Un gran salto adelante en el comercio electrónico en América Latina

El negocio minorista de productos electrónicos aumentó un 36,7% en 2020, a $ 84,9 mil millones en ventas en toda la región en 2020, impulsado por la pandemia y los bloqueos.

Si el comercio electrónico es realmente un sector en auge en América Latina, donde los unicornios han encontrado un terreno fértil para la reproducción, la pandemia de Covid-19 ha creado un nuevo entorno en el que muchas empresas locales solo pueden sobrevivir con una fuerte presencia en línea. Incluso las empresas relativamente pequeñas están invirtiendo en tecnología, servicios de pago, logística y nuevas formas de llegar y satisfacer a los clientes.

Como resultado, el comercio minorista aumentó un 36,7% en 2020, a $ 84,9 mil millones en ventas en la región en 2020, según SkyPostal, la empresa privada de mensajería y paquetería más grande de América Latina. Hay poca evidencia de que el cambio se revierta.

Las plataformas locales y globales ya estaban surfeando una ola impresionante cuando comenzaron las medidas de bloqueo. Desde entonces, la demanda ha crecido más rápidamente. Mercado Libre de Argentina, el líder latinoamericano, duplica sus operaciones en 2020.

En Brasil, las ventas digitales crecieron un 68% a $ 41 mil millones el año pasado, según la Confederación Nacional de Comercio, Bienes, Servicios y Turismo (CNC). La consultora internacional de datos Kantar descubrió que las ventas totales de comercio electrónico en Argentina aumentaron un 124% a $ 10 mil millones. En Panamá, el comercio electrónico saltó al 8% de las ventas minoristas, más del 7,8% en Brasil, según Magento Commerce, la plataforma de comercio electrónico de Adobe.

Los números revelan un cambio profundo y acelerado en la forma en que se venden y entregan los bienes en América Latina, incorporando cambios en la tecnología, la logística y los pagos digitales y abriendo un nuevo mercado para las firmas de consultoría y servicios. Las medidas relacionadas con la pandemia para facilitar la disponibilidad de crédito están ayudando a las empresas a invertir en estos cambios y desviar a muchos trabajadores informales y desempleados hacia carritos de comida y paquetes pequeños.

Pero América Latina todavía tiene mucho por hacer para que sus economías aprovechen al máximo los nuevos talentos. En una publicación reciente de blog, los asesores del Banco Mundial Eduardo Tutolo y Hemant Pigall advirtieron que ha llegado el momento de simplificar las regulaciones relacionadas con los servicios financieros, mejorar la alfabetización digital, reducir el alto costo de acceso a los servicios y elevar los niveles de inclusión financiera.

READ  ¿Qué sucede cuando las mujeres dirigen la economía? Estamos a punto de averiguarlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *