Muere Alejandro Sabella, símbolo de sobriedad y jerarquía en la élite del fútbol

Las duras noticias dirán que Alejandro Sabella murió el martes a la edad de 66 años debido a un virus intrahospitalario que complicó la cardiopatía aguda. Estaba hospitalizado desde el 26 de noviembre, pero su salud se había deteriorado desde el sábado. Detrás quedará el legado del exjugador y entrenador de la Selección.

Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), donde estaba ingresada Sabella desde el 25 de noviembre, el día de la muerte de Diego Maradona, emitió un comunicado el martes para informar que el ex DT murió en. 15.30 “como consecuencia de su diagnóstico de enfermedad cardíaca dilatada secundaria a enfermedad de las arterias coronarias y cardiotoxicidad prolongada ”.

Luego, otra vida futbolística se apaga solo dos semanas desde el adiós a Diego Maradona, y los recuerdos se encienden. Los que marcaban a la persona a diario, sin importar qué pelota era su vínculo con los infames. Sabella fue un buen padre, esposo y amigo, pero básicamente una gran profesional. Fue el elegante “10” que destacó en el río, a pesar de jugar a la sombra de Ser para Alonso; que triunfó en Inglaterra antes de la guerra y dejó una huella imborrable en Estudiantes. También, un técnico destacado que se dio el gusto de ganar la Copa Libertadores y estuvo muy cerca de igualar a uno de sus maestros, Carlos Salvador Bilardo.

Alejandro Sabella con la camiseta de la selección, que años después lo tuvo como técnico. Foto: Archivo

Su salud no era buena. Hasta tal punto que luego del Mundial de Brasil 2014, que la Selección Argentina estuvo a solo minutos de ganar pero sucumbió ante Alemania en el Maracaná, no volvió a entrenar. Por mucho que evidentemente no les hayan faltado ofertas. Y el país del fútbol está llorando después de eso.

Pudo ser abogado y los jóvenes que pasaron por la Facultad de Derecho en los años setenta sin imaginar que muy pronto llegaría el año del plomo. Era la época de los pantalones Oxford y el pelo largo, el look dominante. Pero a Sabella le tiraba la pelota más que a los libros, y se sentía más cómodo con pantalones cortos y botines sobre el verde césped que lo santificarían como futbolista. No fue menos en 1975 cuando cambió la cartelera de fútbol para River y para él amado, apodo que llevaba cuando era un niño inquieto del Barrio Norte. Ya había debutado con la banda roja, pero la ansiada inauguración después de 18 malos años lo impulsó.

READ  Inmigrantes en Argentina marcan la independencia griega con majestuoso video

Había llegado a Núñez a través de un amigo delegado del padre de un compañero de gimnasia y esgrima de Buenos Aires. Se convirtió en miembro del club insignia de los bosques de Palermo a la edad de 4 años. Su padre, Luis, alias EstaJugó el torneo senior, pero el menor de sus hijos lo siguió en los campeonatos internos. Era común ver a Don Sabella anotar en su marcador detrás de la portería las estadísticas de cada partido. Junto al jefe de familia estaba Nelly, la madre. Su hermano mayor, Marcelo, jugaba al fútbol, ​​aunque luego se convirtió en agrónomo como su padre.

Sabella era diestra, sin embargo “Cuando los 10 eran zurdos” aprendió y nunca dejó de patear con la izquierda. Fue probado por Bruno Rodolfi, un mediocampista históricamente central de Mendoza, diez veces campeón con River. Entendido. Porque era pequeño pero talentoso. Y pensar que era hincha de Boca y admirador de Rojitas.

2010. Los alumnos de Sabella.  DT y Juan Sebastián Verón.  Foto: Télam

2010. Los alumnos de Sabella. DT y Juan Sebastián Verón. Foto: Télam

Eso ya era Pachorra, apodo como lo bautizó el relator Marcelo Araujo en el Sudamericano Juvenil en 1974 porque le gustaba dormir la siesta. Roberto Perfumo le dijo que “Mago”. Estuvieron 4 años en el río y decidieron emigrar. No había lugar para él y Alonso. Ubaldo Rattín, representante del Sheffield United en Argentina, le ofreció jugar en Inglaterra. Mario Zanabria, personaje de Boca, ya le había dicho “no”, y Sabella no lo dudó. Los ingleses estaban muy contentos con su juego tras un Superclásico y le ficharon.

Con Sheffield, descendió en descenso, pero en 2000 fue nombrado uno de los mejores futbolistas del siglo por el South Yorkshire County Club. A bordo, su talento fue transferido al Leeds United. Jugó 23 partidos y marcó 2 goles hasta que llegó Carlos Salvador Bilardo para convencer a los ingleses de que le dieran un pase … $ 2 mil!

