Estados Unidos busca regresar al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas tres años después de la salida de Donald Trump

La nueva administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dice que seguirá comprometiéndose internacionalmente con la búsqueda de elecciones para el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, donde presionará para que se elimine el «enfoque desproporcionado» en su aliado Israel.

Bajo el enfoque más aislacionista del expresidente Donald Trump, Washington se retiró de la junta en 2018, pero el gobierno de Biden ya regresó como observador.

«Me complace anunciar que Estados Unidos buscará elegir al Consejo de Derechos Humanos para el período 2022-24», dijo el canciller Anthony Blinken al consejo por video.

«Solicitamos humildemente el apoyo de todos los estados miembros de las Naciones Unidas en nuestro intento de volver a ocupar un puesto en este organismo».

Las elecciones para el consejo de 47 miembros se celebrarán por un período de tres años en la Asamblea General de las Naciones Unidas en octubre.

Los miembros incluyen Gran Bretaña, China y Rusia, así como Filipinas y Venezuela, que están sujetos a un escrutinio formal por parte del consejo.

«Aquellos con los peores antecedentes en derechos humanos no deberían estar en este consejo», agregó Blinken.

Estados Unidos dice que continuará convocando violaciones

El consejo, que se estableció en 2006, incluye un tema separado relacionado con los territorios palestinos en su agenda en cada sesión, el único tema que involucra tal tratamiento, al que se han opuesto las administraciones demócrata y republicana.

Suele aprobar resoluciones que condenan las presuntas violaciones israelíes en Gaza y la Ribera Occidental ocupada.

«A medida que Estados Unidos vuelve a comprometerse, estamos instando al Consejo de Derechos Humanos a considerar cómo lleva a cabo su trabajo. Esto incluye su enfoque desproporcionado en Israel», dijo el Sr. Blinken.

«Continuaremos abogando por violaciones en lugares como Venezuela, Nicaragua, Cuba e Irán», agregó.

Blinken repitió el llamado de Estados Unidos a Rusia para que libere a la figura de la oposición Alexei Navalny y cientos de personas más fueron arrestadas durante las protestas.

Dijo que Washington condenaría las atrocidades en Xinjiang, la región occidental de China, donde activistas y expertos de las Naciones Unidas dicen que un millón de musulmanes uigures están recluidos en campamentos.

Reconoció los problemas de derechos humanos en casa y dijo que Estados Unidos trabajaría para combatir el racismo sistémico y la injusticia económica.

Reuters

READ  Joe Biden y Boris Johnson arreglan la coalición post-Trump en Cornwall

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.