“La función motora se correlaciona con un envejecimiento saludable, ya que la disminución se puede rastrear años antes de la muerte” – Miriam Stoppard

La columnista médica de Mirror, la Dra. Miriam Stoppard, escribe sobre las intrigantes ideas sobre el envejecimiento saludable proporcionadas por un informe que encontró signos de deterioro físico que aparecieron años antes de la muerte.

Mantener a las personas en movimiento puede ser clave para un envejecimiento saludable

No hay duda de que muchos de nosotros viviremos más que nuestros padres y nuestra actitud hacia una vida larga puede diferir de la de ellos.

Estamos más interesados ​​en agregar vida a los años que en años a la vida. Por lo tanto, es importante buscar estrategias que promuevan un envejecimiento saludable para que podamos estar activos durante más tiempo.

Las estrategias de salud pública para los adultos mayores a menudo se centran en prevenir enfermedades en lugar de promover la salud, el bienestar y la movilidad.

Pero los médicos pueden, en cambio, medir las funciones físicas para evaluar la capacidad física de una persona.

Además, las personas pueden medir por sí mismas su capacidad funcional y su discapacidad para hacer frente a las tareas diarias de la vida.









Landré y sus colegas (de la Universidad de París) en el BMJ nos brindan información interesante sobre lo que hace que el envejecimiento sea saludable, como lo describen Björn Heine Strand del Instituto Noruego de Salud Pública, Oslo, y Rachel Cooper, de la Universidad Metropolitana de Manchester.

Landré y sus colegas analizaron datos de más de 6.000 personas, con una edad promedio de 66 años, entre 2007 y 2016. Examinaron la función motora hasta tres veces, centrándose en actividades como la velocidad al caminar, el tiempo para levantarse de la silla y la fuerza de agarre, junto con con una valoración de la propia persona para afrontar la vida cotidiana.

Los patrones de regresión en las medidas de la función motora se rastrearon en los años previos a la muerte.

Los científicos han descubierto que una función (actividad) motora deficiente se asocia con un aumento de las tasas de mortalidad, y esto confirma la relación entre una función motora adecuada y la longevidad.







En un segundo análisis, Landré y sus colegas examinaron los cambios intrapersonales en la función motora durante 10 años, trabajando de manera reversible desde el momento de la muerte. Este enfoque se usa comúnmente en estudios de función cognitiva y demencia para explorar la aceleración en las tasas de deterioro cognitivo en los últimos años, un concepto llamado “deterioro final”. Sin embargo, este tipo de análisis rara vez se utiliza en estudios de función motora.

Los científicos encontraron patrones muy diferentes entre los participantes que murieron y los que sobrevivieron.

Los participantes que murieron tuvieron menores tiempos de subida a la silla en comparación con los supervivientes hasta 10 años antes de la muerte, un autoinforme más bajo sobre el rendimiento hasta siete años antes de la muerte y más dificultades con las actividades de la vida diaria hasta cuatro años antes de la muerte.

Los autores sugieren que “la detección temprana de cambios en la función motora puede brindar oportunidades para la prevención y las intervenciones dirigidas” y puedo ver cómo pueden actuar como marcadores para los programas de ejercicio y movilidad para mantener a las personas en movimiento.

A pesar del enfoque en la muerte como resultado final de estos análisis, nuestro objetivo siempre debe ser agregar vida a los años, no solo años a la vida.


Lee mas





Lee mas




READ  La nave espacial china en Marte toca el Planeta Rojo por primera vez después de aterrizar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *