Reptiles prehistóricos extintos que vivieron entre los dinosaurios descubiertos por investigadores del Smithsonian

Una interpretación artística de una especie extinta recientemente descubierta de reptil parecido a un lagarto que pertenece al mismo linaje antiguo que el tuatara vivo de Nueva Zelanda. recien descubierto Opisthiamimus gregori se alimenta de un insecto acuático ahora extinto (MorrisonNepa Jurassica), mientras en el fondo un dinosaurio depredador alosaurio jimmadseni Él guarda su nido. El paisaje son las llanuras aluviales de un río en el Wyoming del Jurásico tardío, hace unos 150 millones de años. Un equipo de científicos describe la nueva especie, que una vez habitó el Jurásico de América del Norte hace unos 150 millones de años junto con dinosaurios como Stegosaurus y Allosaurus, en un artículo de investigación publicado hoy en el Journal of Systematic Paleontology. En vida, este reptil prehistórico medía unos 16 cm (unas 6 pulgadas) de largo desde la nariz hasta la cola y podría haber estado acurrucado en la palma de la mano de un humano adulto. Este hallazgo proviene de unos pocos especímenes, incluido un esqueleto fósil muy completo y bien conservado excavado en un sitio centrado alrededor de un nido de Allosaurus en la Formación Morrison del norte de Wyoming. Crédito: Julius Csotonyi para el Smithsonian

El hallazgo arroja luz sobre el tuatara, el último miembro vivo de un grupo diverso de reptiles que ha sido reemplazado casi por completo por lagartos.

Investigadores del Smithsonian han descubierto una nueva especie extinta de reptil parecido a un lagarto que pertenece al mismo linaje antiguo que el tuatara vivo en Nueva Zelanda. nuevas especies Opisthiamimus gregorique una vez habitó[{» attribute=»»>Jurassic North America about 150 million years ago alongside dinosaurs like Stegosaurus and Allosaurus, is described in a paper published on September 15, 2022, in the Journal of Systematic Palaeontology. In life, this prehistoric reptile would have been about 16 centimeters (about 6 inches) from nose to tail—and would fit curled up in the palm of an adult human hand. It likely survived on a diet of insects and other invertebrates.

A team of scientists, including the National Museum of Natural History’s curator of Dinosauria Matthew Carrano and research associate David DeMar Jr. as well as University College London and Natural History Museum, London scientific associate Marc Jones, contributed to the research.

“What’s important about the tuatara is that it represents this enormous evolutionary story that we are lucky enough to catch in what is likely its closing act,” Carrano said. “Even though it looks like a relatively simple lizard, it embodies an entire evolutionary epic going back more than 200 million years.”

Fossil Skeleton of the New Lizard-Like Reptile Opisthiamimus Gregori

Fossil skeleton of the new lizard-like reptile Opisthiamimus gregori. The fossil was discovered in the Morrison Formation of the Bighorn Basin, north-central Wyoming, and dates to the Late Jurassic Period, approximately 150 million years ago. Researchers named the new species after Smithsonian’s National Museum of Natural History volunteer Joseph Gregor who spent hundreds of hours meticulously scraping and chiseling the bones from a block of stone that first caught museum fossil preparator Pete Kroehler’s eye back in 2010. The fossil has been added to the museum’s collections where it will remain available for future study. A team of scientists describes the new species, which once lived alongside dinosaurs like Stegosaurus and Allosaurus, in a paper published today in the Journal of Systematic Palaeontology. In life, this prehistoric reptile would have been about 16 centimeters (about 6 inches) from nose to tail—and would fit curled up in the palm of an adult human hand—and likely survived on a diet of insects and other invertebrates. Credit: David DeMar for the Smithsonian Institution

The discovery comes from a handful of specimens, one of which was an incredibly complete and well-preserved fossil skeleton excavated from a site centered around an Allosaurus nest in northern Wyoming’s Morrison Formation. Further investigation of the find could help reveal why this animal’s ancient order of reptiles was winnowed down from being diverse and numerous in the Jurassic to only New Zealand’s tuatara surviving today.

Although the tuatara looks a bit like a particularly stout iguana, the tuatara and its newly discovered relative are in fact not lizards at all. They are actually rhynchocephalians, an order that diverged from lizards at least 230 million years ago, Carrano said.

El equipo de investigación se dispuso a inspeccionar el fósil mediante tomografía computarizada (TC) de alta resolución, un método que utiliza múltiples imágenes de rayos X desde diferentes ángulos para crear una representación tridimensional del espécimen. El equipo usó tres instalaciones CT separadas, incluida una en el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, para capturar todo lo que pudieron sobre el fósil. Una vez que los huesos fósiles se renderizaron digitalmente, el equipo se dispuso a volver a ensamblar los huesos del cráneo numerados, algunos de los cuales habían sido aplastados, extraviados o perdidos en un lado, utilizando un software para crear una reconstrucción 3D casi completa. Un equipo de científicos describe la nueva especie Opisthiamimus gregori, que una vez vivió junto a dinosaurios como Stegosaurus y Allosaurus, en un artículo de investigación publicado hoy en el Journal of Systematic Paleontology. En vida, este reptil prehistórico medía unos 16 cm (unas 6 pulgadas) de largo desde la nariz hasta la cola, y se habría acurrucado en la palma de la mano de un humano adulto, y probablemente sobrevivió con una dieta de insectos y otros invertebrados. Crédito: D. DeMar

En su apogeo durante el período Jurásico, los rhynchocephalians se encontraron en casi todo el mundo y venían en tamaños grandes y pequeños. Han desempeñado roles ecológicos que van desde pescadores acuáticos hasta cortadores de plantas masivos. Pero por razones que aún no se entienden completamente, ambos rhynchocephalians desaparecieron cuando las lagartijas y las serpientes crecieron hasta convertirse en los reptiles más comunes y diversos del mundo.

Este abismo evolutivo entre lagartos y rhynchocephalians ayuda a explicar las características peculiares de tuatara. Esto incluye una vida útil de más de 100 años, dientes integrados en la mandíbula y un movimiento de masticación único que desliza la mandíbula inferior hacia adelante y hacia atrás como una hoja de sierra y resiste climas más fríos.

Cráneo de Opisthiamimus gregori

Reconstrucción de cráneo en 3D Opisthiamimus gregori, una nueva especie extinta de reptil parecido a un lagarto del período Jurásico tardío en Wyoming, huesos individuales de EE. UU. codificados por colores. Crédito: D. DeMar

Siguiente hola gregorioSegún la descripción oficial de Carano, el fósil se agregó a las colecciones del museo, donde permanecerá disponible para su estudio en el futuro. Tal vez algún día ayude a los científicos a descubrir por qué el tuatara sobrevivió a todo lo que quedó de los rhynchocephalians, mientras que las lagartijas ahora se encuentran en todo el mundo.

«Es posible que estos animales hayan desaparecido en parte debido a la competencia de los lagartos, pero quizás también debido a los cambios globales en el clima y el cambio de hábitat», dijo Carano. «Es sorprendente cuando el dominio de un grupo da paso a otro a lo largo del tiempo de evolución, y aún necesitamos más evidencia para explicar exactamente qué sucedió, pero los fósiles como este son la forma en que los vamos a juntar».

La nueva especie lleva el nombre de Joseph Gregor, un voluntario del museo que pasó cientos de horas duramente ganadas raspando y tallando huesos de un bloque de piedra que llamó la atención de Pete Kroehler, curador de fósiles del museo, en 2010.

“Pete es una de esas personas que tiene algún tipo de visión de rayos X para este tipo de cosas”, dijo Carano. «Notó dos pequeños pedazos de hueso en el costado de este bloque y lo marcó para que se volviera hacia atrás sin tener una idea real de lo que había dentro. Y resultó que se ganó el premio gordo».

Esqueleto de Opisthiamimus gregori

Foto (arriba) y dibujo explicativo (abajo) del cráneo y esqueleto de Opisthiamimus gregoriuna nueva especie extinta de reptil parecido a un lagarto del Jurásico tardío de Wyoming, EE. UU. Crédito: D. DeMar (imagen, arriba), James Morrison (ilustración, abajo).

El fósil está casi completo, excepto por la cola y partes de las patas traseras. Un esqueleto tan completo es raro para criaturas prehistóricas tan pequeñas, dijo Carano, porque sus huesos débiles a menudo fueron destruidos antes de que fueran petrificados o cuando emergieron de una formación rocosa erosionada hoy. Como resultado, los paleontólogos conocen principalmente a los paleontólogos por pequeños fragmentos de sus mandíbulas y dientes.

Después de que Kroehler, Gregor y otros liberaran la mayor cantidad posible del pequeño fósil de la roca debido a su fragilidad, el equipo dirigido por Demar se dispuso a inspeccionar el fósil utilizando tomografía computarizada (TC) de alta resolución. Este es un método que utiliza múltiples imágenes de rayos X desde diferentes ángulos para crear una representación tridimensional de la muestra. El equipo de investigación utilizó tres instalaciones separadas de tomografía computarizada, incluida una ubicada en el Museo Nacional de Historia Natural, para capturar todo lo que podría ser posible sobre el fósil.

Una vez que los huesos fósiles se presentaron digitalmente usando un archivo[{» attribute=»»>accuracy smaller than a millimeter, DeMar set about reassembling the digitized bones of the skull. Some of them were crushed, out of place, or missing on one side, so software was used to eventually create a nearly complete 3D reconstruction. This reconstructed 3D skull now provides scientists with an unprecedented look at this Jurassic-age reptile’s head.

Given Opisthiamimus’s diminutive size, tooth shape, and rigid skull, it likely ate insects, said DeMar, adding that prey with harder shells such as beetles or water bugs might have also been on the menu. Broadly speaking, the new species looks quite a bit like a miniaturized version of its only surviving relative (tuataras are about five times longer).

“Such a complete specimen has huge potential for making comparisons with fossils collected in the future and for identifying or reclassifying specimens already sitting in a museum drawer somewhere,” DeMar said. “With the 3D models we have, at some point, we could also do studies that use software to look at this critter’s jaw mechanics.”

Reference: “A nearly complete skeleton of a new eusphenodontian from the Upper Jurassic Morrison Formation, Wyoming, USA, provides insight into the evolution and diversity of Rhynchocephalia (Reptilia: Lepidosauria)” 15 September 2022, Journal of Systematic Palaeontology.
DOI: 10.1080/14772019.2022.2093139

Funding and support for this research were provided by the Smithsonian and the Australian Research Council.

READ  El Reloj Atómico del Espacio Profundo avanza hacia una mayor autonomía de las naves espaciales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.