El biogás y el biometano pueden impulsar una economía circular verde | [term:name] 2022

Las tecnologías verdes pueden ayudar a los países a convertir los desechos orgánicos en energía

– Europa y América del Norte son productores bien establecidos, pero Asia tiene un gran potencial de crecimiento

La industria agrícola aprovecha los residuos para abastecer las redes energéticas nacionales

Los agricultores rurales están bien posicionados para adoptar digestores a pequeña escala

Los países de todo el mundo están recurriendo al biogás y al biometano para mejorar su seguridad energética y alimentaria e iniciar sus economías circulares.

El biogás se produce al descomponer los desechos orgánicos (desechos agrícolas, alimentarios, municipales o animales, incluidos el estiércol y las aguas residuales) a través de un proceso conocido como digestión anaeróbica, mientras que el biometano elimina los gases de efecto invernadero mediante la captura de carbono. El digestato, otro subproducto de la digestión anaeróbica, también se puede utilizar como fertilizante.

A mediados de octubre, Titan, un proveedor independiente de combustibles con bajo contenido de carbono y cero carbono, con sede en los Países Bajos, anunció que construiría y operaría la planta de exportación de GNL de biometano más grande del mundo en el puerto de Amsterdam, que está programada para para comenzar en 2025. Titan biogás de BioValue, uno de los mayores productores de biogás de los Países Bajos, que está construyendo una nueva planta de producción de biogás junto a las instalaciones de exportación de Titan.

El proyecto Titan-BioValue llega inmediatamente después del anuncio de la Comisión Europea en mayo de que aumentaría la producción de biogás en la Unión Europea de 3 mil millones de metros cúbicos a 35 mil millones de metros cúbicos para 2030.

La Unión Europea comenzó su impulso al biogás a principios de este mes a través de la Asociación Industrial de Biometano, parte del plan REPowerEU lanzado en mayo como una estrategia para poner fin a la dependencia de la UE de los combustibles fósiles rusos.

seguridad energética mundial

Europa y América del Norte representan la mayor parte de la producción actual de biogás y biometano, y albergan a algunos de los mayores productores de desechos per cápita del mundo, siendo Canadá el mayor productor en 2019 y Estados Unidos el tercero.

READ  La moneda iraní cae a su valor más bajo en medio de las sanciones de EE. UU. – la región – el mundo

Con el ajuste del mercado mundial del gas natural en 2021, y la proyección de la Agencia Internacional de Energía (AIE) de que esto seguirá siendo así hasta 2023, estos países están poniendo sus miras en el biogás para abordar la seguridad energética.

El impulso europeo está creando oportunidades globales para el comercio de biogás, así como modelos comerciales para que los mercados emergentes lancen sus propias instalaciones de producción de biogás o amplíen los proyectos existentes, lo que permite una mayor penetración en sus economías.

Argentina, Etiopía, Ghana, Indonesia y Sudáfrica forman parte del proyecto Global Biogas Digital Collaboration, que se asocia con mercados emergentes con países de la UE, incluidos Alemania y Austria, para importar tecnologías sostenibles de biogás y biometano de Europa y compartir conocimientos y experiencias que pueden mejorar mercados locales.

La Agencia Internacional de Energía estima que el mundo podría producir de manera sostenible hasta 730 millones de toneladas de equivalente de petróleo (tep) de biometano y cubrir el 20 % de la demanda mundial de gas natural; A partir de 2018, producía 35 metros de punta.

Potencial de crecimiento asiático

Se considera que la región de Asia y el Pacífico tendrá el mayor campo de producción de biogás en el futuro, con un potencial de producción estimado en más de 200 millones de pies hasta 2018, según la Agencia Internacional de Energía, incluidos casi 80 metros de residuos de cultivos y 50 metros de residuos de cultivos estiércol animal.

Si bien Europa tiene los costos de producción de biogás más altos, Asia tiene los más bajos gracias a la materia prima de bajo costo, las políticas gubernamentales de apoyo y la experiencia, con India y Tailandia ya produciendo grandes cantidades.

Se están lanzando nuevos proyectos en toda la región, sobre todo en India, donde la semana pasada se puso en marcha la planta de biometano más grande de Asia en Sangurur, Punjab, con una inversión de 27 millones de dólares de la empresa alemana de bioenergía Verbio.

READ  Blue Sky Uranium completa la fase 1 de un programa de perforación multiobjetivo en el proyecto de uranio de Amarillo Grande, Argentina

La planta cuenta con ocho digestores con una capacidad de 10.000 metros cúbicos y podrá procesar 300 toneladas diarias de paja de arroz, con entre seis y ocho sitios dentro de los 10 kilómetros de la planta que proporcionarán 100.000 toneladas de suministros. Es la última de 38 plantas que el país ha puesto en marcha desde 2018 como parte de su esquema alternativo sostenible hacia un transporte asequible que busca aprovechar el potencial de biogás del país.

Tailandia ha lanzado un esquema similar utilizando tarifas de alimentación para acceder a acuerdos de compra de energía, con planes para agregar 335 megavatios de capacidad de biogás entre 2026 y 2030.
Mientras tanto, Indonesia ha firmado un acuerdo de cooperación con tres empresas de gas japonesas para realizar estudios de viabilidad para la producción local de biogás a partir de los restos de las fábricas de aceite de palma.

Filipinas, por su parte, anunció en agosto que construiría un nuevo digestor de cúpula fija de 20 metros cúbicos en Baler, Aurora, con fondos del Departamento de Ciencia y Tecnología, que convertiría estiércol de rumiantes y cerdos en biogás.

Gestión de residuos agrícolas e industriales

El uso de desechos para generar energía limpia y fertilizantes, el biogás proporciona un excelente ejemplo de una economía circular que puede beneficiarse directamente de cantidades cada vez mayores de desechos orgánicos que emiten carbono, especialmente para los agricultores en áreas rurales que no tienen acceso a sistemas centralizados de recolección de desechos y a menudo carecen de la fuente de energía confiable.

La agricultura, la silvicultura y el uso de la tierra representaron el 18,4 % de las emisiones globales en 2020, mientras que los desechos contribuyeron con el 3,2 %.

El desperdicio de alimentos, muchos de los cuales nunca salen de las granjas, es responsable del 10 % de las emisiones debido a la gran cantidad de tierra, agua y energía necesaria para producir alimentos, según un estudio de 2021 realizado por World Wildlife Foundation y Tesco.

READ  Nuevo ministro de Hacienda de Argentina promete "orden y equilibrio"

El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil anunció a principios de este mes que proporcionará 44 millones de reales brasileños (8,9 millones de dólares), o el 80 % de la inversión total, para una nueva planta de biogás que aprovechará los desechos agroindustriales en el municipio de Elías Fausto. Se espera que la planta produzca 4,5 millones de metros cúbicos por año de biometano.

En Argentina, donde la ganadería genera la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, con un 21,6% del total, el fabricante de carnes Arrabeef instaló el año pasado un digestor en sus instalaciones en la provincia rural del norte de Buenos Aires. El digestor devolvió 4.000 megavatios de electricidad a la red del condado en los primeros seis meses de funcionamiento.

A través de un programa de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Buenos Aires, el Estado también tiene previsto poner en marcha tres digestores en Zarat con una capacidad de 12.000 metros cúbicos para el tratamiento de residuos agroindustriales.

Pequeños digestores de residuos rurales

Los digestores de biogás más pequeños a menudo proporcionan una forma sencilla de tratar los desechos rurales y proporcionar energía y combustible a los agricultores y residentes africanos que no están conectados a la red nacional. Kenia tiene 14.000 resúmenes de tamaño pequeño, mientras que Uganda tiene 11.000 y Etiopía 10.000.

Algunos países más grandes como Sudáfrica, que tiene 300 digestores pequeños, tienen mucho espacio para crecer. Un estudio del Instituto Nacional para el Desarrollo Energético de Sudáfrica llamó la atención recientemente sobre este déficit, y estimó que la demanda inicial de microexcavadoras era de 21 000, con una demanda anual potencial de 50 400.

Nigeria, que produce 32 millones de toneladas de desechos sólidos al año, también ha comenzado a mostrar un mayor interés en las bombas de pequeña escala, pero aún tiene que implementar una estrategia nacional para aumentar su consumo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.