No tienes que salir de casa para viajar por el mundo en 80 jugadas.

La vuelta al mundo en 80 obras. (Teatro Soulpepper / soulpepper.ca)

Si bien los viajes internacionales siguen siendo imposibles para la mayoría de los canadienses durante la pandemia, Soulpepper Theatre Company ofrece un viaje para su imaginación. La vuelta al mundo en 80 obras Se trata de una serie de dos meses de estrenos en audio-dramas de importantes producciones teatrales de ocho culturas diferentes en cinco continentes: Canadá, Argentina, Italia, Rusia, India, Irán, Jamaica y Nigeria. Los dramas de audio se presentan junto con programas de apoyo, incluidos documentales sobre obras de teatro y dramaturgos en el programa de radio de CBC. Pensamientos, Enlaces a otras obras de arte importantes de estas culturas e incluso clases de cocina y recomendaciones de restaurantes.

80 reproducciones Es otro paso en el plan de la directora de arte Weyni Mengesha de hacer de Soulpepper el hogar del repertorio teatral mundial. Para muchos espectadores, será una introducción a escritores y obras de teatro de los que nunca han oído hablar antes, o tal vez lo conocían por reputación pero no por experiencia. Para los miembros de la audiencia con raíces en las culturas representadas, es una oportunidad de participar en obras importantes de sus propias tradiciones.

En un año en el que la mayoría de nosotros apenas podemos salir de casa, ¿cómo te sientes cuando escuchas tu cultura representada en un fonema? CBC Arts se reunió con tres amantes del arte para hablar sobre sus respuestas a las dos primeras obras de la serie: Moonlodge Escrito por Cary Salto, escritora y líder de arte Margot Kane, W. Paredes De la dramaturga argentina Griselda Gambaro.

La directora de Moonlodge, Janie Luzon, dice que la obra Moonlodge de Margo Kane es «una historia de resiliencia y las maravillosas madres, hermanas, tías y abuelas que continúan viviendo con buen humor, dignidad y honor». (Compañía Getty / Teatro Soulpepper)

Sarah Buckington, directora de arte de Victoria, dice después de escuchar Kane’s Moonlodge. «Fue maravilloso, maravilloso, maravilloso, maravilloso».

Buckington, que tiene una herencia Cree mixta, conoce a Margo Kane a través de sus redes profesionales compartidas, pero nunca ha leído ni visto. Moonlodge Antes. En la obra, originalmente interpretada por la propia Kane en la década de 1990, una joven aborigen llamada Agnes narra su experiencia de ser separada de su familia y criada en un hogar de acogida, para luego descubrir gradualmente las culturas aborígenes y su propia identidad dentro de ellas.

«La forma en que se contó la historia es muy similar a la forma en que el narrador aborigen, el jeque y el guardián del conocimiento contaban una historia», dice Buckington. La narración es lo suficientemente abierta como para que pueda ser «cosas diferentes para diferentes personas, dependiendo de quiénes son, dónde están, en sus vidas y en todo tipo de contextos».

El espectáculo comienza con Agnes interactuando con otras mujeres en un refugio lunar, un lugar donde las mujeres aborígenes van a compartir espacio durante la menstruación, y luego regresa rápidamente a su vida temprana con su familia antes de ser separada por la fuerza de ellas. «Era una casa hermosa ya estos niños les encantaba estar en esa casa», dice Buckington. La historia de Kane captura detalles específicos de la vida de la joven Agnes, como el recuerdo de estar de pie en un taburete cocinando pan frito. «Las descripciones fueron asombrosas», dice Buckington. «Eran visuales. Me sentí como si estuviera allí».

Agnes creció en un hogar de acogida con una mujer blanca bien intencionada pero arrogante llamada tía Sophie, que absorbió muchos estereotipos sobre los aborígenes. «Agnes me parecía la joven más hermosa que había crecido completamente separada de su identidad y nuestra cultura», dice Buckington. «Como resultado, entré al mundo, realmente, crédulo, y me rompe el corazón».

La obra se convierte en una especie de película en la carretera, ya que Agnes gravita hacia la contracultura de la costa oeste en las décadas de 1960 y 1970 y se abre camino hacia la relación con su ascendencia. Buckington dice que estaba «casi saltando de alegría» cuando Agnes conoce a una mujer aborigen llamada Millie en un refugio y finalmente la invita al Descenso de la Luna. Parte de lo que llevó a Buckington a la experiencia auditiva, dice, fue la forma «fluida» en que la actriz Samantha Brown, bajo la dirección de Janie Luzon, salta entre las voces de Agnes, la tía Sophie, Miley y muchos otros personajes, además de cantar la muchos otros personajes. Canciones de pop y rock de esa época. Perseguir el viaje personal de Agnes a medida que desarrolla una comprensión más profunda de su propia cultura más allá de los clichés con los que creció ha sido una experiencia muy conmovedora de Buckington.

En The Walls, Griselda Gambaro sostiene un espejo del terror estatal que aún resuena hoy. En la obra de 1963, un joven es colocado en una habitación sin juicio y es interrogado por personajes misteriosos mientras lo deshumanizan. (Getty / Solpiper)

Beatrice Funes y Melissa Prado son residentes de Toronto con raíces en Argentina. Funes, quien trabaja como traductor, emigró a Canadá en la década de 1970 durante la Guerra Sucia, cuando decenas de miles de ciudadanos argentinos desaparecieron o fueron torturados o asesinados bajo la dictadura militar. Prado, abogado y miembro de la junta de teatro, nació en Canadá de padres argentinos. Su familia regresó a Argentina cuando Prado era un bebé, y allí pasó sus años de formación. Conoció a Funes, una generación mayor que ella, a través de su amistad con el hijo de Funes. «Así somos los argentinos», ríe Prado. «Nos llamamos hogar y todo el mundo se convierte en una especie de gran familia».

Paredes Es un drama de suspenso y suspenso que representa a un personaje conocido solo como el joven (interpretado por Augusto Bitter) que es llevado a una habitación bien amueblada e interrogado por otros dos hombres, el empleado (Carlos González Vieux) y el Usher (Diego Matamoros). )), ya que las paredes de la habitación comienzan a cerrarse. Prado dice que una producción de Beatrice Pisano que solo se cuenta a través del sonido y los sonidos «le dio más miedo». «Porque no puedes ver nada, así que no sabes qué está pasando realmente».

Sorprendentemente, la obra se estrenó en 1963, más de una década antes de la Guerra Sucia, ya que presagiaba el confinamiento indiscriminado y las tácticas de guerra psicológica que caracterizaron ese período. Prado, que no sabía nada de la obra antes de escucharla, dice que no necesariamente «sabía que se trataba de Argentina, sobre todo sin el contexto, porque es un tema global». Por un lado, Funes conoce muy bien el trabajo de Gumbaro y está de acuerdo en que el retrato del abuso de poder tiene una resonancia global.

Funes dijo: «El agresor podría ser una persona, podría ser una institución, podría ser un país tras otro, podría ser una comunidad tras otra, y podría ser un hemisferio geopolítico, el hemisferio norte sobre el hemisferio sur». «Quiero decir, seguimos trabajando y seguimos adelante».

Prado dice que encontró la obra «extremadamente inquietante» debido a lo efectiva que es para retratar la forma en que se puede lavar el cerebro a los individuos y a toda la población. «No tienes una verdadera comprensión de la realidad, porque alguien más te está diciendo cuál es la realidad. Así es como los gobiernos opresores llegan al poder».

Funes recordó que había visto en las noticias canadienses que Argentina estaba en camino de ser derrotada en el conflicto de las Islas Malvinas de 1982, luego telefoneó a amigos y familiares en Argentina que habían visto sus informes de noticias locales. Dijeron: ¿Ves cómo ganamos? Y dije: «Bueno, no creo que estemos ganando. Creo que estás arruinado».

Después de estar estrechamente vinculada a una situación en la que los medios controlados por el estado distorsionaron la verdad, la obra golpeó particularmente a Funes cerca de su casa mientras intentaba comprender los diversos mensajes sobre COVID-19. «A veces siento que estamos siendo manipuladores … A veces, no confío en las noticias».

Funes dijo que si bien la jugada es sombría, el mensaje de Gambaro sigue siendo cierto: se trata de «el riesgo de seguir siendo negativo».

«No podemos encerrarnos en nuestra casa, para protegernos del abuso de poder. Debemos responder activamente. De lo contrario, cuando el agresor ya está en la cúspide de su poder, ya es demasiado tarde».

De izquierda a derecha: Diego Matamoros marca los muros, Augusto Murr marca los muros, Samantha Brown marca el monlodge. (Suministrado)

Nadie que juegue, ni una novela, un dibujo o una canción, tiene el poder de personificar una cultura. Pero las obras de arte pueden actuar como ventanas a lugares, situaciones y tiempos y, como en el caso de estas obras, pueden volver a conectar al público con aspectos de su herencia que tienen el poder de conmover, inspirar y, a veces, perturbar. Sumérjase en la casa sin tener que salir de la casa: este es uno de los beneficios especiales y oportunos que esta serie de podcast está brindando a los oyentes de Canadá y más allá.

El estreno de la serie de nuevas grabaciones se extenderá en 80 obras hasta el 9 de junio. Las nuevas funciones se estrenan en CBC Radio Ideas todos los miércoles. Soulpepper.ca

READ  Profesor universitario muere de síntomas de COVID-19 durante conferencia Zoom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.