Nueva Zelanda suspende las relaciones con Myanmar e impone prohibiciones de viaje a los líderes militares después del golpe

Nueva Zelanda está suspendiendo todos los contactos de alto nivel con Myanmar e imponiendo una prohibición de viaje a sus líderes militares después del golpe de estado de la semana pasada.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dijo hoy en una conferencia de prensa que Wellington enviará un “mensaje fuerte” al garantizar que su programa de ayuda no incluya proyectos que beneficiarían al gobierno militar en Myanmar.

“Una de las cosas que haremos es suspender este diálogo de alto nivel … y asegurarnos de que cualquier financiamiento que pongamos en Myanmar no apoye de ninguna manera al régimen militar”, dijo Ardern.

En una declaración separada, el ministro de Relaciones Exteriores, Nanaya Mahuta, dijo que Nueva Zelanda no reconocía la legitimidad del gobierno liderado por militares.

Y pidió al ejército que libere inmediatamente a todos los líderes políticos detenidos y restablezca el gobierno civil.

La Sra. Mahuta dijo que el gobierno de Nueva Zelanda también acordó implementar una prohibición de viajar a los líderes del ejército de Myanmar, que se formalizará la próxima semana.

Australia pide nuevas sanciones

Camión blanco con un cartel "Boyles" Rocíe agua sobre una multitud.
La policía de Naypyidaw, la capital de Myanmar, disparó cañones de agua contra los manifestantes.(AP)

Australia advirtió al ejército de Myanmar de un golpe de estado cuando aumenten las tensiones El mes pasado.

Sin embargo, Canberra ha dejado de imponerse Nuevas sanciones selectivas contra los principales generales en Myanmar.

Pero ahora hay llamadas de grupos de derechos humanos a la acción..

El general de Myanmar Min Aung Hlaing lo hizo Se comprometió a celebrar nuevas elecciones y entregar el poder al ganador..

Pero no logró sofocar las protestas contra el golpe, ya que la gente desafió la prohibición de grandes concentraciones para extender las manifestaciones más grandes en más de una década.

El golpe del 1 de febrero y la detención de la líder civil electa Aung San Suu Kyi provocaron protestas durante cuatro días consecutivos en la nación del sudeste asiático de 53 millones y un creciente movimiento de desobediencia civil que afectó a hospitales, escuelas y oficinas gubernamentales.

Min Aung Hlaing en uniforme militar estrechándole la mano a la sonriente Aung San Suu Kyi
El general superior Min Aung Hlaing (izquierda) se reúne con la líder derrocada Aung San Suu Kyi en 2015.(Reuters: Sui Zia Tun)

Reuters / ABC

READ  La Unión Europea busca aumentar la credibilidad a pesar del lento lanzamiento de la vacuna COVID

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *