Uruguay trabajará con vecinos para proteger los peces migratorios

Según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), Los Estados tienen la obligación de cooperar para preservar la vida marina en alta mar y de poner en marcha medidas administrativas si explotan los mismos recursos que otros países. Más bien, se requiere que los estados establezcan organizaciones regionales de pesca.

Esto es especialmente importante dado que las organizaciones regionales de ordenación pesquera tienen el potencial de proteger la biodiversidad, y los países han estado negociando un acuerdo mundial histórico conocido como BBNJ (Biodiversidad más allá de la jurisdicción nacional) – Aunque la última sesión de BBNJ, en 2020, se retrasó por la pandemia.
Los estados ribereños del Atlántico suroeste no han acordado ninguna fórmula para la gestión y gobierno de las aguas internacionales, ni se han organizado para evitar que las flotas extranjeras en las aguas adyacentes a las jurisdicciones nacionales se beneficien de los peces y calamares allí.

Los países deben organizarse para regular las capturas fuera de las aguas nacionales.

Coronel dijo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay está en conversaciones con Brasil sobre el establecimiento de la Organización de Manejo de Pesquerías del Atlántico Suroccidental, que a su vez planteó la idea dentro del Mercosur, la unión aduanera que incluye a Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Coronel advirtió, sin embargo, que todos los estados tendrían que estar de acuerdo si la idea era seguir adelante.

Según Coronel, en la última reunión del Comité de Pesca de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en febrero, Argentina dijo que no estaba lista para negociar una organización regional de ordenación pesquera, pero que lo estaría si el modelo fuera diferente. El país aún no ha propuesto un sistema alternativo de gobierno para áreas fuera de la jurisdicción nacional.

READ  Buenos Aires Times | Los consumidores esperan que la inflación alcance el 45% este año

Coronel dejó en claro que Uruguay no mantendría conversaciones con Argentina hasta dentro de un mes más o menos. Esto se debe en parte al hecho de que Argentina ha tenido la oportunidad de idear alternativas a RFMA.

Red de intercambio de información

El Comandante de la Armada de Uruguay, almirante José Luis Elizondo, dijo al China Dialogue Ocean que el país también está avanzando con un grupo de trabajo en la Red Regional de Cooperación Operativa de las Autoridades Marítimas de las Américas (Rockram).

El objetivo es crear una plataforma digital donde los estados puedan recopilar información sobre todos los barcos, incluidos los que realizan o apoyan la pesca no declarada y no reglamentada.

Elizondo explicó que los esfuerzos para hacer frente a esta actividad los están realizando actualmente solo países individuales. Una vez que la plataforma esté operativa, proporcionará información sobre el tráfico marítimo, especialmente aquellas embarcaciones que transportan pescado, combustible u otra carga de una embarcación a otra.

Elizondo agregó que el Grupo de Trabajo de ROCRAM tratará de generar conciencia, buscar soluciones y averiguar cómo afectar la pesca no declarada y no reglamentada, ya que “amenaza la seguridad alimentaria de nuestros países”.

La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y la mala gestión en alta mar amenazan la regeneración natural de las poblaciones de peces y, de hecho, de especies enteras. Si bien la pesca declarada, legítima y organizada proporciona proteínas y seguridad alimentaria a 3.000 millones de personas en el mundo, Según Naciones Unidas.

Recursos pesqueros en Uruguay

En 2018 se cazaron 45 especies de valor comercial en Uruguay, según el biólogo marino Andrés Melici, coordinador de la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC) Y el Océanos El proyecto se basó en estadísticas oficiales. En 2019, los cinco principales fueron lubina, merluza, huevo, ruget y merluza azul.

READ  Buenos Aires Times | Los salarios continúan cayendo debido a la inflación, lo que genera altas tasas de pobreza
Barcos de pesca tradicionales amarrados en el puerto de Pereyapolis, Uruguay. La captura del país ha disminuido en más del 50% durante los últimos 40 años. (Imagen: Alamy)

La mayoría de estos son capturados por barcos pesqueros que operan solos o en parejas, con palangres o, en el caso de las pesquerías más artesanales, con redes de enmalle.

Milessi dijo a China Dialogue Ocean que las principales especies capturadas frente a las costas de Uruguay migran entre Brasil y Argentina. Ya existe un archivo Comité Técnico Conjunto Entre Argentina y Uruguay, que está estudiando y analizando las capturas y desarrollando medidas para la gestión de las capturas, además de brindar recomendaciones sobre los niveles de captura. Melissi agregó que una mayor coordinación entre los países del Atlántico suroeste ayudaría a las especies que migran entre los tres países, como la merluza.

“Tenemos que pescar a niveles que permitan que la especie crezca, se reproduzca y mantenga poblaciones saludables sin llegar a los extremos del colapso”, dijo Melissi. “Para ello, los países deben organizarse para regular las capturas, generalmente migratorias, fuera de las aguas nacionales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *