El otrora próspero spa atrae a los turistas a las ruinas embrujadas

Rodeados por la suave brisa de la brisa ocasional, los turistas pasaban por las ruinas y piezas de metal en las calles que alguna vez fueron el bullicioso centro turístico de Villa Epicurene. Otros fotografían árboles en descomposición en la escena apocalíptica.

Los visitantes se detienen para señalar dónde estaban los hoteles y restaurantes antes de que el agua salada del lago Ebion rompiera un banco protector durante una tormenta en 1985 y sumergiera el pueblo durante las siguientes dos décadas.

El agua finalmente se ha agotado, dejando las ruinas de la ciudad, y los esqueletos de vehículos oxidados y casas abandonadas apresuradamente recuerdan lo que fue una meca del turismo durante gran parte del siglo XX.

Una vez, la gente vino a descansar y bañarse en las piscinas de agua salada alimentadas por el lago, a unos 500 kilómetros al suroeste de Buenos Aires. Ahora, el desierto está atrayendo las aguas de Argentina, muchas de las cuales han comenzado a huir nuevamente luego de una larga lucha con la infección por el virus corona.

Sylvia Zapatelli y Theresa Videla estuvieron entre los cientos que vinieron a navegar por los oscuros restos de las vacaciones del 8 al 11 de octubre en el país y aún ven el lago gris del antiguo balneario municipal, donde aún podrían crearse algunas piscinas destruidas.

“Tiene una energía especial. Es oscuro, pero al mismo tiempo es hermoso.

Spa Town comenzó a usar el agua del lago Ebiquon en 1921, que es extremadamente salada y rica en minerales, y se usa para tratar el reumatismo y las afecciones de la piel. La cámara baja del Congreso de Argentina aprobó una medida para declarar las ruinas como un sitio histórico nacional en 2019, aunque el Senado aún no lo ha considerado.

Claudio González y Sylvina Palacios caminaron con su pequeña hija Thais por la calle principal de la ciudad, explorando los restos de una escuela, un banco y un salón de baile hace décadas.

Ambos dijeron que se sentían muy molestos y deprimidos. Aún así, disfrutaron de estar al aire libre en el espacio tranquilo de la naturaleza extraordinaria.

“La epidemia fue un momento difícil y poco a poco íbamos volviendo a la normalidad, poco a poco íbamos a salir”, dijo, pasando mucho tiempo encerrado en aislamiento.

Dos estudiantes, Camila Molinari y Juan Toscanini, disfrutaron de su visita.

Mirando la torre fantasma de la vieja masacre de Villa Epicuren desde 1937, el joven dijo: “La destrucción y el abandono nos han golpeado.

Vea también: Espectaculares escaleras abandonadas Los turistas vienen ilegalmente

Ver también: abandonado, destruido, prohibido: los 10 mejores lugares del mundo para exploradores urbanos

Ver también: Diez de los gigantes abandonados, inacabados y sin usar más grandes del mundo

READ  Argentina jugará las eliminatorias mundialistas de junio antes de la Copa América

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *