En Argentina, los roedores gigantes compiten con los ricos por las mejores propiedades inmobiliarias: el medio ambiente

Familias de roedores gigantes sudamericanos han estado infestando una elegante comunidad cerrada en Argentina, destacando las controvertidas políticas ambientales y sociales del país.

Nordelta es un lujoso complejo urbano privado de 1.600 hectáreas (3.950 acres) construido en las afueras de Buenos Aires, en el humedal del río Paraná que es el hábitat natural de los capibaras.

Muchos residentes de Nordelta se quejaron de destruir el césped bien cuidado del capibara, morder a las mascotas y causar accidentes de tráfico.

El capibara, también conocido como carpincho o chiguar, es el roedor más grande del mundo y puede alcanzar 1,35 metros (53 pulgadas) de largo y pesar hasta 80 kilogramos (176 libras).

“Nordelta es un humedal excepcionalmente rico que nunca se hubiera podido tocar”, dijo a la AFP el biólogo Sebastián de Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding Argentina.

“Ahora que el daño ya está hecho, la población necesita llegar a cierto nivel de convivencia con los carpinchos”, dijo Di Martino.

Nordelta fue construida hace 20 años e incluye viviendas, oficinas, un centro comercial, escuelas, una iglesia, una sinagoga y un lago artificial que alberga aves acuáticas.

Pero desde que comenzaron los trabajos para construir una clínica en la última parcela de terreno natural que quedaba, muchos residentes han notado una repentina “invasión” de Carpincho.

“Los Karpincho siempre estuvieron aquí. Siempre los veíamos de vez en cuando. Pero hace tres o cuatro meses (los constructores) fueron al último bastión que les quedaba y comenzó la estampida”, dijo a la AFP Birla Bagi, residente y activista de Nordelta.

Nordelta y desarrollos de lujo similares en humedales han sido un tema controvertido en Argentina.

READ  Buenos Aires Times | Reapertura de cines, teatros y espacios culturales de la ciudad con un aforo del 30%

Además de comer en el hábitat natural del capibara, el desarrollo generalizado de los humedales significa que el suelo ya no puede absorber las lluvias torrenciales, que luego terminan inundando los barrios marginales circundantes.

En la Argentina políticamente polarizada, los izquierdistas han atacado durante mucho tiempo a Nordelta como un ejemplo de explotación de élite, mientras presentan en broma al Carpincho como un héroe para las clases trabajadoras.

Pocos depredadores

Di Martino dice que criar capibaras es malo para el medio ambiente, pero eso también es culpa de los humanos.

Los capibaras son presa de jaguares, pumas, zorros, gatos salvajes y perros salvajes, pero todos estos animales ahora están casi extintos en Argentina.

“Esto está sucediendo en todo el país, en áreas urbanas y no urbanas. Es causado por el cambio y degradación de los ecosistemas. Hemos eliminado muchas especies que eran sus depredadores naturales”, dijo Di Martino a la AFP.

“El carpincho necesita un depredador para reducir su población y también hacerlo temeroso”, dijo Di Martino.

“Cuando hay una hierba que no está amenazada por un depredador, no se esconde y puede pasar todo el día comiendo, degradando así la vegetación que atrapa menos carbono y contribuye al cambio climático”.

En estado salvaje, el capibara vive entre ocho y 10 años y da a luz hasta seis crías, una vez al año.

No todo el mundo en Nordelta los ve como una molestia. De hecho, se han convertido en el principal atractivo del complejo de apartamentos.

Los conductores reducen la velocidad para tomarles fotos, mientras que los niños los buscan al anochecer para tomarse selfies.

READ  Gira cultural: Britney Spears a Zomato IPO - Todo lo que mantuvo a Internet respirando en julio

A algunos residentes de Nordelta les gustaría crear una reserva natural de capibaras para vivir.

“Tenemos que aprender a vivir junto a ellos, no son animales agresivos”, dijo Baggie.

“Una reserva de 20 a 30 hectáreas es suficiente para preservar la diversidad. Son animales indefensos, los rodeamos, les despojamos de su hábitat, y ahora nos quejamos porque los están invadiendo”.

Sin embargo, Di Martino dice que la reserva natural no cambiará nada.

“Es complicado, necesitas mantenerlos alejados de los niños y las mascotas. Y luego tendrás que encontrar una manera de reducir la población, tal vez trasladarlos a otros lugares”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *