El dinosaurio ‘sombra de la muerte’ fue descubierto en Argentina

Publicado en: Cambió:

Buenos Aires (AFP)- Investigadores argentinos anunciaron el descubrimiento de un dinosaurio cazador de picos que mide tres capas desde la nariz hasta la cola y expulsa a sus presas con garras afiladas y curvas.

El gigante de seis toneladas, el megaraptor más grande jamás encontrado, se alimentaba de pequeños dinosaurios que desgarraban sus palos antes de hundirse en sus entrañas, dijo a la AFP el arqueólogo Mauro Aranciaka.

Aranciaga dijo que habría sido el «depredador supremo» de su tiempo, merecedor de su genial nombre científico «Maip macrothorax».

La primera parte, «Mipe», se deriva de la imagen mítica «malvada» de los pueblos jónicos de la Patagonia.

El informe detectivesco de la revista Nature Scientific informa que el personaje está asociado con «la sombra de la muerte» que «mata por el viento frío» en la Cordillera de los Andes.

La segunda parte, «Macrotórax», se refiere a la enorme expansión de la cavidad torácica del organismo, de unos 1,2 metros (3,9 pies) de ancho.

‘Sueño de infancia’

El monstruo recién identificado mide de nueve a 10 metros de largo y es más grande que cualquier otro tipo de megaraptor jamás encontrado: un grupo de gigantes carnívoros que una vez vagaron por América del Sur, según el equipo de Aranciaka.

Maip macrotórax vivió hace unos 70 millones de años al final del Cretácico
Maip macrotórax vivió hace unos 70 millones de años al final del Cretácico Juan Mabromata AFP

Era un bosque tropical hace unos 70 millones de años, a finales del Cretácico, mucho antes de la Cordillera de los Andes y los glaciares que ahora definen la Patagonia.

READ  Banco BBVA Argentina SA Anuncia Resultados del Cuarto Trimestre y Ejercicio 2021 | Noticias

El reptil asesino tenía dos garras afiladas y curvas en una pata delantera, cada una de 40 cm (15,7 pulgadas) de largo.

Aranciaka, ahora de 29 años, tuvo la suerte de descubrir la primera parte de su carrera en su primer viaje profesional a la provincia de Santa Cruz, Argentina, hace tres años.

Se necesitan varios meses de cuidadosa excavación, limpieza y clasificación de grandes estancamientos de huesos: vértebras y costillas, caderas, cola y extremidades.

“Cuando levanté la columna vertebral y vi que tenía las características de un megaráptero, fue realmente una emoción enorme”, recordó Aranciaka.

El reptil asesino tenía dos garras afiladas y curvas en una pata delantera que usaba para expulsar a sus presas.
El reptil asesino tenía dos garras afiladas y curvas en una pata delantera que usaba para expulsar a sus presas. Juan Mabromata AFP

«De alguna manera cumplí mi sueño de la infancia… descubrí un nuevo fósil y se convirtió en un megaraptor: el equipo en el que me especialicé», dijo a la AFP.

Según Fernando Novas, del Laboratorio de Anatomía Comparada del Museo Argentino de Historia Natural, los ratones fueron una de las últimas megaraíces que vivieron en la Tierra antes de que los dinosaurios se extinguieran hace unos 66 millones de años.

Es el megaprocesador más austral jamás descubierto, dijo Aranciaka, quien tiene un doctorado del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (GONICET) de Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.