La difícil salida de Donald Trump de Washington provocó un debate sobre convertirlo en el estado 51 de Estados Unidos.

Más de 700.000 estadounidenses viven a solo kilómetros del edificio del Capitolio de los Estados Unidos, pero no tienen autoridad para elegir un representante con poder de voto dentro del edificio.

Los residentes de Washington, D.C. deben pagar impuestos federales, seguir los estatutos federales y servir en el ejército al redactarlos.

Sin embargo, la representante federal más electa, la congresista Eleanor Holmes Norton, no puede votar en proyectos de ley y solo participa en comités. Incluso las leyes aprobadas por el Ayuntamiento Metropolitano están sujetas a la aprobación del Congreso.

Todo esto porque la sede del gobierno de los Estados Unidos no es un estado sino un distrito federal, el único de su tipo en los Estados Unidos y el mundo.

Durante décadas, los residentes de Washington, DC han luchado por la estadidad, solo para enfrentar la resistencia de los miembros del Congreso, especialmente los republicanos, que representan al resto del país.

Pero después de un año difícil para la ciudad y la toma de los niveles de poder federal por parte de los demócratas, el tema capital-estado vuelve a entrar en el debate nacional.

Los defensores dicen que son más optimistas que nunca de que el cambio está a la mano.

El motín del Capitolio ha dado nueva vida a la controversia de larga data

El camino hacia la estadidad pasa por el Congreso, pero comienza con el consentimiento del propio Washington, DC, y los residentes nunca se han sentido tan fuertemente.

Una mujer con un cárdigan azul con estampado de chevron se encuentra fuera de una casa capital con un letrero
Kim Greenfield Alfonso, residente de Washington de cuarta generación, dice que es antidemocrático que los residentes metropolitanos no tengan poder.(

ABC News: Peter Jones

)

La gran mayoría de la ciudad, el 86 por ciento, apoyó el impulso nacional en 2016. Entre ellos se encontraba Kim Greenfield Alfonso, residente de Washington de cuarta generación.

“Mi padre tiene 87 años y ha dicho:” Oh, cielos, tengo sueños sobre eso “. A través de su lente, nunca se hará realidad”.

Greenfield Alfonso cree que la cantidad de lugareños que apoyan el establecimiento del estado podría ser mayor dadas las conversaciones que escucha hoy. Dijo que los residentes metropolitanos son muy conscientes de su falta de representación.

Los disturbios en el edificio del Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero agregaron otro nivel de urgencia: preocupación por la seguridad física.

“Creo que lo que despertó a mucha gente en Washington sobre la estadidad fue cuando todos nos dimos cuenta de que el alcalde no tiene autoridad para convocar a la Guardia Nacional”, dijo.

Un grupo de soldados con uniformes del ejército, sombreros y máscaras marchan juntos en una calle de Washington.
A muchos habitantes de la capital les preocupaba que el alcalde no pudiera comunicarse con la Guardia Nacional durante los disturbios en el Capitolio el 6 de enero.(

AP: Julio Cortez

)

Debido a que la alcaldesa metropolitana Muriel Bowser necesitaba la aprobación federal para convocar a las tropas adicionales, los oficiales de policía del Capitolio, muchos de los cuales son residentes de la capital, Estaban agotados y fuera de número, incapaces de evitar que las turbas entraran. Más de 130 agentes resultaron heridos.

“Estábamos en peligro por nuestra condición”, dijo Alfonso Greenfield.

La falta de control de la capital sobre la Guardia Nacional también fue noticia el año pasado durante las protestas de Black Lives Matter.

El fiscal general de los Estados Unidos, Donald Trump, William Barr, convocó a las fuerzas, sin advertir a los funcionarios locales, Dispersar las protestas de justicia racial en lo que algunos describieron como el uso abierto e innecesario de la fuerza.

El establecimiento del estado capital probablemente resultará en que el Senado favorezca a los demócratas

La pandemia de coronavirus también ha arrojado nueva luz sobre la estadidad.

Más de 1.000 habitantes de la capital ya han sucumbido a las complicaciones de la enfermedad, incluida la hermana del alcalde.

Pero la calificación de la provincia redujo el dinero de ayuda que recibió del gobierno federal. Los 50 estados recibieron al menos $ 1.25 mil millones ($ 1.6 mil millones) mientras que la capital recibió $ 500 millones ($ 640 millones).

Un hombre con traje se encuentra en el césped frente al Capitolio de los EE. UU.
Paul Strauss se desempeñó como “Senador en la sombra” de Washington, DC durante 20 años.(

ABC News: Peter Jones

)

“El hecho de que el virus no siguiera el protocolo y respetara los límites de jurisdicción fue muy perjudicial porque no teníamos los recursos con los que los estados tienen para luchar”, dijo Paul Strauss, quien ocupa el cargo del llamado “senador en la sombra”. “en Washington, DC.

El senador Strauss se desempeñó como senador en la sombra durante más de 20 años.

Incapaz de votar o hablar en el Senado, su principal fortaleza radica en su proximidad a otros políticos. Pasa sus días tratando de convencerlos de que se registren en el estado de Washington, DC, pero es un trabajo difícil.

La última vez que se agregaron estados a la unión fue en 1959, y se agregaron Alaska y Hawai. Esto significa que varias generaciones de estadounidenses crecieron conociendo solo una bandera nacional que tenía 50 estrellas.

Si la capital se convirtiera en el estado número 51, sería el estado más pequeño por área, solo unos 109 kilómetros cuadrados. Sin embargo, su población superará en número a la de otros dos estados: Wyoming y Vermont.

La ciudad capital también tendrá el PIB per cápita más alto y el ingreso familiar promedio más alto.

Un grupo de manifestantes frente al edificio del Capitolio de los Estados Unidos
La gran mayoría de los residentes de Washington, DC son progresistas y tienden a votar por los demócratas.(

Noticias de ABC: Niall Lenihan

)

En particular, la diversa población urbana metropolitana es un electorado demócrata de confianza.

La estadidad agregará dos senadores más, casi garantizados como demócratas, al Congreso durante una era de hiperpartidismo.

Actualmente, la cámara está dividida a partes iguales entre los dos partidos en el país, lo que es un gran obstáculo para la aprobación de la legislación.

Los políticos republicanos se oponen firmemente a la estadidad

La Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley que apoya el establecimiento del estado de Washington este verano, pero la ley expiró antes de que fuera adoptada por el Senado, que estaba controlado por los republicanos.

La toma del Senado por los demócratas en las elecciones de 2020 está acercando el tema más que nunca.

Pero aún requiere el apoyo de al menos 10 senadores republicanos, a quienes el senador Strauss describió como “en gran parte partidistas” en la oposición a la estadidad.

Un hombre con un traje rojo se encuentra en los escalones de un helicóptero con el puño en el aire
El expresidente Donald Trump dijo que sería “muy estúpido” que los republicanos permitieran que la capital se convirtiera en un estado y eligieran dos senadores.(

AP: Alex Brandon

)

“Cuando intentan justificarlo en términos no partidistas, suena ridículo”, dijo.

Un senador republicano, Tom Cotton, rechazó el establecimiento del estado capital en 2019 al sugerir que su diversa población urbana es inferior a la rural.

Dijo que Wyoming, por ejemplo, es un “país de clase trabajadora integral” debido a sus grandes industrias madereras y madereras, y señaló que Alaska proporciona el 60 por ciento de los productos del mar del país.

Recientemente Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses fuera de la capital están en contra de la presión para establecer un estado.

Donald Trump advirtió a los republicanos en mayo pasado que sería “muy estúpido”. Permitir que la ciudad azul marino agregue escaños demócratas para el Congreso.

Algunos legisladores estatales incluso presentaron proyectos de ley a nivel local, evitando que la capital se convierta en un estado. Hasta la fecha, Dakota del Sur es el único estado que ha sancionado acciones sobre este tema.

“Queremos los mismos derechos que todos los demás”.

Algunos partidarios de la estadidad argumentan que la oposición republicana es nada menos que racista.

Hasta la última década, la mayoría de los residentes de Washington DC eran negros y se la conocía cariñosamente como la “Ciudad del Chocolate”.

Los afroamericanos todavía constituyen el grupo étnico más grande, y los blancos y los latinos constituyen una gran parte de la población.

Phil Portlock, un local, ha dicho que ha estado luchando por la estadidad desde que escuchó por primera vez al símbolo de la justicia racial Martin Luther King hablar en la ciudad hace más de 50 años.

“Tenemos que dejar algo de la lucha que será un poco mejor para la generación futura”, dijo.

Viejo hombre afroamericano con máscara sentado en el balcón
Phil Portlock se inspiró en Martin Luther King para luchar por el establecimiento de la Capital State.(

ABC News: Peter Jones

)

El Sr. Portlock fundó Neighbors United for DC Statehood con su vecino, Josh Borsch, hace 10 años.

La organización está formada por decenas de voluntarios que organizan eventos, cabilderos en el Congreso y distribuyen letreros de parques en toda la región.

Incluso si el próximo lote no pasa el Senado, dice Birch, el grupo continuará su trabajo.

“No queremos derechos especiales. No queremos derechos diferentes. Queremos los mismos derechos que todos los demás”, dijo.

READ  Australianos entre los 96 extranjeros que violan las reglas de bloqueo en la mejor estación de esquí de Austria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *