‘Fantástico engaño’: Los críticos pretenden cambiar la polémica de Aotearoa, pero la fidelidad histórica ya no importa | Nueva Zelanda

norteNueva Zelanda es, en su imaginación, una utopía progresiva. El primer país del mundo en el que las mujeres obtuvieron el derecho al voto, el primero en el mundo en introducir el arbitraje en el lugar de trabajo, el principal crítico del juego anglosajón de las armas nucleares y la ex colonia británica con “el tratado más justo que los europeos han hecho con su elemento nativo “.

Este es un logro especial: un contrato virtuoso con Maorí Los académicos a menudo se refieren a él como un “texto para el desempeño de la nación”, tan central para el ego nacional que cualquiera que lo cuestione, ya sea un político o un activista, se enfrenta casi de inmediato a exclamaciones de que Nueva Zelanda, cualesquiera que sean sus defectos, todavía disfruta. “Las mejores relaciones raciales del mundo.

Sin embargo, la controversia partidista sobre el uso del nombre Aotearoa, el nombre reo maorí (idioma maorí) de Nueva Zelanda, revela satisfacción con esas relaciones raciales supuestamente excelentes. En julio, el representante del Partido Nacional Stuart Smith Invitación a referéndum público Sobre si Nueva Zelanda pasará a llamarse “Aotearoa”. Entonces Smith llevó su llamada aún más lejos. Argumentando que hasta que se celebre un referéndum, también debemos prohibir el uso del nombre en documentos oficiales.

Estas llamadas se produjeron en el contexto del líder del Partido Nacional. Judith Collins critica el informe He Bobowa, un vago documento de política que describe cómo el gobierno puede lograr la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. El informe propone la creación de “dos sistemas”, incluidos sistemas separados de salud, justicia y educación para los maoríes.

Un mapa de Aotearoa Nueva Zelanda que data de 1854.
Un mapa de Aotearoa Nueva Zelanda que data de 1854. Fotografía: Alami

Lo notable del llamado de Smith, y la acusación “separatista” de Collins que lo precedió, es que desata un debate político sin demanda pública. Aparte de un puñado de actos heroicos contra los maoríes y protestas de secuestrados (“Vivimos en Nueva Zelanda, no en Aotearoa”, decía uno de los carteles en “La última rebelión rural”), no hay impulso ni deseo de discutir el uso adecuado e inapropiado de Aotearoa.

Asimismo, es difícil detectar un deseo colectivo de debatir si la futura Autoridad de Salud Maorí es, digamos, racista anti-blanca. En cambio, lo que impulsa a Smith y Collins es la desesperación. El Partido Nacional se mantiene por debajo del 30 por ciento en todas las principales encuestas, cinco puntos menos que El umbral de despido de Collins se estableció en 2018. Cuando su oponente, la Primera Ministra Jacinda Ardern y su gobierno, manejan cada crisis con facilidad política y política, ¿a dónde recurre?

La respuesta llegó en Orewa. Judith Collins llegó al Parlamento a raíz de las elecciones de 2002 en las que National colapsó con el 30% de los votos, el peor resultado del partido. Hasta las elecciones de 2020. Durante los próximos 12 meses, National seguirá bajando un 28% en la mayoría de las principales encuestas de opinión, luchando por asestar un golpe contra un gobierno laborista que se entendía ampliamente como capaz y competente. Hasta que, por supuesto, en 2004 Don Brasch subió al escenario del Rotary Club de Orewa para condenar al entonces gobierno laborista por la “peligrosa deriva de su plataforma política hacia el apartheid en Nueva Zelanda”. En dos semanas, National había subido un 45% en las encuestas con una oposición latente al Tratado de Waitangi, la representación maorí en las juntas de salud y la financiación de los maoríes de Río.

La presidenta del Partido Nacional, Judith Collins, habla con los medios de comunicación durante una conferencia de prensa en el Parlamento el 15 de febrero de 2021 en Wellington, Nueva Zelanda.  Auckland está en alerta de COVID-19 de nivel 3 durante tres días después de que se detectaran tres nuevos casos de coronavirus adquiridos localmente el domingo.  El resto de Nueva Zelanda ha entrado en restricciones de Nivel 2 mientras las autoridades sanitarias trabajan para determinar la fuente de la infección.  (Foto de Hagen Hopkins / Getty Images)
La líder del Partido Nacional Judith Collins ha criticado el Informe He Boabois, que describe cómo el gobierno puede implementar la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Foto: Hagen Hopkins / Getty Images

Sin embargo, las semillas de la derrota de Judith Collins se escondían en ese pico en 2021. National registró un aumento en el apoyo en todos los grupos demográficos, excepto en los trabajadores de oficina, estudiantes y menores de 30 años. De hecho, el apoyo de National entre los estudiantes y los menores de 30 años se desplomó después de las acusaciones de secesión de Brach. Estos jóvenes de 2002 están entrando hoy en los cuarenta y cincuenta y constituyen el votante demográfico más grande, la mayor parte de la clase profesional y la cohorte más probable, al menos en otros temas, de votar a nivel nacional (el indicador más confiable es a menudo conservador el apoyo es la edad). Ésta es la misma razón por la que es poco probable que el debate sobre el uso de Aotearoa tenga éxito: la mayoría de los neozelandeses se sienten cómodos, si no a favor, con el uso de reo Māori.

Abel Tasman (1603-1659) explorador naval holandés y comerciante que fue el primer explorador europeo conocido en llegar a las islas Van Diemen Land (ahora Tasmania) y Nueva Zelanda, y ver las islas Fiji durante los viajes de 1642 y 1644 en el servicio. de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales.  Detalle de una pintura al óleo de Abel Tasman, su esposa e hija, pintado alrededor de 1637 por Jacob Gretson Koepp (1594-1652), explorador naval holandés Abel Tasman (1603-1659), comerciante que fue el primer explorador europeo conocido en llegar a las islas desde Van Diemen's Land (Tasmania) ahora) y Nueva Zelanda, y ver las Islas Fiji durante los viajes de 1642 y 1644 al servicio de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales.  Detalle de una pintura al óleo de Abel Tasman, su esposa e hija, pintada hacia 1637 por Jacob Gretson Koepp (1594-1652).
Abel Tasman (1603-1659), explorador y comerciante marítimo holandés que fue el primer explorador europeo conocido en llegar a las Islas Van Diemen Land (ahora Tasmania) y Nueva Zelanda. Foto: Archivos Mundiales de Arte / Ciencia

Esto significa que en las últimas dos semanas los críticos del nombre han alterado los cimientos del debate argumentando que “Aotearoa” no es el nombre original de Nueva Zelanda en absoluto, sino más bien una “invención”. El contraargumento de este cargo es claro y merece ser mencionado para que conste: todos los nombres son invenciones. Cuando el holandés Abel Tasman, que pasó menos de una semana en Aotearoa, bautizó al país con el nombre de Europa, también estaba inventando un nuevo nombre para “Nueva Zelanda”, un nombre tomado de su Holanda natal. Pero también vale la pena llegar al meollo de la acusación porque si es cierto que Aotearoa no es el nombre original de este país, significa que muchos maoríes aceptan una versión de la historia inventada por, y quizás para, hombres blancos.

Durante la mayor parte del siglo XX, la mayoría de los neozelandeses se enteraron de que el capitán Cook “descubrió” Nueva Zelanda. Sin embargo, el maná de este descubrimiento, al menos en algunos relatos tribales, pertenece con razón a Kupe, el explorador de la Polinesia oriental cuya tripulación avistó y aterrizó en la última gran masa de tierra en la que se asentaron los humanos. “¡Ho oo!” ¡Ho oo! La esposa de Kope, Roars Curamatini, alerta a la tripulación sobre una ‘nube, una nube’ en el horizonte. Cuando intrépidos exploradores llegan a la Tierra, Kupe la llama Aotearoa, la tierra de la alta nube blanca. En otros relatos, fue la hija de Kupe quien definió la nube sobre la tierra, y en los relatos Otros El nombre todavía se deriva no necesariamente de las nubes sobre el suelo, sino del propio bote a motor, Aotearoa.

Sin embargo, estos relatos orales no son necesariamente universales. En la literatura “Aotearoa” no entró en uso hasta finales del siglo XIX. El principal historiador de celebridades de Nueva Zelanda, Michael King, acusa a William Pember Reeves de inventar el nombre en su obra populista, The Long White Cloud – Aotearoa, en 1898. Otros historiadores y críticos están de acuerdo en cambiar el nombre del estado, argumentando que Aotearoa era, irónicamente , inventando Pakeeha. “Es bastante obvio que [William Pember Reeves] Especialmente, y quizás otros también, realmente inventaron el nombre Aotearoa para sus propios fines “, dijo el ex miembro del Parlamento de Nueva Zelanda, Dennis O’Rourke. Dile a Philip Matthews de las cosas.

¿Pero es esto cierto? Los primeros documentos oficiales tradujeron el nombre del país como “No tirreno” (“Mauriland” también fue de uso común hasta principios del siglo XX). “Aotearoa” aparece en documentos desde 1855, en periódicos de habla maorí como los manuscritos Māori Messenger y Governor Gray. Pero los historiadores aún no han encontrado referencias oficiales anteriores. Los críticos del cambio de nombre aprovechan esta evidencia para apoyar su oposición, volviendo los puntos de conversación progresistas en su cabeza, argumentando que es inapropiado tomar la historia del hombre blanco para justificar Maorí cambiando el nombre.

Es un buen truco, pero como Historiador David Towne Sostiene acertadamente que “Aotearoa” no surgió del éter, o de hecho, de la mente de un caballero del siglo XIX, sino que encontró una fuente en la historia oral maorí. Taonui, experto en historia oral maorí, cita de 30 a 40 ejemplos entre 1846 y 1861. Los orígenes de esos relatos orales, transmitidos de generación en generación, probablemente sean mucho más antiguos. Pero eso deja una pregunta sin respuesta: ¿Importa incluso si hay un precedente histórico para “Aotearoa”? por supuesto no. Los primeros exploradores europeos reconocieron el poder de nombrar, de ahí sus esfuerzos internacionales para rehacer el mundo en inglés.

Los maoríes entienden el mismo determinismo, y suficientes maoríes aceptan Aotearoa como el nombre de Nueva Zelanda que su fidelidad histórica ya no importa. Stuart Smith puede descubrir que la mayoría de los neozelandeses también tienen la misma opinión.

READ  Dos grupos de portaaviones estadounidenses realizan ejercicios en el Mar de China Meridional | Noticias militares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *