La celebración del cumpleaños del Mercosur revela un camino hacia el semicírculo


El riesgo de que el Mercosur se convierta en otro intento fallido de integración regional en América Latina ha crecido de manera constante en las últimas dos décadas y es probable que aumente aún más en el escenario actual. La tensión entre los líderes en la reciente cumbre del Mercosur muestra la falta de cohesión interna que llevará al bloque al fracaso y la insignificancia.

Un pasado en constante cambio y un presente paralizado

El MERCOSUR fue creado en el marco de los principios de territorialidad abierta el 26 de marzo de 1991 con la firma del Tratado de Asunción. Su creación marcó el final de décadas de tensión política entre Argentina y Brasil. Además, 1990 manifestó Rápida integración y crecimiento económico Para los cuatro países que acordaron mantener una economía de mercado abierta. Además, en 1995 la región se convirtió en unión aduanera. Actualmente, el PIB anual del bloque es de $ 2,118,488 millones y el saldo es de $ 5,427,16 millones.

Sin embargo, desde 2000, el bloque sudamericano ha estado en una crisis continua que se agrava. La devaluación brasileña de 1999 y la crisis argentina de 2001 sacudieron el proceso, ya que los líderes políticos eligieron el proteccionismo sobre la liberalización económica.

Ha habido numerosos intentos de poner al Mercosur en un camino de integración. Por ejemplo, los líderes se enfocaron en alcanzar acuerdos comerciales con otros países de América del Sur, iniciaron conversaciones con países asiáticos y firmaron (la ratificación aún está pendiente). Acuerdo Unión Europea-Mercosur. También establecieron la libre circulación de personas en 2010. Sin embargo, sus fracasos superan a sus victorias. Treinta años después de su inicio, la inestabilidad macroeconómica sigue siendo la norma, y ​​las tensiones y diferencias entre países hacen que el Mercosur nunca haya logrado la integración deseada.

la parte superior

El 26 de marzo de 2021, los líderes del Mercosur se reunieron aproximadamente para celebrar el cumpleaños número 30 del bloque. Sin embargo, esta celebración se convirtió en un tenso debate, ya que los Estados miembros plantearon sus quejas sobre el bloque.

En primer lugar, el presidente uruguayo Luis Lacalle Poe pidió la flexibilidad de la aglomeración. Flexibilidad significa convertirlo en un área de libre comercio, permitiendo que los países individuales negocien acuerdos de libre comercio sin requerir el permiso del resto de los miembros. Lacali Poe argumentó que el Mercosur se había convertido en un corsé y una carga bloqueando el progreso comercial de su país.

De acuerdo con Uruguay, el líder brasileño Jair Bolsonaro quiere adaptar y modernizar el bloque, alegando que es un paso necesario para expandir las redes comerciales. Bolsonaro ha abogado por bajar el arancel externo combinado, que oscila entre el 0% y el 35%, dependiendo del valor agregado del producto. Su partidario es reducir el arancel en un 50%, alegando que Brasil necesita mostrar apertura al mundo.

Sin embargo, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, ha adoptado una postura proteccionista. Hizo hincapié en que la flexibilidad y la reducción arancelaria serían un error en el contexto de esta incertidumbre. Destacó que Argentina quiere proteger a la industria nacional, que ha sido severamente afectada por el país. Crisis económica. Finalmente, dijo que es deber de quienes sintieron que la masa es un lastre. Toma otro bote.

La cohesión interna es un problema eterno

La cohesión interna es importante para la supervivencia del bloque, sin embargo, los asuntos internos del bloque se han pasado por alto desde 1995. Debido a la crisis económica internacional de 1994 y los desequilibrios macroeconómicos posteriores, la integración regional ha dejado de ser un objetivo central de los líderes del Mercosur. Incluso si se presentaran oportunidades para la convergencia macroeconómica, los estados miembros optaron por mantener su soberanía y seguir sus propias estrategias. Además, la idea de convertir el Mercosur en un mercado común nunca se implementó.

La cohesión interna es una condición vital para ganar la credibilidad externa y la masa de autoconfianza necesaria para llevar a cabo acuerdos comerciales con otras regiones. Sin embargo, la discusión en la última cumbre del Mercosur muestra que no existe un nivel mínimo de consenso dentro de ella. Dado que cada líder tiene diferentes entendimientos de lo que implica la integración económica, la supervivencia del bloque se ha puesto en duda. Sin rigidez interna y acuerdo interno sobre la suerte del Mercosur, la completa parálisis institucional del bloque es ahora más palpable que nunca.

Escenarios alternativos

El logro previsto de una integración económica profunda deslegitimaría al Mercosur dentro y fuera del bloque. Sin embargo, este escenario es ahora más improbable que nunca. En primer lugar, Uruguay, Paraguay y Brasil están presionando por dicha flexibilidad, lo que les daría más oportunidades para llegar a acuerdos comerciales con terceros. En segundo lugar, el gobierno argentino adoptó un enfoque más proteccionista del bloque. Estos dos factores internos hacen de la integración económica, que significa el dominio de la unión aduanera (que implica incluir a muchos sectores excluidos), un escenario poco probable.

La ratificación del acuerdo UE-Mercosur es otro escenario poco probable. Alberto Fernández criticó el acuerdo, alegando que dañaría a la industria argentina. Por otro lado, Jair Bolsonaro es un obstáculo. La deforestación del Amazonas ha recibido críticas de todo el mundo, pero principalmente de los gobiernos europeos, que ahora amenazan con rechazar el acuerdo. Además, muchos países, como Irlanda y Austria, ya han votado en contra, incluso El Parlamento Europeo se opuso a esta. La ratificación del tratado legitimaría los esfuerzos del Mercosur; Sin embargo, no resolverá el empeoramiento de sus problemas internos.

Observaciones finales

Las tensiones políticas entre los estados miembros del Mercosur se profundizan y esto está provocando una parálisis prolongada del bloque regional. Si bien comenzó como una estrategia de integración económica robusta, ha retrocedido desde principios del siglo XXI con más fracasos que victorias. La falta de voluntad del líder para discutir el futuro del bloque y la inestabilidad económica en curso hicieron que el Mercosur fuera irrelevante con cada década que pasaba.

A menos que exista un acuerdo para discutir temas de la agenda interna para lograr la coherencia requerida, Mercosur continuará su camino hacia la irreversibilidad y probablemente se convertirá en otro intento fallido de lograr la integración regional en la región..

READ  Buenos Aires Times | Las segundas olas y tsunami también son electorales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *