De la filantropía a nuevos modelos de negocios radicales en América Latina

  • Philip Chagen es presidente de Sistema B, el capítulo latinoamericano de rápido crecimiento del movimiento B Corp.
  • B Corps tiene el deber fiduciario de equilibrar los intereses de los empleados, consumidores, proveedores y la comunidad en general, junto con los accionistas.
  • Con altos niveles de inestabilidad política, informalidad y desconfianza general, hacer negocios en América Latina ya es bastante desafiante.
  • Pero la pandemia de COVID-19 ha impulsado la búsqueda de nuevos modelos de negocios que brinden una mayor resiliencia a los choques externos.

11 de mayo – Cuando Felipe Chagen se topó con el movimiento B Corporation, un esquema de certificación para empresas social y ambientalmente responsables, el ingeniero industrial de 40 años dijo que fue «amor a primera vista».

Como gerente general de Servióptica, una empresa colombiana de cuidado de la vista que había fundado su padre, quería iniciar una relación con una revista nacional para ofrecer anteojos subsidiados a consumidores de bajos ingresos.

El proyecto no funcionó, recuerda: «Pero la revista dijo que tenía que concentrarme en las Empresas B, de las que no había oído hablar antes… pero en tres meses obtuvimos la certificación».

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a Reuters.com

Hoy, al bogotano le queda menos de un año en su nuevo cargo como director general de sistema bel brazo latinoamericano de movimiento B Corpun modelo que comenzó en Estados Unidos en 2006 y se basa en la premisa de que los negocios deben ser «inclusivos, equitativos y renovables».

Hasta la fecha, 4.642 empresas en 78 países han sido certificadas por cumplir con los mismos criterios básicos, que incluyen una obligación escrita en sus estatutos para que los directores consideren los intereses de todos los grupos de «partes interesadas» por igual.

Esto significa que la empresa tiene el deber fiduciario de evaluar los intereses de los empleados, consumidores, proveedores y la comunidad en general, junto con sus obligaciones para con los accionistas.

América Latina fue una de las primeras regiones fuera de los Estados Unidos en adoptar el modelo B Corp y sigue siendo una de las áreas donde el movimiento está creciendo más rápidamente. Hoy, una de cada seis empresas certificadas a nivel mundial reside en la región.

READ  Las opciones de flecha dorada tienen Mogot
La Amazonía está experimentando niveles récord de deforestación. Fotografía: Bruno Kelly/Reuters

Según Shagin, la pandemia de COVID-19 ha generado nuevos debates sobre nuevos modelos de negocios que brinden una mayor resistencia a los impactos externos.

Aunque tiene menos de una décima parte de la población mundial, América Latina es responsable de alrededor del 30% del total mundial de muertes por COVID-19 (con más de 1,5 millones de muertes registradas), lo que la convierte en la región más afectada del planeta. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), esto ha llevado a altas tasas de desempleo y pobreza en toda la región.

Mientras tanto, la gran dependencia de la región de los productos básicos significa que los esfuerzos para acelerar el crecimiento están ejerciendo una enorme presión sobre el medio ambiente natural, como lo dejan muy claro los registros recientes de deforestación en la Amazonía.

Como empresa familiar, Servioptica, que desde entonces se vendió al oftalmólogo mundial EssilorLuxxotica, ya ha dedicado muchas de las prácticas fomentadas por el Esquema Internacional de Acreditación.

Esto incluyó medidas para emplear proactivamente a personas con discapacidad, un generoso sistema de opciones de participación de los empleados y el uso de envases reciclables.

Como primer paso en el proceso de certificación de B Corp, las empresas deben completar un Evaluación de impacto estándarmostrando dónde se producen sus principales impactos sociales, ambientales y económicos y sugiriendo cómo mejorarlos.

“Tuvimos muchas buenas intenciones, pero fue un poco inconexo y por todas partes, ya que la herramienta de evaluación B Corp ayudó”, dice Shagin.

Una mujer recibe una vacuna contra el virus Corona en Brasil. REUTERS/Adriano Machado

Es una historia que resuena en todo el sector privado de América del Sur; Específicamente, una disposición cultural para la filantropía, influenciada por los fuertes valores del fundador, pero respaldada por poca profesionalidad o alineación estratégica.

Sistema B no es la única organización en América Latina que intenta tomar medidas enérgicas contra lo que Chajen llama «capitalismo consciente».

América Latina tiene el segundo mayor número de empresas después de Europa que son miembros de la iniciativa de sostenibilidad corporativa más grande del mundo, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

El continente también cuenta con una red bien establecida de organizaciones dirigidas por empresas para promover la responsabilidad empresarial, incluido el Instituto Ethos en Brasil, el Instituto Argentino de Responsabilidad Social y Sustentabilidad (IARSE) en Argentina y Cecodes en Colombia.

READ  Buenos Aires Times | Estalla una disputa diplomática entre Argentina y Chile por las fronteras marítimas

Al igual que el Pacto Mundial de la ONU, Sistema B trabaja con empresas de todos los tamaños, no solo con las grandes. Con pequeñas y medianas empresas Generar el 60% del empleo productivo En América Latina, esto llena un vacío importante.

Pero es más radical en su ambición, con la mirada puesta en lograr un cambio sistémico en la economía en su conjunto.

De ahí el fuerte llamado de Sistema B a la actualización del derecho societario para formalizar modelos de negocio que permitan un deber fiduciario con las personas y el planeta, no sólo con los accionistas.

Florería en Ecatepec, México. Las pequeñas y medianas empresas generan el 60% del empleo productivo en América Latina. Fotografía: Carlos Gasso/Reuters

El país de origen de Chajin, Colombia, ha estado a la vanguardia de este movimiento, creando en 2018 una ley (Ley 2019) que permite a las empresas formar asociaciones colectivas y de beneficiarios. Perú, Ecuador y Uruguay siguieron su ejemplo.

Reconoce que los requisitos, que incluyen cambios en los objetivos legales de la empresa e informes regulares sobre sus impactos no financieros, «no son tan difíciles» y que la nueva forma legal podría presentar un «riesgo de lavado verde».

Pero la otra cara de la moneda es un aumento «muy positivo» en la conciencia de los modelos de negocios alternativos, argumenta: «Ahora vemos que más empresas de áreas rurales y pueblos pequeños se unen al movimiento, y más empresas en general se unen a la conversación».

De manera similar, Chagin planea aumentar los llamados a los gobiernos regionales para que incorporen consideraciones sociales y ambientales en la contratación pública.

Cita el ejemplo de Argentina, que recientemente realizó cambios en su sistema de contratación pública en línea, el Sistema de Identificación de Bienes y Servicios (SIByS), para incluir credenciales ambientales para los bienes y servicios enumerados.

“Queremos que las empresas con buenas prácticas de triple impacto (social, ambiental y económico) ganen algún reconocimiento en la asignación de puntos en los sistemas de compras públicas”, dice.

Chagen no es ingenuo sobre los desafíos que se avecinan. Con altos niveles de inestabilidad política, informalidad y desconfianza general, hacer negocios en América Latina ya es bastante difícil.

READ  Horarios de Buenos Aires | Europa contempla la fiebre del litio del 'oro blanco' a medida que los autos se vuelven verdes

Un paso vital, dijo, sería aumentar drásticamente las habilidades y la mentalidad de gestión. El segundo es importante dada la suposición predominante de que los negocios sostenibles se tratan de mitigar el riesgo en lugar de ser un vehículo para nuevas oportunidades e impacto positivo, afirma Sistema B.

El emprendedor social chileno Gonzalo Muñoz, ex Campeón de Alto Nivel de la ONU sobre Cambio Climático y cofundador de Sistema B.

Señala el impacto de Academia B, un programa de capacitación en línea diseñado para que los educadores de negocios de toda la región se familiaricen con las herramientas y estrategias de la «nueva economía».

“Creo sinceramente que Sistema B ha sido fundamental en la evolución de la responsabilidad social empresarial (RSE) a la sostenibilidad y a la gestión basada en ESG en América Latina”, dice Muñoz.

El nuevo director general de Sistema B espera que la crisis económica de los últimos años alerte a las empresas sobre la importancia de la resiliencia y la sostenibilidad empresarial.

“La pandemia ha dejado a muchas empresas en una situación terrible porque no se prepararon adecuadamente”, señala. «En cinco a diez años, les pasará lo mismo a las empresas que no adopten estrategias basadas en un propósito».

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a Reuters.com

Las opiniones expresadas son las del autor. No reflejan los puntos de vista de la Agencia de Noticias Reuters, que está comprometida bajo los principios de confianza con la imparcialidad, la independencia y la ausencia de prejuicios. The Sustainable Business Review, parte de Reuters Professional, es propiedad de Thomson Reuters y opera independientemente de Reuters News.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.