El peligroso juego de “estabilizar” la inflación con el dólar en Argentina

La administración de Alberto Fernández se encuentra nuevamente atrapada en el dilema habitual de Argentina: cómo controlar la inflación mientras se ganan las elecciones. La discrepancia dio lugar a una serie de términos prefabricados, pero ambiguos, que incluyen:El dólar como ancla Hipertrófico(“Utilizando el dólar como ancla para la inflación”),Intercambio retrasado(“Tipo de cambio retrasado”),Vive con nosotros(“Vivir dentro de nuestros medios”), etc. Una búsqueda rápida en Internet revela la antigüedad intelectual del país; muchos de estos conceptos se han mantenido sin cambios durante al menos medio siglo, lo que indica a su vez que el debate económico sobre estos temas está estancado en medio de guerra. Desaparecido. Por sí mismos, los viejos términos no son ni malos ni buenos; en cambio, el resultado de su uso debe determinar si son dignos de ser considerados arcaicos o no. Cualquiera que sea el desarrollo de la política económica que se implementó en Argentina Al menos en En los últimos 50 años, se ha demostrado que nos devuelve a más de la misma degradación, lo que significa que si no actualizamos nuestro pensamiento, continuaremos a la zaga de nuestros vecinos regionales.

El gobierno de Fernández ha redoblado su estrategia económica, que parece estar encaminada a ganar las elecciones de mitad de período de este año. Si el ministro de Economía, Martín Guzmán, respalda o no el plan, es discutible, pero sigue siendo la cara pública de los intentos de esta administración por domar la economía argentina fuera de control. El “mercado” o el actor económico más importante de Argentina – y los grupos mediáticos militantes de ambos lados ‘Grieta– se convencieron de que el plan de Guzmán se modificaba constantemente desde dentro del Instituto Patría, el think tank kirchnerista que supuestamente responde a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus colaboradores más cercanos, incluido el hijo de Máximo (quien encabeza el bloque peronista en la Cámara de Representantes) y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kisilov, quien fuera ministro de Economía del Partido Comunista del Kurdistán, y solía describirse a sí mismo como marxista. Lejos de la ideología asumida, es mejor atenerse a los hechos para intentar adivinar lo que está sucediendo y lo que sucederá.

Desafortunadamente, la mayoría de los comentaristas de este país, y los pocos que miran desde el exterior, están profundamente polarizados, cuyo tipo aumenta con cada día que pasa. Si Christina es un genio maquiavélico malvado que apunta a destruir la “oligarquía” de “la derecha”, o Alberto Fernández tratando de abordar ineptamente los problemas sistémicos del país, depende del analista. Para empeorar las cosas, la coalición gobernante Frente Todos es un mosaico que se extiende a lo largo del espectro ideológico y político, lo que significa que gran parte de la información que proviene directamente de las líneas del frente de esta administración no representa de ninguna manera una idea interna unificada o real. . Balance de poder. Al gobierno de Fernández le gusta mucho la forma “informal”, al igual que sus contrapartes de la oposición, Juntos por el Cambio.

Por lo tanto, debemos tomar al ministro de Economía al pie de la letra y leer la política como parte de un plan negociado por las partes interesadas internas que, en última instancia, acuerdan una dirección general. En las últimas semanas, Guzmán ha hecho sus apariciones públicas, enfrentándose al periodista Marcelo Bonelli en el Dura entrevista Con un grupo mediático que se ha puesto del lado del gobierno, al tiempo que presenta su plan “plurianual” al sector privado en Casa Rosada y recibe una cálida bienvenida por parte de los CEO de las mayores empresas del país, como se detalla en un artículo anterior. Es evidente en una nota electoral que el Ministro de Economía ha tomado una postura beligerante contra la administración de Mauricio Macri, yendo en contra de su estilo tecnocrático e incurriendo en ciertas medias verdades que no representan la imagen de sí mismo que retrató a lo largo de su carrera.

Una de sus apariciones públicas más destacadas ha estado relacionada con el valor del dólar, la habitual “medida del miedo” en Argentina. Guzmán ha indicado que planea frenar el ritmo de la devaluación del tipo de cambio oficial, con el objetivo de lograr una caída del 25% en la tasa peso-dólar en 2021. Esto se compara con una meta de inflación “oficial” del 29%, lo que lleva a un aumento esperado en el valor. En términos reales, el peso es del 16 por ciento. Este, entonces, es el famoso ancla o “ rezago cambiario ” que la administración Fernández-Fernández busca para asegurar que los salarios superen la inflación, creando un crecimiento salarial real que no ha sucedido desde el segundo año de Macri en el cargo. En 2017, el equipo económico del presidente Macri, encabezado por el presidente del Banco Central, Federico Storzinger, y el ministro de Economía, Nicolas Dougovny, también se basó en el ancla, con una inflación que cayó del 40% al 24,8%, la producción se expandió un 2,7% y el valor del dólar se mantuvo relativamente estable en el promedio. . $ 17.05.

Para completar el ancla, el gobierno se basa en controles de capital muy estrictos (‘Súper cremallerao “), y la política de valor del estado para muchas variables económicas importantes, incluidos los salarios, las pensiones, las facturas de servicios públicos y los bienes esenciales, incluidas las comunicaciones y los alimentos. Estos últimos los pusieron en una guerra general contra el sector agrícola primero y los productores de alimentos en segundo lugar. Hace unas semanas, la ministra de Comercio Interior, Paula Espanyol, quien recientemente ha ganado mucho poder y fama, acusó a varias de las mayores empresas del país de crear artificialmente escasez de productos alimenticios al reducir la producción o intercambiar productos y marcas bajo precios congelados por otros en Con el fin de subir los precios Con Kicillof-Guillermo Moreno juntos durante la segunda presidencia de Fernández de Kirchner, se busca controlar los precios de las materias primas a través del brazo largo del Estado.

La mayoría de los actores económicos no creen en las metas de Guzmán, con una inflación esperada en el rango de 45 a 50 por ciento y la devaluación del peso de alrededor de 40 por ciento. Los economistas son conocidos por perder sus marcas, sin embargo, entre los cercanos a Guzmán afirman que se toma en serio sus números (el hecho de que esto deba aclararse es de hecho un mal presagio). Al mismo tiempo, Argentina tiene una necesidad muy real de refinanciar su deuda con el Fondo Monetario Internacional, pero dependerá de reservas muy limitadas para defender el valor del peso y su rumbo previsto. Los pesimistas también señalan que los controles de capital y la escasez de dólares reducirán explícitamente las importaciones, mientras que un tipo de cambio retrasado estimulará a los productores de materias primas a almacenar sus bienes durante el mayor tiempo posible, lo que significa que la tibia recuperación económica seguirá siendo limitada.

Las economías operan con perspectivas e incentivos futuros y, en última instancia, se derivan de la confianza. El sector privado parece confiar en Guzmán, no en su plan, que atribuyen a Christina. El mercado ha confiado en Macri y su plan, y las cosas continúan colapsando a la primera señal de angustia. ¿Podrían Alberto, Christina y Guzmán hacerlo funcionar esta vez? Parece poco probable, si lo basamos en experiencias pasadas. Sin embargo, si el poder político se usa para arreglar contradicciones subyacentes en lugar de intentar ganar las elecciones, entonces puede haber esperanza.

este es Trozo Fue publicado originalmente en Buenos Aires TimesEs el único periódico argentino publicado en idioma inglés.

READ  Informe de investigación de mercado de DRaaS por usuario final, proveedores de servicios, tamaño de la empresa, tipo de nube, modelo de implementación y tipo de servicio: perspectivas globales para 2025

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *