Un investigador australiano dijo que China se ha negado a proporcionar a la Organización Mundial de la Salud datos preliminares sobre casos de COVID.

Un experto australiano en enfermedades infecciosas dijo que las autoridades chinas se han negado a proporcionar datos preliminares sobre los primeros casos de COVID-19 a un equipo dirigido por la OMS para investigar los orígenes de la pandemia.

El equipo solicitó datos preliminares de pacientes para los 174 casos de COVID-19 que China identificó desde la etapa inicial del brote en Wuhan en diciembre de 2019, así como otros casos, pero solo se le proporcionó un resumen según el profesor Dominic Dwyer. .

El profesor Dwyer dijo que estos datos iniciales se conocen como “listas de líneas” y contendrán detalles tales como preguntas hechas a pacientes individuales, sus respuestas y cómo se analizaron sus respuestas.

Dijo que el acceso a los datos sin procesar era particularmente importante porque solo la mitad de los 174 casos estaban expuestos al mercado de Huanan, un centro mayorista de productos del mar ahora cerrado en Wuhan, donde se detectó inicialmente el virus.

“Por eso insistimos en pedirlo”, dijo el sábado a Reuters el profesor Dwyer.

“Por qué no ha sucedido esto, no puedo comentar.

“Si es político, temporal o difícil … pero si hay otras razones para no tener los datos disponibles, no lo sé”.

Espacio para reproducir o pausar, M para silenciar, flechas izquierda y derecha para buscar, flechas arriba y abajo para volumen.

El profesor Dwyer, científico australiano, dice que los investigadores de la OMS no han tenido acceso a datos de casos individuales.

Si bien las autoridades chinas han proporcionado muchos materiales, Dijo que la cuestión del acceso a los datos iniciales del paciente se mencionará en el informe final del equipo..

“El personal de la OMS definitivamente sintió que recibió muchos más datos que el año anterior”, dijo.

“Así que esto en sí mismo es un progreso”.

El profesor Dwyer dijo A principios de esta semana, el equipo de la OMS preguntó a sus homólogos chinos Complete el trabajo antes de que lleguen.

“Cuando llegamos allí, lo hicieron, incluido un trabajo a gran escala como revisar 76.000 informes de casos de 130 instalaciones individuales en Wuhan, en un esfuerzo por identificar los primeros casos”, dijo.

“Así que hicieron un trabajo tremendo rápidamente. Por otro lado, si tenemos todos los datos, por supuesto, es incierto”.

“A veces fue difícil entender cómo llegaron a ciertas conclusiones, y hubo diferencias de opinión al respecto”.

La Organización Mundial de la Salud dijo el viernes que podría publicarse un resumen de los hallazgos del equipo la próxima semana.

El equipo, que llegó a China en enero y pasó cuatro semanas investigando el origen del brote de COVID-19, se limitó a visitas organizadas por sus anfitriones chinos y se le prohibió contactar a miembros de la comunidad debido a restricciones de salud.

Las primeras dos semanas las pasó en cuarentena de hotel.

Reuters

READ  El juicio de Donald Trump por incitación a los disturbios continúa en el Capitolio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *