Horarios de Buenos Aires | Más abajo en la pendiente resbaladiza

Bartolomé Mitter se quejó una vez de que la primera versión de la Unión Cívica Radical (UCR), lejos de parecer un «partido de gobierno», se oponía a la idea de que absolutamente cualquiera tenía derecho a gobernar. Si hubiera vivido lo suficiente, se habría dado cuenta de que, si bien los peronistas siempre han estado más que felices de ejercer el poder, también pertenecen a una fuerza intrínsecamente opuesta que busca constantemente enemigos malvados con los que luchar. , incluso si resulta que estos son sus líderes. Como Pogo, pueden decir «Nos hemos encontrado con el enemigo y somos nosotros».

Como nos recordaron los peronistas el martes pasado cuando, en sus diversas formas, ritos para honrar la «lealtad» que supuestamente los une, muchos están preocupados por frustrar los esfuerzos de Sergio Massa para retrasar el colapso total de la economía argentina hasta que alguien más lo haga. Se les ha dado la tarea de administrarlo en lugar de apoyarlo, por mucho que no les guste la idea, es su propio gobierno. Si sus intentos fueron o no para beneficiar a la población del país es algo que pocos, si es que hay alguno, están dispuestos a tomar en cuenta.

Para justificar su comportamiento, los líderes del movimiento, hoy Máximo Kirchner y Pablo Moyano, hablan como si creyeran que el verdadero gobierno del país no es el cada vez más teóricamente dirigido por Alberto Fernández. La distancia, por parte de la madre de Máximo, Cristina Fernández de Kirchner, pero la administración colonial la puso la señora búlgara Kristalina Georgieva, quien encabeza el Fondo Monetario Internacional. Esto se arregló, gritando contra cualquier cosa. de facto El peón de la presidenta Georgieva Massa sí, cumple con su deber nacional y cualquiera que no esté de acuerdo con ellos es un traidor.

READ  Banco Santander SA: Argentina

Al igual que Máximo, quien, de no haber sido por los exitosos esfuerzos políticos de sus padres, probablemente hubiera trabajado en un garaje o, como muchos otros, dependido de las limosnas para obtener dinero, Pablo Moyano está totalmente en deuda con su padre, el presidente del sindicato de camioneros Hugo Moyano y su difunto oponente Jimmy Hoffa, cuyo cuerpo asesinado se supone que yace en algún lugar debajo de una losa de concreto. En cualquier caso, el surgimiento de dos personas no posesivas nos dice todo lo que necesitamos saber sobre las profundidades en las que se ha hundido el ala Biruni de la clase política de la nación. El sindicalista Luis Baryunuevo, una reconocida autoridad en las peculiaridades del movimiento al que pertenecen él y su género, dice que le recuerda a un montón de porquería.

Como resultado del fracaso colectivo de los peronistas para darle un gobierno efectivo, Argentina se convirtió en un estado de «castocracia», una tierra donde el poder político está ahora en manos de la peor de las personas. Sin duda, esto cambiará cuando finalmente se celebren las elecciones, y por excelentes razones, Máximo y Pablo se encuentran entre los políticos menos populares del país, pero debido al estricto sistema presidencial al estilo estadounidense consagrado en la Constitución, puede haber más de un pase un año antes de que finalmente se permita la salida de Al-Biruni a una coalición. Aunque en cualquier momento pueden llamarlo a renunciar, Alberto claramente teme que lo culpen por su incapacidad para convertirse en un presidente adecuado, Cristina se da cuenta incómoda de que, desprovisto del poder político que usó para destituir a sus acusadores, él podría terminar. Están en prisión, y las decenas de miles de creyentes del partido que deben sus empleos e ingresos en el sector público a la influencia política de sus líderes no desean encontrar otra forma de ganarse la vida.

READ  Importante banco privado de Argentina anunció $5.000 millones en créditos blandos a Corrientes

En muchos países, aquellos que tienen la mala suerte de asumir el cargo en un momento en que las perspectivas parecen sombrías están haciendo todo lo posible para dejar de gastar, mientras que sus oponentes insisten, como lo han estado haciendo durante años, en que están privando deliberadamente a las personas de lo que deberían recibir. porque están sujetos a alguna burda ideología Pro-empresarial. Esto está sucediendo en Francia, donde se están organizando huelgas masivas para protestar por los fuertes aumentos en el costo de la vida, y en menor medida en el Reino Unido, donde el opositor Partido Laborista exige que el desdichado gobierno conservador haga más para ayudar a la gente a cruzar. los próximos meses. Si bien la austeridad siempre es dolorosa para las personas de bajos ingresos, también puede ser una fuente generosa de capital político para las personas que fingen tener mucho más dinero de lo que creen los estadísticos del gobierno; Cuando ellos mismos se hacen cargo, pueden salirse con la suya durante algún tiempo culpando a sus predecesores por la falta de dinero, pero, a menos que sean completamente irresponsables, comienzan a hacer lo mismo que hicieron con sus predecesores.

Después de un retraso irrazonable, eso es lo que ahora intenta hacer el gobierno oficial argentino, pero la alianza que montó Cristina para derrotar a Mauricio Macri es tan frágil que partes importantes, entre ellas la facción agresiva que le responde, se han convertido en oposición. . Presuntamente la idea es que actuando de esta manera los peronistas podrán retener los votos de quienes sienten que, de no ser por los empresarios codiciosos, los precios se mantendrían estables, los salarios subirían rápidamente y una población agradecida agradecería a los benefactores. para ello. Guárdelo de fanáticos neoliberales como Macri que están empobrecidos en el empobrecimiento de la gente común.

READ  FIFA multas y vetos: Brasil y Argentina vuelven a jugar las eliminatorias mundialistas

Mientras tanto, la inflación se está desacelerando, recortando los ingresos de millones de familias que no hace mucho tiempo pensaban que estaban bastante bien, aplastando los temores de las pequeñas empresas y haciendo que los jóvenes emprendedores busquen un futuro mejor en el extranjero. La inflación la lideran los políticos, entre ellos el maestro de Cristina, el exministro de Economía y actual gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kiselov, quienes han logrado convencerse de que se trata esencialmente de un problema «estructural», por lo que incentivan el consumo imprimiendo enormes cantidades de billetes no subvencionados tendrán un impacto significativo. Efecto positivo. Ya se está acercando al 100 por ciento anual, y aunque los economistas sobrios dicen que es poco probable otro episodio de hiperinflación, ellos o sus entrevistados dijeron lo mismo cuando el líder radical Raúl Alfonsín era presidente y, como admitió más tarde, no sabía lo que dijo. hace lo que hace para detenerlo, e incluso si quisiera tomar las acciones desagradables que le dijeron que se requerían las condiciones, carecería de la fuerza política para hacer que funcionen. Ahora Alberto, quien una vez dijo que admiraba a Alfonsín, seguramente debe entender de qué se trata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.