Periodista deportivo quechua lleva la revitalización del idioma a nuevos espacios

«Wayrawasinchik kunanqa llaqtapa sunqunpi‘, suena con un anuncio pregrabado en Radio Inti Raymi durante la transmisión deportiva de un partido de fútbol femenino local en la región de Apurímac en la sierra andina peruana. Al comentarista en el aire. «Ayayayayyy nuestra hermana Lizbeth resiste y luego patea el ¡Pelota de cuero con toda su energía!», narra hablando completamente en quechua. «La pelota de cuero ahora tiene el control del equipo contrario. Nuestra hermana Martha tiene pies de ladrona y la habilidad de recuperar el balón.”*

El locutor quechua Luis Alberto Soto Colque, más conocido por su apodo Kara Combo, quechua significa pelota de cuero, nunca deja de capturar el sentimiento del juego. A lo largo del partido, utilizó varias frases en quechua relacionadas con la cultura local, lo que no solo hace que el comentario sea más interesante y atractivo para sus oyentes, sino que también saca a relucir un nuevo y rico vocabulario diseñado para narrar los partidos de fútbol. Al hacerlo, contribuye a la expansión de la lengua indígena en áreas, como los deportes, que históricamente en Perú han sido exclusivamente de habla hispana.

Mientras las mujeres juegan fútbol, ​​Qara Gumbo toca su voz usando entonación y dialecto basado en el conocimiento quechua de remy almizclado (charla dulce) y Willariky (noticias). Tanto rimay como Willarikuy se pusieron en práctica en la radio a principios de la década de 1950, cuando los sonidos indígenas quechuas comenzaron a sonar en las ondas de la región andina de Cusco, interrumpiendo el dominio español de la radio temprana. Sin embargo, en las últimas tres décadas, locutores como Qara Q’ompo han ideado una forma particular de realizar rimay y willarikuy al narrar partidos de fútbol en los Andes. Al mismo tiempo, también continuaron expandiendo su alcance, utilizando nuevos medios para difundir el conocimiento y el idioma indígena a través de Internet.

En 2016, Qara Q’ompo llegó a Challhuahuacho, localidad de la región andina de Apurímac, para listar el partido final de un torneo de fútbol local. Yo estaba trabajando en ese pueblo como periodista local, y mi colega entrevistó a Kara Gumbo sobre su trabajo sobre la novela de fútbol en lengua quechua. Tenía curiosidad sobre su apodo porque me recordaba a los viejos balones de fútbol de cuero que usábamos cuando estaba en la escuela primaria. En la pronunciación de las dos palabras, utilizamos los sonidos inhalados y ásperos que son característicos de la variante Cusco Collao del idioma quechua.

Desde el inicio de la entrevista, Kara Gumbo reveló su personalidad radiofónica como periodista deportiva quechua. Su voz tenía un tono que llegaba al corazón de los quechuahablantes. A veces, narró usando el conocimiento aborigen al comparar a los jugadores de fútbol con uywas (animales cuidados por humanos) siguiendo la tradición cuentística quechua. Otras veces, ha conectado la energía de los jugadores con poderes saturados de productos agrícolas andinos como la quinua y la maca. Este método de comunicación era familiar para los quechuas y atrajo la atención del público.

READ  Resultados, Benoit Pierre, llanto, entrevista, video, covid-19, reacción, lesión Stefanos Tsitsipas

Hoy, Qara Q’ompo usa no solo la radio sino también las redes sociales para difundir su voz y contar partidos de fútbol, ​​así como historias locales, carreras de caballos, aniversarios de comunidades quechuas, desfiles y otras celebraciones. Su periodismo deportivo y la aparición de periodistas y comentaristas quechuas en las ondas más amplias fueron el resultado de más de siete décadas de difusión en quechua en los Andes peruanos.

Gumbo de Cusco, conocido hoy como Cusco, en los Andes del sur. Según los cusqueños, Qosqo significa «centro del mundo», y los quechuas la definen con orgullo como la capital del territorio inca, conocido como Tawantinsuyu. La primera estación de radio de Cusco fue Radio Cuzco, que abrió en 1937. Según los cusqueños Jaime Alberto Cutire Arce y Javier Quispe Yupayccana, los primeros sonidos en las ondas fueron géneros musicales españoles extranjeros como el pasodoble, el flamenco y la zarzuela. Según Luis Ángel Aragón, el párroco de la ciudad, Teófilo Guillobo, fue el primero en utilizar la radio para hablar y difundir su mensaje en el éter.

En ese momento, la radio en Cusco fue concebida como una nueva herramienta para expandir el progreso y la modernidad que anunciaba la continua colonización y el aniquilamiento de la población indígena. Sin embargo, la apertura de Radio País en 1948 abrió nuevas oportunidades para la transmisión de programas dirigidos a campesinos o indígenas. Esta nueva emisora ​​dio espacio no solo a la música quechua sino también a las voces indígenas, convirtiéndose en el primer espacio de la radio quechua localizadores. En los años de garantía, la radio se convirtió en un importante medio de difusión de sus voces silenciadas durante mucho tiempo.

Luis Alberto Soto Colque, mejor conocido como Kara Kombo.  (Cortesía de Luis Alberto Soto Colque)

El hacer del comentarista deportivo quechua

FCinco años después de mi encuentro con los pueblos gumbo en Chalhuacho, me encontré nuevamente ante la principal personalidad de la radiodifusión quechua. Pero esta vez nos conocimos por defecto. En octubre de 2021, realizamos un programa virtual Tenkoi O reunirse para hablar sobre los sonidos del quechua en la radio de todo el sur de los Andes peruanos, y muchos de los presentes estaban ansiosos por escuchar sobre la experiencia Kara Gombo porque se considera Umalíq O un líder quechua. Inició la conversación con un saludo, como hacen los quechuas: Y el galachew Khumbaykuna, y Panicuna, y Waqikuna. Apunchikkuna, inti tayta mama killa munayninwanmi kaypiqa tarikushanchis (Cómo están mis hermanos y hermanas. Gracias a nuestras montañas sagradas, a nuestro padre el sol, a nuestra madre la luna estamos aquí juntos). Un hablante carismático, es quechua haruiko Como poetas u oradores en la época de los Incas.

Kara Kombo dejó en claro que no se propuso convertirse en modelo y defensor de las voces indígenas en las ondas. “En 2003, el equipo de fútbol de la ciudad, el Club de Futbol Cinciano, ganó la Copa Sudamericana”, explicó. «Radio Mundo me invitó a narrar el partido final entre Cinciano y River Plate de Argentina. Empecé la novela solo en español pero cuando Cinciano ganó ese partido, mi corazón no pudo expresarlo en español».

READ  Lionel Messi envía una camiseta firmada del Paris Saint-Germain al Papa Francisco mientras el primer ministro francés entrega un escudo enmarcado al Vaticano

Fue un punto de inflexión y un desafío. Continuó: “En ese momento decidí comenzar la novela en lengua quechua, pero encontré dificultades porque era la primera vez que la narraba en lengua quechua”. «El quechua es muy dulce y vivo para nosotros, pero hay una limitación de que no teníamos espacio para narrar el fútbol en nuestro idioma». Empezó a preparar su propio vocabulario en quechua para evitar el uso de palabras prestadas del español. Emprender este camino también significa desafiar el estilo dominante de transmisión que solo cuenta el deporte en español. Este dominio del español se ve reforzado no solo en los principales medios de comunicación de los Andes, que prefieren usar solo el español, sino también en las escuelas de periodismo que evitan el uso del quechua, a pesar de la presencia de periodistas indígenas. La decisión de Qara Gumbo supuso romper ese estigma y empezar a utilizar su propio lenguaje.

Hacer un proyecto con desafíos tan grandes tomó tiempo. Aunque estimulado por su iniciativa, el esfuerzo también ha crecido a partir del trabajo colaborativo con la comunidad de habla quechua. El conocimiento del quechua no está escrito, está en el pueblo, en la comunidad, en el territorio. En este sentido, Qara Gumbo tuvo que reunir el conocimiento lingüístico indígena de los miembros de la comunidad para desarrollar su versión del deporte. Explicó: «Empecé preguntando a nuestros mayores en diferentes ciudades cómo puedo decir pelota, fútbol, ​​tirar la pelota y todo lo relacionado con un partido de fútbol». «Con su ayuda creé un vocabulario completo en el idioma quechua». Visitó comunidades como Quispicanchi, Canchis, Chumbivilcas, Urubamba y pueblos y aldeas cercanas, recogiendo nuevo vocabulario: para pelota Gumbo Qara para el fútbol Kara Gimpo Haitay tirar Batamanta Urkumwe para tiros de esquina Cochuchamanta Haití, para títulos umachankuwan panay, por la tarjeta amarilla q’illu rap’i Y así. “Encontré un rico vocabulario futbolístico quechua relacionado con nuestra pasión por este deporte y nuestro conocimiento de los pueblos indígenas”.

Kara Gumbo luego pidió a los directivos del equipo de fútbol Cienciano que los dejaran entrar al campo cuando el equipo estaba jugando. Con este acceso puede listar partidos en vivo en quechua. “Les expliqué que estaba bien preparado para narrar en quechua, aceptaron mi propuesta y comencé a narrar los partidos en vivo de Cienciano.YAllí, dijo, pudo perfeccionar sus conocimientos de narración en lengua indígena. En 2003, Kara Kombo se convirtió en la voz del pueblo quechua al contar los partidos de fútbol del club local. Desde entonces, sus palabras recorren las ondas radiales. – y ahora en las redes sociales – Durante cada partido con Cienciano.

READ  El astro argentino Otamendi asaltado en su casa por siete comandos que robaban dinero, relojes y joyas

Ahora, Qara Q’ompo insta a los periodistas y conferencistas locales quechuas a utilizar la lengua indígena y contribuir a su revitalización. «Estamos juntos en este encuentro gracias a nuestro padre el sol y nuestra madre la luna. En ese sentido debemos difundir más nuestro idioma», dijo durante el evento virtual. Agregó que Internet es una herramienta valiosa para preservar, difundir y digitalizar el idioma, pero el trabajo sigue recayendo sobre los hombros de los propios hablantes. «Algunos de nosotros somos viejos y algunos somos parte de las nuevas generaciones, pero tenemos la responsabilidad de difundir el idioma quechua». Es un mensaje que espera resuene en los jóvenes quechuas y que respondan a su llamado a la acción utilizando diferentes espacios mediáticos y técnicas para visibilizar el idioma. El quechua es una lengua en uso activo, y necesita más espacios para ser preservada y transmitida a las nuevas generaciones. Los medios alternativos son un valioso espacio público para hacerlo.

Al finalizar nuestro tinkuy virtual, Qara Q’ompo invitó a los quechuas a hablar su idioma durante las diversas actividades de su vida cotidiana. A través de este llamado, desafía a los quechuahablantes a ignorar el estigma y olvidar el estereotipo de que el idioma pertenece solo a las actividades agrícolas o al pasado. “La digitalización del idioma quechua está en sus manos”, subrayó. «Debemos globalizar nuestro idioma en las diversas actividades que hacemos: en la economía, el periodismo, los servicios de salud, la educación, etc.»

El quechua es idioma oficial en Perú, junto con el español, desde 1975. Actualmente, más de 10 millones de personas hablan este idioma en los países que conforman la Cordillera de los Andes. Sin embargo, esto no significa que los servicios públicos se proporcionen en el idioma original. Como enfatizó Karakombo, el uso y el futuro del idioma dependen no solo de las acciones de los gobiernos, sino más importante aún, de aquellos que insisten en continuar hablándolo.

* Del quechua original: «Ayayayayyy pananchis Lizbeth sayapakamun hinaspa hayt’an tukuy kallpanwan qara q’ompota. Kunantaq contranpi kaqkunañataq bolawan kachkanku. Sumaq suwa chakichallaña panan kachanchis Martaqa».


Germán Ojeda Ludina Es un investigador quechua de la región Apurímac del Perú. Actualmente es estudiante de doctorado especializado en estudios de nativos americanos y nativos americanos en la Universidad de Texas en Austin. En 2021, trabajó con personalidades clave de la radiodifusión quechua a través de un proyecto financiado por la Red de Antiguos Alumnos de la Embajada de Estados Unidos en Perú. El proyecto tiene como objetivo identificar la contribución de los locutores quechuas a la revitalización de la lengua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.