En Estudiantes, jugó no solo tres temporadas; hizo de La Plata su nuevo hogar. Allí conoció a Silvana, su esposa y madre de dos de sus cuatro hijos en su segunda boda. Fue inaugurado en Metropolitano en 1982 y Nacional en 1983. En 1985, terminó en Gremio y se convirtió en dos veces campeón gaúcho. Regresó a La Plata. Ferro e Irapuato de México marcaron el final de su carrera.

READ  44 jóvenes regresaron con COVID-19

De River tenía una gran amistad con Daniel Passarella. Y a Núñez regresó al lado Emperador como asistente de campo. De bajo perfil, también siguió al técnico de la Selección Argentina. Fue una revancha personal para Sabella, que no había podido jugar el Mundial del 86. Compitió con Diego Maradona y Ricardo Enrique Bochini, ni más ni menos.

1997. Alejandro Sabella y Américo Rubén "Tolo" Gallego, los ayudantes de Daniel Passarella, en su etapa como técnico de la Selección.  Foto: AP

1997. Alejandro Sabella y Américo Rubén “El Tolo” Gallego, asistentes de Daniel Passarella, en su etapa como DT de la selección nacional. Foto: AP

Con su amigo también estuvo en Parma en Italia, la selección de Uruguay, Monterrey en México, Corinthians en Brasil y nuevamente en River. Passarella eligió la política y se postuló como presidente de Udaondo y Figueroa Alcorta y Sabella recibió una llamada inesperada, a la que Juan Ramón Verón. El padre de Pequeña bruja estudiantes contactados. Y después de 15 años como segundo guitarrista, asumió el papel de las estrellas. Lo que siguió fue una de las páginas más brillantes del historial de clics: la cuarta Copa Libertadores en 2009.

Ese equipo quedó en la historia: Mariano Andújar; Cristian Cellay, Rolando Schiavi, Leandro Desábato, Germán Ré; Enzo Pérez, Rodrigo Braña, Juan Sebastián Verón, Leandro Benítez; Gastón Fernández y Mauro Boselli tocaron los cielos de Mineirao con sus manos e inundaron a Estudiantes hacia Cruzeiro. Apostó por el misterio y tuvo su resultado. De hecho, el primer discurso técnico se realizó con una camiseta rojiblanca en la mano.

Sabella reconoció Clarín pocos “En el Olimpo”. Y lo cerca que estuvo de alcanzar la cima del mundo en Abu Dhabi, nada más y nada menos que ante el Barcelona de Pep Guardiola. Ganó con un gol de Boselli. Pedro empató en el minuto 89. En la prórroga, donde la posibilidad del castigo era grave y una recompensa a tan gran esfuerzo, apareció Lionel Messi y clavó un puñal que destrozó las ilusiones plateadas.

Maradona dejó la selección tras el Mundial, y Sabella pudo darse el gusto de liderar a Messi y voló hacia los que en ese momento eran los cuatro fantásticos: Leo, Sergio Agüero, Angel Di María y Gonzalo Higuaín. Condujo la mejor versión de la segunda generación. A Pachorra, Messi era Picasso. De carácter progresista, citó a Mahatma Gandhi, Manuel Belgrano, Perón y Saint-Exupery.

Lo esencial era invisible a los ojosdijo el escritor francés, volando. Sabella escondió detrás de sus ojos un tipo noble y leal. “La gente como tú nos deja mucho más que gloria deportiva … Eres el orgullo de un equipo con corazón”, era la leyenda del desfile que sus amigos colgaban en la puerta de su casa en Tolosa cuando regresaba del Mundial.

Los alemanes le privaron de la oportunidad de subirse al pedestal de la mano de César Luis Menotti y el propio Bilardo, uno de sus mentores. Los otros fueron Ángel Labruna, su primer entrenador; Valdir Espinoza, el estratega que le enseñó que en Gremio “El fútbol es una batalla por el espacio, quien mejor los ocupa y más rápido gana”; Rubens Minelli, otro brasileño; Harry Haslam, entrenador en Sheffield; y Eduardo Luján Manera.

Nunca volvió a ver la final en el Maracaná que le marcó. “Quiero pensar que es como un acto defensivo para el hombre y la mente: no lo volverás a ver para no amargarte. Me parece que hay un poco de eso “él admitió.

No pudo cruzar el Rubicón, como había dicho tras vencer a Holanda en los penaltis. Julio César había dicho cuando salió al río con sus tropas para recuperar Roma, “la matriz está echada”. Sabella lo sabía, por eso no quería volver a liderar.

“La vida cotidiana es demasiado exigente”dijo hace dos años cuando pudo recuperarse del cáncer. Luego me aseguró: “Mientras luchaba por ver si todavía estaba aquí contigo o si me iba al otro lado, recordé lo que les dije a mis alumnos y a mis jugadores: ‘No pueden dar menos del 100%’. Y si les preguntara, tendría que luchar para seguir con vida. “Y por supuesto luchó hasta el final hasta que su corazón le falló y se despidió.

Muere Alejandro Sabella: la vida de DT en fotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *