La respuesta inicial de Edstrom fue que “no hubo daño” en la llama que tomó Keatses.

Ya había preocupación por proteger los símbolos olímpicos. El primer número de La revisión olímpica El artículo de 1951 incluía un artículo sobre “El mal uso de los símbolos olímpicos”. Las violaciones fueron enumeradas en seis países, incluidos Francia y Estados Unidos, pero reconoció que “en la mayoría de los casos nuestra intervención se resolvió de manera amistosa y de la manera más exitosa”.

Dos meses después de Buenos Aires, la sesión del COI tuvo lugar en Viena y Brundage presentó su informe sobre los Juegos Panamericanos.

También lamentó que no se haya probado que se pueda organizar una sesión completa del COI en Buenos Aires, “porque no podrían ver con sus propios ojos cómo se ha desarrollado el deporte amateur en América Latina en la última generación”.

READ  Buenos Aires Times | La retirada de Australia y Qatar de la Copa América 2021

El belga Rudolf Seldriars no estuvo en Argentina. Él “se sorprendió al saber que una antorcha olímpica había sido transportada desde Grecia a Buenos Aires, y que la sección olímpica había sido arrojada al estadio”.

El francés Armand Massard estaba igualmente interesado en izar la bandera olímpica.

El registro revela la desgracia de Keatses que “refutó las acusaciones”.

Repitió que la antorcha estaba encendida en la Acrópolis y era “más antigua” que la llama olímpica.

También preguntó: “Dado que se ha otorgado la bandera olímpica para ondear en los Juegos Regionales bajo los auspicios del Comité Olímpico Internacional, ¿por qué no permitimos que se lleve la antorcha olímpica a estos Juegos?”

Más tarde, el Comité Olímpico Internacional dio marcha atrás en la prohibición de las llamas siguiendo una sugerencia del presidente Avery Brundage © Getty Images
Más tarde, el Comité Olímpico Internacional dio marcha atrás en la prohibición de las llamas siguiendo una sugerencia del presidente Avery Brundage © Getty Images

Una antorcha también se incendió en 1951 en los Juegos Asiáticos de Delhi.

El Comité Olímpico Internacional ha establecido un Comité de Regulaciones de Juegos Regionales. Presentó sus propuestas en los Juegos de 1952 en Helsinki antes de los Juegos Olímpicos. Una vez más, hubo largas discusiones antes de que Seeldrayers solicitara la adición de una cláusula que prohíbe el uso de cualquier tipo de llama.

Los miembros del Comité Olímpico Internacional finalmente estuvieron de acuerdo. Un manual oficial del Comité Olímpico Internacional establece los nuevos “Juegos Regionales”. La cláusula 10 de las doce prohíbe el uso de cualquier relé de llama o antorcha.

“Las celebraciones relacionadas con los Juegos pueden ser similares, pero no deberían ser idénticas a las de los Juegos Olímpicos”, dice el folleto.

No fue el final. El Comité Olímpico Internacional cambió de opinión y la agenda para la sesión de Atenas de 1954 incluyó “una revisión de la Regla 10 de los Juegos Regionales para retirar la prohibición del uso de antorchas o relés de llamas”.

Ahora estaba permitido, siempre que no tuviera una forma “olímpica”. La sugerencia vino del propio presidente del Comité Olímpico Internacional Brundage. Cuando apareció la próxima versión de la Carta Olímpica, las reglas de los Juegos Regionales todavía aparecían, pero ya no incluían la prohibición de las llamas.

En un año, se quemó un caldero en la Ciudad de México para los Juegos Panamericanos de 1955 y en 1958, en los Juegos Asiáticos de Tokio. Ha sido así desde entonces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *