Es poco probable que las ambiciones de Argentina de exportar GNL se materialicen antes de 2030

Investigadores de la Universidad de Australia del país y del Instituto Oxford de Estudios Energéticos en el Reino Unido dijeron recientemente que es poco probable que Argentina desarrolle una capacidad de exportación de GNL importante en esta década debido a la actual imprevisibilidad política y económica.

Sin embargo, si bien “Argentina puede no convertirse en un exportador de GNL adecuado en esta década”, el país “seguirá desempeñando un papel importante como exportador regional estacional a través de su infraestructura de oleoductos de exportación existente”, dijeron los autores en un informe.

Argentina tiene 10 gasoductos de exportación de gas natural que la unen con Chile, Uruguay y Brasil. Es el país con el mercado de gas natural más grande de América del Sur. Los autores señalan que el gas natural representa el 58% del suministro de energía primaria de Argentina.

[Want to know how global LNG demand impacts North American fundamentals? To find out,  subscribe to LNG Insight.]

Las exportaciones de GNL dependerán de la producción de la formación gigante Vaca Muerta en el condado de Neuquén. Sin embargo, la incertidumbre económica y política agravada por la pandemia del coronavirus, la falta de infraestructura de oleoductos y los costos potencialmente altos de la infraestructura necesaria son un obstáculo.

Para competir en el mercado global de GNL, dijeron los investigadores, Argentina necesitaría precios de boca de pozo en el rango de $ 2-3 / MMBtu. El problema del suministro estacional es un obstáculo para la entrega de GNL a precios competitivos en comparación con los proyectos en Estados Unidos y Medio Oriente.

En Argentina, la demanda alcanza su punto máximo en el invierno, que va de mayo a septiembre. Durante estos meses, Argentina importa desde Bolivia y vía GNL para satisfacer la demanda.

READ  Fallece el genial expresidente argentino Carlos Menem a los 90 años

La buena noticia para las empresas de upstream de gas natural es que la productividad ha mejorado y los costes están cayendo.

“Los productores argentinos han expresado que no necesitan apoyo porque la curva de aprendizaje para la productividad ha mostrado un progreso constante”, dijeron los investigadores. Como resultado, los precios de las subastas en los últimos dos años para las centrales eléctricas y la demanda industrial se han acercado a Henry Hub. .

Los autores del informe agregaron que los productores “están mostrando aliento” con el plan de licitación del Plan de Gas 4 del gobierno nacional, y que debería brindar previsibilidad en los flujos de caja para los próximos cuatro años.

En diciembre, el gobierno nacional entregó 23 contratos por un valor de 67,42 millones de metros cúbicos / día (MCM / d), o 2,380 millones de pies cúbicos / día, como parte del esquema de licitación. El gas se entregará hasta 2024. Los ganadores fueron la petrolera estatal YPF SA, Tecpetrol SA y Pampa Energía SA.

Como parte del plan, las empresas ganadoras podrán vender gas natural al mercado a un promedio ponderado combinado de $ 3.54 / MMBtu hasta 2024.

En febrero, el gobierno anunció una licitación adicional para asegurar los volúmenes de gas natural para el próximo período de mayo a septiembre. Energy Trust también agregó una segunda unidad de desviación de gas flotante para asegurar el suministro.

El problema con el plan Gas 4 es que supone una pesada carga para las finanzas públicas ya tensas. Un estudio del gobierno estimó que el costo de satisfacer la demanda de gas natural para las empresas distribuidoras podría alcanzar los 2.100 millones de dólares este año.

READ  Buenos Aires Times | YPF evita el incumplimiento en marzo con un 60% de soporte importante para canjes de bonos

“Esto plantea la cuestión de si el gobierno alineará los precios para el usuario final con los costos reales”, dijeron los investigadores, “o si” tendrá problemas para pagar los salarios de los productores “.

Argentina fue una vez un exportador neto de energía, pero “las políticas energéticas y económicas adoptadas durante los últimos 30 años han afectado severamente la producción y demanda de hidrocarburos del país, resultando en una continua dependencia de las importaciones desde 2009 en adelante”, dice el informe.

El descubrimiento de Vaca Muerta prometió cambiar esta narrativa. El crecimiento del gas de esquisto comenzó en 2017, alcanzando su punto máximo en junio de 2019. La producción luego disminuyó en un 9% en 2020. La producción de Vacca Muerta cayó por debajo de los 900 millones de pies cúbicos por día en diciembre por primera vez desde octubre de 2018.

En este invierno del Cono Sur, las importaciones supondrán una carga financiera aún mayor. El comprador de gas natural del país, Integración Energética Argentina (Ieasa), está pagando precios de GNL un 174% más altos que en 2020, según el informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *