Desastre del viaje andino, 50 años después | internacional

El 13 de octubre de 1972, un avión de la Fuerza Aérea Uruguaya -que transportaba a un pequeño equipo de rugby ya sus familiares y amigos- se estrelló en medio de la cordillera de los Andes. Confundido por la poca visibilidad, el piloto pensó que bajaba a Santiago, chocando contra las montañas en la frontera entre Chile y Argentina.

El Fairchild Hiller FH-227D, un avión de fabricación estadounidense con capacidad para 50 personas, transportaba 40 pasajeros y cinco miembros de la tripulación. Después de 72 días de condiciones de congelación, solo sobrevivieron 16 personas. Las atrocidades que experimentaron han sido objeto de 26 libros, nueve documentales y cuatro largometrajes.

Carlos Báez, de 68 años, fue uno de los sobrevivientes. El uruguayo es padre y técnico agrícola.

Dijo en una videollamada con medios internacionales, entre ellos EL PAÍS. Yo era un chico de dieciocho años, hijo de un famoso pintor que nos lo dio todo. Todavía tengo una niñera, empaqué mi maleta para el viaje «, recuerda. «Nunca he sentido frío. Nunca sentí hambre. Nunca he hecho nada útil. Y viví la historia de supervivencia más increíble de la historia”.

El avión se estrelló en el extremo occidental de Argentina, a unos 150 kilómetros al sur de su destino final, Santiago de Chile. Golpeó las montañas dos veces, perdiendo sus alas y su cola. Tres miembros de la tripulación y ocho pasajeros murieron en la colisión.

Ocho días después del accidente, tras no poder encontrar el avión blanco en la nieve, se suspendieron las búsquedas: los equipos de emergencia esperaban la temporada de verano. A casi 12,000 pies sobre el nivel del mar, ante la escasez de alimentos y la furia helada de los vientos invernales, 18 personas perecieron mientras esperaban un rescate que nunca llegó.

READ  ¡Renueva o cancela Netflix en 2022!

película de 1993 Viva —la película más popular sobre la tragedia— es, para Bayes, una descripción precisa de los días que se pasan en la nieve. El actor John Malkovich interpreta a un Páez adulto y relata la tragedia que cambió su vida cuando era adolescente. La última escena -donde dos helicópteros llegan al caparazón del avión, donde se refugian los sobrevivientes- fue descrita por Malkovich de la manera más sencilla: «Nando y Canesa atravesaron los Andes y nos salvaron. No hay mucho que les pueda decir».

Los sobrevivientes Fernando Nando Parado y Roberto Canessa finalmente se dispusieron a buscar ayuda, luego de escuchar a través de un transmisor de radio que la búsqueda había sido cancelada.

Canissa, una famosa médica, recuerda: “Escuchar que están sirviendo tu muerte, que ya no estás y que el mundo sigue sin ti… elimina el dilema de si debes esperar a que te rescaten o salir a caminar. .» «Me voy [the wreckage] Porque yo estaba totalmente bien. Recuerdo a Arturo Nogueira, que finalmente murió, diciéndome: «Qué suerte tienes, que tienes las piernas sanas y puedes salir a caminar y salvar a otros». Me dio un atisbo de heroísmo y esperanza».

Carlos Baez, uno de los 16 sobrevivientes del desastre de Andean Air, el 15 de agosto de 2022, en su casa en Canelon, UruguayEitan Abramóvich (AFP)

El 12 de diciembre, unos dos meses después del accidente, Canissa y Paradou comenzaron a escalar las montañas del oeste. No lo sabían, pero el pueblo más cercano estaba a menos de 50 millas de distancia. En el noveno día de caminata, se encontraron con unas vacas. Por la noche vieron de lejos al dueño: un arriero chileno de nombre Sergio Catalán.

«Nos había visto antes, pensó que estábamos cazando. Como llevábamos bastones de trekking, pensó que eran rifles de caza. Le gritamos, pero no entendió nada», explica Canissa, porque estaban demasiado lejos. lejos. Los hombres escribieron una nota, la ataron a una roca y la tiraron en dirección a Catalán.

¡Nos dijo mañana! ¡mañana! Canissa se ríe: “Fue la mañana más hermosa de nuestras vidas”.

Después de que finalmente se realizó el rescate el 22 de diciembre de 1972, el grupo sobreviviente se hizo famoso. Hubo innumerables invitaciones para hablar, escribir libros y aparecer en portadas de revistas.

«A los 18, es demasiado bueno para ser famoso», recuerda Bayes. Pero su encuentro con la fama también chocó con la maldad. Con el regreso de los jóvenes a Uruguay, comenzó a correr el rumor en Montevideo de que los sobrevivientes habían matado a algunos integrantes del grupo cuando comenzó a agotarse la comida. Algunos decidieron no abordar estos ataques. Otros, como Bays y Kanissa, decidieron que lo mejor era salir y hablar.

«Nos molestó porque no era cierto… Sembró dudas en las mentes de las familias de los niños que habían muerto», dijo Bays. El Correo de Washington en 1978. «Algunas revistas decían que somos caníbales. No es cierto, porque [being a cannibal] Significa matar a otra persona porque te gusta comer carne humana. Nosotros no hicimos eso».

Medio siglo después de la tragedia, ambos siguen hablando con franqueza de cómo, varios días después, se comieron algunos de los restos de sus compañeros de viaje.

dijo Bayes, al explicar cómo abordó el tema en sus conferencias públicas.

«Suelo hacer la pregunta al revés: ¿No harías lo mismo? Cuando pasas 10 días sin comer nada, lo imposible se vuelve más fácil».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.