El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha dicho que China enfrentará repercusiones por violaciones de derechos humanos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió que China pagará el precio de sus violaciones de derechos humanos.

Respondió a preguntas en un evento televisado sobre los tratos del país asiático con las minorías musulmanas en el extremo oeste de Xinjiang.

El presidente chino, Xi Jinping, ha recibido críticas mundiales por la detención de la minoría uigur en campos de concentración y otras violaciones de derechos humanos.

“Bueno, habrá repercusiones para China y él lo sabe”, dijo Biden sobre Xi cuando se le presionó sobre el tema en la transmisión del Ayuntamiento por la televisión CNN.

Biden dijo que Estados Unidos reafirmará su papel global en la defensa de los derechos humanos, y agregó que trabajará con la comunidad internacional para lograr que China los proteja.

Biden dijo en su primera visita oficial desde que asumió el cargo en enero: “China está esforzándose por convertirse en un líder global y para obtener este título y para poder hacerlo, debe ganarse la confianza de otros países”.

La relación entre Estados Unidos y China

Añadió: “Mientras se involucren en una actividad que esté en conflicto con los derechos humanos básicos, les será difícil hacerlo”.

En una llamada telefónica de dos horas Con Xi este mes, Biden enfatizó la prioridad de Estados Unidos de mantener libre y abierta la región del Indo-Pacífico.Donde Estados Unidos y China son los principales competidores estratégicos.

En su llamada con el primer ministro indio, Narendra Modi, Biden enfatizó la necesidad de “una cooperación estrecha para promover la libertad y la apertura de la región del Indo-Pacífico”.

Y en su llamada con el primer ministro australiano Scott Morrison, dijo Destacó que la alianza de los dos países es necesaria para la estabilidad en la región.Dijo la Casa Blanca.

Biden trató de enviar el mensaje de que adoptaría un enfoque radicalmente diferente hacia China del ex presidente Donald Trump, quien colocó los asuntos comerciales y económicos por encima de todo en la relación entre Estados Unidos y China.

También expresó su preocupación por las prácticas comerciales “coercitivas e injustas” de Beijing y los problemas de derechos, como la campaña de Hong Kong, las detenciones de Xinjiang y las acciones cada vez más asertivas en Asia, incluso hacia Taiwán, al que China afirma pertenecer.

Reuters / ABC

READ  Egipto descubre la fábrica de cerveza más antigua del mundo que se remonta a la era del rey Narmer hace más de 5.000 años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *