“Los cerros son el futuro de Mendoza”, dice Eddy Del Popolo.

“La agricultura en las laderas es el futuro de Mendoza”, dice Eddy del Popolo, uno de los agrónomos más experimentados de Argentina. “La agricultura en laderas es revolucionaria porque se puede usar hasta un 50 % menos de agua para el riego”.

Habiendo trabajado en las regiones vitivinícolas de Mendoza durante más de 30 años, desde el cultivo de viñedos espumosos en Gancia en la década de 1990 y el desarrollo de las fincas de Doña Paula en la década de 2000, hasta su posición actual como Gerente General y Viticultor en Susana Balbo Wines y su proyecto personal PerSe. hay algunos agrónomos más que tienen la experiencia mendocina que posee Del Popolo.

Aunque la historia de la viticultura y el riego de Mendoza va de la mano con las primeras plantaciones en el siglo XVI, la viticultura en las empinadas laderas del piedemonte andino es una innovación relativamente nueva. No fue sino hasta la década de 1980, cuando otro destacado agrónomo, Pedro Marchevsky, trajo el riego por goteo a Argentina, que los productores pudieron comenzar a cultivar en laderas.

Como tiene un clima desértico seco con precipitaciones promedio de menos de 200 mm anuales, el riego es fundamental para casi todos los viñedos de Mendoza. Sin embargo, a medida que el cambio climático conduce a una escasez aún mayor de suministros de agua, los agrónomos están buscando formas de hacer que los viñedos de Mendoza sean más sostenibles para el futuro.

Del Popolo explica su tesis y visión para el futuro de Mendoza: «Dos factores ayudan: primero, el suelo es más pobre en las laderas, por lo que las raíces están más cerca de la superficie y absorben agua con mayor facilidad». «Y también hay más lluvia en las laderas, ya veces se duplica, por lo que también podemos reducir el riego allí».

READ  Mujeres de Argentina: Diana Belencioni, Enóloga Jefe de Estancia Los Cardones, Salta

En el viñedo PerSe, un viñedo pionero en laderas plantado en Gualtallary en 2013, dice que requiere menos de 200 mm de riego adicional. Esto se compara, dice, con un promedio de 350 mm para viñedos de fondo de valle y 600 mm para viñedos de fondo de valle que usan riego por inundación.

En los últimos años, varios enólogos y productores han comenzado a cultivar en las laderas, un cambio importante en las perspectivas de viñedos para las fincas habituales del fondo del valle de Mendoza. Zuccardi, Terrazas de los Andes, Salentein, Matervini y Matias Riccitelli son solo un puñado de otros productores que ahora se cultivan en las colinas.

«No tengo dudas», afirma del Popolo, «los cerros son el futuro de Mendoza».

Amanda Barnes es corresponsal habitual en Sudamérica de db and author Guía de vinos sudamericanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *