Es ucraniano, vive en Argentina y encontró fotos en Internet de su ciudad natal y su escuela destruidas por las bombas.

hace 35 días Arsenio Protskov Sabe que aunque esté físicamente en Argentina, su cabeza no puede salir de Ucrania. los sufrimiento Que acude a él todas las mañanas al despertar, recordándole que en su país hay guerra, que sus amigos viven entre los bombardeos y que La ciudad en la que creció, ya no existe.

El llanto y una sensación de desesperanza insoportable se hicieron constantes para él en las primeras semanas de marzo, cuando todo dejó de ser un escenario posible y la pesadilla se convirtió en una dura realidad: Maripol, el lugar Donde vivió hasta su adolescenciaAhora estaba a punto de caer bajo control ruso.

hoy es destructivo. Ninguno de sus rincones luce igual que antes y el paisaje sólo se reduce a Ruinas, áreas desiertas y cuerpos de excombatientes tirado en las calles por las que caminaba.


Arseny Protskov en Ucrania, su tierra natal.

No quedan estructuras en pie. Porque los misiles de Rusia destruyeron todo. Incluso su escuela y su ciudad natal, la casa en la que vivió con su familia durante más de diez años y de la que no queda nada. Solo recuerdos.

Inocencia cortada por el terror y desvelada en Telegram

El joven radicado en Argentina se enteró por Facebook. me sorprendio por primera vez Fotos compartidas por amigos. Ante el terror empezó a buscar Y encontró un canal de Telegram con más videos y fotos de las que podría digerir. Allí encontró la casa de su infancia, en un edificio tradicional reducido a ruinas y ruinas.

entonces el lugar Donde aprendió a leer y escribirconvertirse en un esqueleto muerto, sin paredesCon aulas cubiertas de polvo y expuestas a mostrarse como una postal de inocencia entrecortada.

“Es inexplicable la tristeza que me dio verlo, que tristeza ver que todos esos lugares donde pasaste tu infancia han sido completamente destruidos. Antes no podía dejar de llorar. Arseny recuerda el momento en que se topó con imágenes de lugares que protegían la mayoría de los cuentos, que resultaron ser nada.

Describe la situación como una película de terror. Y cuando tiene que señalar a los rusos, lo hace. Desprecio e ira. Porque este ucraniano que lleva siete años viviendo en Argentina, ellos son los directores, los diseñadores y los héroes. Esta es la película que no quieres ver más..

READ  Bajo la lupa: Análisis de la Integración Argentina

«Nada malo pasó en Mariupol.Era una ciudad muy tranquila. Cuando veo la imagen del edificio, recuerdo el apartamento en el que vivíamos y De todos los detalles Que me pasa lo mismo con la escuela, de la que tengo tantos recuerdos como si hubiera ido ayer”, dijo. En una entrevista con Claren.

tu escuela Fue uno de los pueblos más importantes de la ciudad, y fue inaugurado en 1991. El primero en ofrecer una educación ucraniana – No ruso – y en la enseñanza un alto nivel de inglés, que Arseny maneja mejor de lo que habla español con fluidez. Emblema entre las instituciones educativas del país, de las cuales solo ladrillos y paquetes rotos.

Arsenii describe el asentamiento con Los detalles que se pegan en la memoria Antes de la desesperación de no más. “En ese segundo piso -que ya no tiene paredes- estudié los primeros años de primaria y en el tercero estudié bachillerato. En una esquina estudiaba matemáticas y en la otra esquina estaba una de las aulas principales. construyendo le enseñamos a mi cuerpo”, ver fotos de quienes asistieron Desde el primer año abrió sus puertas.

La escuela a la que asistió Arseny, ahora destruida, abrió en 1991 y fue la primera en ofrecer educación completamente en ucraniano.

La escuela a la que asistió Arseny, ahora destruida, abrió en 1991 y fue la primera en ofrecer educación completamente en ucraniano.

Al ver la imagen de destrucción, no pudo evitar recordar todo. Sus rutinas, sus entradas y salidas de la escuela, los días de lluvia en la escuela y hasta los planes con sus amigos después de la escuela. La imagen lo impactó. Pero no es la única: mira tu casa está destrozada También le destroza el corazón.

En la entrada de lo que fue su casa, Los juegos One Square son los únicos sobrevivientes del espacio libre ahora Donde, según el ucraniano, solo se escuchaba la risa de los niños que juegan a diario. Permanecieron casi intactos en medio de una escena lúgubre y aterradora.

“Tengo muchos recuerdos de mi infancia de casa, vivíamos En el noveno piso. Yo tenía uno en mi habitación. Linda vista de la ciudad Y me gusta mirar las luces por la noche. Siempre lo tengo en mi memoria. Al otro lado se puede ver el patio interior, donde desde la mañana se escuchan los gritos de los chicos jugando y había un campo de fútbol. fin de semana Mi papá siempre jugaba con sus amigos allí.Él recuerda.

Lamenta: “Lo que está pasando ahora es una catástrofe humanitaria: desde hace casi un mes la gente vive sin comida, agua, luz y gas. Allí derriten nieve para beber agua. Algunos no pueden escapar. Todo es terror».

Mariúpol, donde «nunca pasó nada malo»

recuerdos quemadoFue penetrado por la nostalgia de más embellecimiento de la ciudad que nunca volverá a ser Como estaba antes del 24 de febrero de 2022.

Se encuentra en el sureste de Ucrania, Maripol También es uno de los más grandes del país. Tiene acceso al mar y Bosquesque o que La mayoría de ellos ya han sido quemados..

Así es como se ve la destrucción de Mariupol en la guerra desde un satélite.

Así es como se ve la destrucción de Mariupol en la guerra desde un satélite.

«Su población era de unas 400.000 personas.. Cuando yo era niño había dos fábricas metalúrgicas gigantes y allí trabajaba casi toda la ciudad. Era muy tranquilo y agradable. Tiene acceso al Mar de Azov, y aunque no es muy popular, La gente venía a veranear porque era barato«, Dice.

Agrega: «Teníamos la costa y la jungla. Siempre que hacía buen tiempo, como en primavera o verano, íbamos a caminar allí. No pasaba nada malo».

Destruye por completo los edificios de Mariupol.

Destruye por completo los edificios de Mariupol.

Ahora, se arrepiente de estar entre ellos. poca y ninguna informacion por lo que pasa ahí.

“Ya no queda nada y No hay pasos seguros escapar. Todavía hay 100.000 personas allí y unos 5.000 muertos. Las personas rescatadas cuentan historias horribles increíbles, personas que vieron con sus propios ojos. El 90% de la ciudad está destruida y hay muertos en la calle que nadie puede enterrar por eso Los ataques rusos nunca se detienen. Están ahí todos los días, todo el día”.

READ  Por qué deberías ver Katla en Netflix si eres fanático de Dark

Kiev y Buenos Aires y ayudar a sus amigos a salir del país.

Algo similar está pasando con Mariúpol en la capital ucraniana, que eligió para estudiar y dar sus primeros pasos en el mundo laboral.

«Kiev es una ciudad muy hermosa.Muy viejo más de mil años. Tenía muchos edificios e iglesias muy antiguos también. Muchos espacios verdes y muchos parques. La situación no es la misma que en Mariupol, pero hubo ataques muy graves y están bombardeando las fiestas. Me pone muy triste»,

Arseny Protskov en Kiev, donde se transfirió a la universidad más grande.

Arseny Protskov en Kiev, donde se transfirió a la universidad más grande.

Arsenii nunca pierde el contacto con sus familiares. Afortunadamente, su familia vive con él en Argentina. pero tiene miedo Sus amigos con los que habla a diario. A ver como va. Algunos lograron escapar, pero no fue fácil para todos: «Durante dos semanas no supe si alguien estaba estas vivo o muerto Porque no podíamos comunicarnos con él. También tengo amigos que han decidido quedarse en Kiev.

Continúa: «Se fueron En defensa de Ucrania, no como militar sino para ayudar a cubrir otras necesidades. Como no fueron objeto de muchos ataques en Kiev en ese momento, casi todos estaban en los suburbios y se quedaron. Pero hubo ataques muy graves».

Desde Argentina, Arseny no puede con su Quiero enviar ayuda a su país de origen. Entonces, él planea Evento para recaudar fondos Y asignarlo a una fundación que ayude directamente a los refugiados ucranianos que no tienen hogar y dinero.

El ucraniano Arseny Protskov tras mudarse a Argentina.

El ucraniano Arseny Protskov tras mudarse a Argentina.

“El proyecto es un evento. yo canto en un coro Aquí en Argentina a veces hacemos proyectos solidarios para recolectar comida para niños o para gente de la calle. Ahora estamos pensando en organizar Algo más grande con otros coros También para recaudar dinero para quien dejo la guerraa mi «.

“Aún lo estamos organizando, pero sería de mucha ayuda que nos sigan en Instagram (@coro.rv) donde iremos subiendo las novedades”, concluyó, apenas después de compartir su historia.

SD

Temas que aparecen en esta nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.