Horarios de Buenos Aires | Bonos 0% dólar envían dinero a bancos argentinos

Los bancos argentinos están involucrados en un negocio lucrativo, todos los cuales generan ganancias garantizadas, al tiempo que permiten a las empresas locales vender bonos en dólares por menos del cero por ciento de los cupones.

Han recurrido al agujero en las complejas reglas monetarias para mantener los dólares fuera del país. Para sacar provecho, los bancos compran bonos locales en dólares y luego los venden a pesos en el mercado no oficial donde el dólar está alto. Luego convierten esos pesos a dólares al tipo de cambio oficial, obteniendo ganancias de la brecha cambiaria.

Algunos bancos han aprovechado recientemente esta oportunidad, y en las últimas semanas se han convertido cada vez más en compradores de estos valores, pidiendo a los familiarizados con el asunto que no se identifiquen hablando de información confidencial.

Un portavoz del banco central dijo que tal medida no estaba permitida y que iniciaría una investigación sobre los bancos que fueron vistos comprando y vendiendo valores utilizando tales operaciones. Ambas asociaciones de bancos privados en el país no respondieron a una solicitud de comentarios.

La operación se ha vuelto tan popular que ha aumentado la demanda de ventas de bonos corporativos, y empresas como el local Banco Hipotecario ofrecen créditos con cupones de porcentaje cero. Las empresas un poco más riesgosas aún pueden vender notas con un rendimiento de menos del tres por ciento, que es una tasa absurdamente baja para los proveedores de un país conocido como moroso en serie, especialmente porque los valores basura con sede en EE. UU. constituyen el 7,5 por ciento.

READ  La cosecha de invierno de Argentina amenazada por la Niña

Según otra persona, el banco central envió una advertencia informal la semana pasada a las asociaciones bancarias para que no participaran en esa mediación cambiaria.

“No hay una regulación que condene estos intercambios y todo lo que no esté prohibido será permitido”, dijo Carlos de Novares, analista senior de Moody’s en Argentina. «El Ministerio de Finanzas cree que esto está permitido, pero el banco central dice que no».

Todo esto es parte del mundo salvaje que invierte en Argentina, un país con calificación de basura con un alto gasto público, con una inflación anual superior al 50 por ciento y un récord récord de tres incumplimientos desde el cambio de siglo. En un esfuerzo por estabilizar su economía, Argentina se inclina cada vez más hacia controles de cambio más estrictos.

Quienes quieren aprovechar las distorsiones del tipo de cambio han aumentado la demanda de nuevos valores. Banco Macro, calificado nueve niveles por debajo del estándar de inversión por Moody’s Investors Service, vendió $ 17 millones en notas a dos años el 27 de abril con un rendimiento de 1,45 por ciento. Banco Hipotecario vendió cerca de US$ 16 millones en bonos el 2 de mayo a cupón cero por ciento.

Los bancos se encuentran entre los pocos jugadores que tienen cierto acceso al mercado de divisas oficial, ya que pueden negociar divisas para su propio balance, en medio de estrictas restricciones. Así es como funciona una transacción: Un banco compra bonos en dólares por valor de US$ 1 millón emitidos por una empresa local. Después de eso, el mercado secundario, típicamente alrededor del 10 por ciento, vende con un descuento modesto, donde el dólar recibe 206 pesos y 186 millones de pesos. El banco podría volver a convertir esos 186 millones de pesos en dólares a 117 pesos por dólar, lo que equivale a US$ 1,59 millones, es decir, una rentabilidad rápida del 59 por ciento con un mínimo esfuerzo.

READ  Reseña: Juegos Olímpicos de Tokio - Día tres

El mayor perdedor en estas transacciones es el banco central, ya que el comercio ya está reduciendo las reservas en el extranjero y el gobierno está luchando por aumentar su tesorería para alcanzar los objetivos establecidos en su último acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El monto involucrado es muy pequeño en comparación con las reservas totales del país de US $ 42 mil millones.

Según Paula La Greca, analista de renta fija corporativa de TPCG Valores en Buenos Aires, la capacidad de las empresas argentinas para vender bonos en dólares a bajo rendimiento es una señal de que la brecha cambiaria está perturbando el mercado.

“La liberación del dólar del Banco Hipotecario en el mercado local muestra cuán disruptivo es el régimen de tipo de cambio paralelo de Argentina”, dijo.

Noticias relacionadas

Por Ignacio Olivera Doll y Scott Squires, Bloomberg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.